Benjamín Netanyahu, líder de la oposición.
Benjamín Netanyahu, líder de la oposición.
AFP
Los líderes de la coalición de gobierno, Yair Lapid y Naftalí Bennett.

¿Por qué Israel siempre celebra elecciones?

Análisis. La composición social ideológicamente diversa y la profunda división sobre si Benjamin Netanyahu debería ser primer ministro o no son algunas de las razones por las que los israelíes regresan a las urnas una y otra vez.

Associated Press |
Published: 22.06.22, 23:14
Después de apenas 12 meses en el cargo, los líderes del gobierno de coalición israelí, de base amplia pero severamente debilitado, tiraron la toalla esta semana y resolvieron proponer la disolución del Parlamento para celebrar nuevas elecciones, las quintas en 3 años y medio.
¿Por qué sigue sucediendo esto?
5 צפייה בגלריה
Los líderes de la coalición de gobierno, Yair Lapid y Naftalí Bennett.
Los líderes de la coalición de gobierno, Yair Lapid y Naftalí Bennett.
Los líderes de la coalición de gobierno, Yair Lapid y Naftalí Bennett.
(EPA)
La respuesta más simple es que Israel está profundamente dividido, y casi en partes iguales, sobre si Benjamin Netanyahu debería ser primer ministro. Pero también se debe a que el sistema político de Israel consiste en una gama ideológicamente diversa de partidos que tienen que formar alianzas, y a veces romperlas, para obtener lo que quieren.
Echemos un vistazo a cómo llegó Israel a este punto y lo que puede venir después.
Un sistema multipartidista
Los israelíes votan por partido, y en los 74 años de historia del país ninguna facción ha ganado una sola facción en el parlamento de 120 miembros, conocido como la Knesset. Entonces, después de cada elección, cualquier aspirante a primer ministro debe formar alianzas para reunir una mayoría de al menos 61 escaños.
Eso les da a los partidos pequeños un poder descomunal. Después de casi todas las elecciones, la atención se centra en uno o más posibles hacedores de reyes y sus demandas particulares. Trece partidos fueron elegidos para el parlamento, por ejemplo, en las elecciones del año pasado. Esto puede resultar en semanas de negociaciones e intercambio de piezas entre varios líderes de partido.
5 צפייה בגלריה
Fotografía oficial del 36º gobierno de Israel.
Fotografía oficial del 36º gobierno de Israel.
Fotografía oficial del 36º gobierno de Israel.
(GPO)
Si nadie puede reunir una mayoría, como sucedió después de las elecciones de abril y septiembre de 2019, el país vuelve a las urnas y el gobierno permanece en su lugar como interino.
Aun así, no debería ser tan difícil. Los partidos nacionalistas y religiosos capturaron la mayoría de los escaños en la Knesset en cada una de las últimas cuatro elecciones, si tan sólo pudieran estar de acuerdo entre sí.
Ahí es donde entra Netanyahu.
Amarlo u odiarlo
Para sus partidarios de derecha y religiosos, Netanyahu es el "Rey de Israel", un nacionalista sin disculpas y un veterano estadista que puede enfrentarse cara a cara con los líderes mundiales, desde el ruso Vladimir Putin hasta el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, guiando a Israel a través de sus innumerables desafíos de seguridad.
Para sus oponentes, incluidos los líderes de la coalición saliente, es, en el mejor de los casos, un ladrón y, en el peor, una amenaza para la democracia. Señalan su juicio por corrupción en curso, su estilo dominante y su hábito de avivar las divisiones internas para obtener ganancias políticas.
5 צפייה בגלריה
Benjamín Netanyahu, líder de la oposición.
Benjamín Netanyahu, líder de la oposición.
Benjamín Netanyahu, líder de la oposición.
(AFP)
Netanyahu fue el primer ministro con más años de servicio en Israel, y su partido Likud quedó en primer lugar o en un estrecho segundo lugar en las cuatro elecciones. Pero nunca pudo formar una mayoría de derecha porque algunos de sus aliados ideológicos, incluidos ex asesores, se niegan a asociarse con él.
Tomemos a Avigdor Liberman, por ejemplo. El colono de Cisjordania –que encabeza un partido de derecha y fue conocido durante mucho tiempo por su ardiente retórica antiárabe– parecería un aliado obvio. Pero rompió con Netanyahu en 2019 y se niega a sentarse en un gobierno con él o sus aliados ultraortodoxos.
Liberman incluso defiende un proyecto de ley que prohibiría a cualquier persona acusada de cargos criminales servir como primer ministro, un intento de poner fin a la carrera política de Netanyahu.
Una coalición difícil de manejar
El año pasado, después de la elección número 4, los oponentes de Netanyahu lograron derrocarlo.
Naftali Bennett, otro ex aliado derechista de Netanyahu, y el centrista Yair Lapid formaron una coalición de ocho partidos políticos de todo el espectro ideológico, desde nacionalistas de derecha hasta defensores del estado palestino, incluido un pequeño partido islamista árabe.
5 צפייה בגלריה
Jefes de partido de la coalición - Centro: Naftali Bennett y Yair Lapid; esquina superior derecha, en el sentido de las agujas del reloj: Nitzan Horowitz, Merav Michaeli, Gideon Sa'ar, Mansour Abbas, Avigdor Liberman, Benny Gantz.
Jefes de partido de la coalición - Centro: Naftali Bennett y Yair Lapid; esquina superior derecha, en el sentido de las agujas del reloj: Nitzan Horowitz, Merav Michaeli, Gideon Sa'ar, Mansour Abbas, Avigdor Liberman, Benny Gantz.
Jefes de partido de la coalición - Centro: Naftali Bennett y Yair Lapid; esquina superior derecha, en el sentido de las agujas del reloj: Nitzan Horowitz, Merav Michaeli, Gideon Sa'ar, Mansour Abbas, Avigdor Liberman, Benny Gantz.
(Ynet)
Las facciones dejaron de lado sus diferencias ideológicas y trabajaron juntas, por un tiempo. El gobierno aprobó un presupuesto, capeó dos oleadas de coronavirus sin imponer un confinamiento, mejoró las relaciones diplomáticas con los países árabes y musulmanes y evitó la guerra. Bennett, como primer ministro, incluso intentó mediar entre Rusia y Ucrania.
Pero desde el principio el gobierno tuvo una mayoría más estrecha y endeble, y Netanyahu comenzó a ejercer una enorme presión contra sus miembros de derecha, acusándolos de asociarse con terroristas y traicionar a sus votantes. Varios miembros de derecha de la coalición recibieron amenazas de muerte, incluido Bennett.
Al final, muchos se doblegaron, y el partido Yamina de Bennett casi colapsó. El gobierno perdió su mayoría en abril. Este mes, no logró aprobar una ley que extendiera el estatus legal especial a los colonos judíos en Cisjordania, que la mayoría de los israelíes consideran esencial.
Nueva elección, misma división
Ahora se espera que los israelíes regresen a las urnas tan pronto como en octubre, donde se enfrentarán cansadamente a una elección familiar.
Netanyahu ansía un regreso, y se espera que el Likud y sus aliados ganen más votos que la última vez. Algunos de sus oponentes de derecha, debilitados por su asociación con la coalición, podrían perder algunos o todos sus escaños.
5 צפייה בגלריה
Soldado de las FDI emite su voto en las elecciones de marzo de 2021.
Soldado de las FDI emite su voto en las elecciones de marzo de 2021.
Soldado de las FDI emite su voto en las elecciones de marzo de 2021.
(Prensa FDI)
Pero es demasiado pronto para cualquier encuesta confiable, e incluso si Netanyahu y sus aliados aseguran más escaños, podrían no alcanzar la mayoría una vez más.
Si eso sucede, se dejaría a muchos de los mismos partidos que formaron el gobierno saliente armar una nueva coalición, una que enfrentaría los mismos factores estresantes que la anterior.
¿Y si ninguna de las partes tiene el apoyo suficiente para formar un gobierno?
Lo has adivinado: nuevas elecciones.
Comentarios 0