Shaul Olmert
Shaul Olmert
Orel Cohen
Muchas veces se da trato despectivo a los aspirantes a ingresar a una empresa.

La crisis pandémica puso al descubierto malas prácticas laborales

Ahora que la demanda supera la oferta, los empleadores recurren a prácticas de contratación desleales en la industria tecnológica de Israel.

Shaul Olmert - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 12.11.20 , 19:17
Estos son tiempos desafiantes para el mercado laboral, y también se está sintiendo en el sector tecnológico, que hace sólo un año clamaba por más empleados. Muchas empresas cierran, reducen su personal, suspenden sus planes de crecimiento o simplemente dudan demasiado en aumentar sus gastos en un momento en el que hay tantos interrogantes y abundan los desafíos operativos. El cambio generalizado al trabajo desde casa también ha hecho que las empresas estén más abiertas a depender de trabajadores autónomos y tareas de subcontratación. Estas tendencias hacen que seamos testigos de un aumento de los solicitantes de empleo que enfrentan dificultades para encontrar un trabajo adecuado.
Por supuesto, también hay empresas que están creciendo y continúan contratando nuevos empleados. Varias estadísticas apuntan a una tendencia mixta cuando se trata de nuevos puestos de trabajo frente a puestos que se pierden. Dado que muchos en la comunidad tecnológica están buscando trabajo, se ha suscitado mucho debate en las redes sociales con respecto a las prácticas de contratación. Algunas de las discusiones giran en torno de las circunstancias actuales, mientras que otras tocan temas que también son relevantes para tiempos no pandémicos. Como director ejecutivo de una nueva empresa, dedico bastante tiempo a localizar y evaluar a nuevos trabajadores, y he notado que hay una atmósfera sombría en la industria cuando se trata de cuestiones de contratación y empleo.
Búsqueda de empleoBúsqueda de empleo
Muchas veces se da trato despectivo a los aspirantes a ingresar a una empresa.
(Shutterstock)
Muchos de los sentimientos duros que se dirigen a los empleadores, en su mayoría empresas medianas o grandes, tienen que ver con el trato despectivo que dan a los solicitantes de empleo. Comienza con las personas que se postulan y nunca reciben noticias, o que sólo reciben una respuesta automática estándar que no aborda su aplicación en particular. Se extiende a las quejas sobre entrevistas no profesionales con personas que no estaban capacitadas para clasificar y evaluar candidatos, asignaciones de prueba que requieren que los solicitantes dediquen largas horas a un proyecto sin compensación y, a menudo, un trato irrespetuoso a la luz de los esfuerzos de los candidatos, puestos que se cierran abruptamente y así sucesivamente.
Teniendo en cuenta las condiciones actuales del mercado y la falta de certeza en el empleo, la fuerte transición de tener puestos de trabajo exuberantes con altos salarios a estar desempleados y los muchos desafíos que enfrentan en otros aspectos de la vida debido a la pandemia, los solicitantes de empleo se encuentran actualmente en una situación extremadamente precaria. El trato poco comprensivo, poco profesional y, en ocasiones, despectivo por parte de los posibles empleadores puede provocar una frustración particularmente aguda.
Los empleadores, mientras tanto, afirman que están cediendo ante la carga de clasificar un número sin precedentes de solicitudes, lo que los obliga a confiar en soluciones automatizadas o en personal menos calificado, y se aseguran de recordarnos que la situación es mucho peor en otros sectores.
Personalmente, encuentro que esta tensión no es sólo el resultado de las desafiantes condiciones del mercado, sino más bien de una larga historia de normas equivocadas que se han arraigado en la industria durante un período de muchos años. La presión sobre las empresas de tecnología para que crezcan constantemente las lleva a intentar expandir las actividades a un ritmo que simplemente no pueden mantener, lo que a menudo resulta en la contratación de una gran cantidad de empleados que la empresa tiene dificultades para absorber y gestionar correctamente y con el debido cuidado. Las descripciones de puestos se escriben apresuradamente y, a menudo, incluyen una lista de atributos genéricos copiados y pegados de otra publicación, sin pensar realmente en las necesidades reales de la organización, que en sí mismas son difíciles de discernir dada la histérica tasa de crecimiento y las presiones circundantes.
Largas filas en una oficina de empleo en Holón. Largas filas en una oficina de empleo en Holón.
Largas filas en una oficina de empleo en Holón.
(Yaron Brenner)
Los candidatos, que reciben una gran cantidad de ofertas de los reclutadores y a menudo deben competir entre ellos, tienen que tomar decisiones apresuradas sobre los principales cambios de carrera bajo presión de tiempo y terminan enviando currículums llenos de palabras de moda sin sentido en lugar de tomarse el tiempo para expresar claramente su experiencia, atributos y expectativas relevantes.
Hace tres años, los medios israelíes informaron que Playbuzz, la empresa que administraba anteriormente, había recortado un número significativo de puestos y despedido a decenas de empleados. Fue una movida de reestructuración necesaria, una que casi todas las empresas atraviesan en un momento u otro, y que estuvo acompañada de dificultades y angustias. En los días posteriores a la cobertura de los medios, los empleados que quedaron en la empresa recibieron una avalancha de mensajes agresivos por parte de reclutadores de otras empresas que buscaban trabajadores, algunos realmente desagradables. Los reclutadores les dijeron a los trabajadores –que acababan de experimentar el torbellino emocional de perder a muchos de sus colegas– que la empresa estaba a punto de cerrar (han pasado tres años y todavía está vivita y coleando), que otra ronda de despidos estaba en proceso y que también ellos serían despedidos, con algunos reclutadores incluso compartiendo información falsa de que la empresa estaba en medio de un proceso judicial o de quiebra. Muchos empleados preocupados se volvieron hacia mí para confirmar los rumores y yo me apresuré a tranquilizarlos, pero también hubo algunos que aceptaron las ofertas de los reclutadores pensando que se estaban salvando del amargo destino que les esperaba a la vuelta de la esquina si se quedaban en Playbuzz.
Los trabajadores tecnológicos israelíes están demasiado familiarizados con estas historias, que reflejan normas vergonzosas y una cultura organizacional podrida que prevalece entre muchas empresas.
Se puede apreciar la inmensa presión que se ejerce sobre los reclutadores para incorporar a un gran número de trabajadores en una industria con poca oferta, pero si yo fuera el empleado en tales circunstancias no me gustaría trabajar en una empresa donde tales prácticas son aceptables. Las empresas que se comportan de una manera tan poco profesional e indecente con otra empresa probablemente terminarán tratando a sus propios trabajadores de la misma manera. Por otro lado, todos estamos familiarizados con las historias de empleados que renunciaron a sus trabajos por una mejor oferta financiera sin previo aviso o desperdiciaron el tiempo de los reclutadores sólo para obtener una oferta que puede ayudarlos a negociar mejor un aumento.
Las cosas ahora han cambiado y las circunstancias han llevado a que haya una gran cantidad de solicitantes para cada puesto de trabajo y el poder se traslade del lado de los empleadores. La ira de los solicitantes por las malas prácticas de los empleadores está completamente justificada, al igual que las frustraciones de los empleadores que enfrentan dificultades para hacer frente a la avalancha de solicitantes y su dificultad para brindar la debida atención personalizada a cada candidato. Como director ejecutivo de una empresa joven, que está contratando una pequeña cantidad de empleados, puedo permitirme dedicar tiempo a cada solicitud, sopesarla con cuidado y responder directamente a cada candidato. El hecho de que los solicitantes aprecien tanto un trato tan respetuoso habla del maltrato que encontraron en otros lugares. Esperemos que pronto mejore la situación financiera, que vuelva el crecimiento, y con ello un mejor equilibrio entre la oferta y la demanda del mercado laboral. Más importante aún, debemos recordar que, a pesar de toda la disrupción del mercado, la clave es tratar a otras personas de la misma manera que te gustaría que te trataran a ti. La rueda gira. Un día estás despierto y al siguiente podrías estar deprimido. Y, lo más importante, es vital crear una cultura organizacional respetuosa que, a largo plazo, sea inmune a todos los desafíos futuros que podamos enfrentar.

* Shaul Olmert es emprendedor y cofundador y director ejecutivo del desarrollador de aplicaciones móviles Piggy.




Comentarios 0