Merav Betito
Merav Betito
David Vinokur
Una casa de Sderot fue dañada por un cohete.

El show de Gaza debe seguir y seguir y seguir

Opinión: el ataque del viernes contra Sderot fue el último de una serie de incidentes que llevaron a respuestas similares. Un residente de la ciudad se pregunta: "¿El gobierno nos considera ciudadanos de segunda clase?".

Merav Betito - Adaptado por Iñaki Landivar |
Updated: 04.11.19 , 18:23
Israel no ha ajustado cuentas con Hamás tras el ataque del viernes desde Gaza, en el que hogares de Sderot fueron dañados.
Israelíes atemorizados que corrieron hacia los espacios protegidos siguen recobrando el aliento, las madres de soldados en la frontera con Gaza aún se están calmando. Pero no es demasiado pronto como para afirmar con confianza que el próximo ataque seguro vendrá.
Hamás lanza misiles contra comunidades israelíes cuando se le antoja y en intervalos cortos. Tuvimos un ataque el 25 de agosto, uno el 11 de septiembre, y uno en 1 de noviembre.
Ataque SderotAtaque Sderot
Una casa de Sderot fue dañada por un cohete.
(Albert Abuhatzeira)
Los ataques previos fueron documentados por la prensa israelí. Los reportes son siempre iguales: “Cohetes lanzados desde Gaza, ningún herido”.
La respuesta israelí también está en repetición. Primero la respuesta militar, la cual el primer ministro Benjamín Netanyahu promueve como “poderosa, como todos pueden ver”.
Luego vienen las entrevistas con residentes del sur cuyos hogares fueron dañados. El viernes fue el turno de Albert Abuhatzeira, quien exigió saber si el gobierno lo veía a él y a sus vecinos como ciudadanos de segunda clase. “Estamos traumatizados todo el tiempo, y todo lo que escuchamos es que el gabinete se reunirá”, se quejó.
Ataque SderotAtaque Sderot
Las FDI respondieron con una ofensiva en Gaza.
(AFP)
En la mayoría de los casos, el alcalde de Sderot, Alon Davidi, quien lleva una década en el puesto, también opina demandando más atención del gobierno: “Es tiempo de poner fin a esto. Israel debe lanzar una incursión militar en Gaza y eliminar al liderazgo de Hamás de una vez por todas”.
Es como si estuviéramos mirando una producción teatral amateur, una que se da cada pocos meses y cuyos actores conocen de memoria sus líneas. Saben que una reunión de gabinete no llevará a una solución militar ni mitigará el dolor que sienten los residentes de las comunidades fronterizas a Gaza.
Un tuit del rival de Netanyahu en Likud, Gideon Sa’ar, pidiendo medidas más fuertes, no es más que una línea agregada a una obra para darle a otro actor la oportunidad de aparecer en el centro del escenario por un rato.
Reunión gabineteReunión gabinete
El gabinete se reunió el domingo tras el ataque de Hamás.
(Emil Salman)
Para cuando la situación se calme y los titulares hayan cambiado de tema, será tiempo de guardar el guión y despedirse de la audiencia con platitudes tranquilizadoras y familiares: “Eliminación de líderes de Hamás”, “destrucción de infraestructura terrorista”, o el clásico “no hay un compañero del otro lado”.
Pero la función debe seguir. Por lo que Netanyahu asume su lugar detrás de escenas, manejando los hilos de su viejo y nuevo amigo Naftali Bennett.
El líder de HaYamin HaHadash asumió el rol de un personaje tranquilo, que ya no llama a la guerra, mientras sueña con la cartera ministerial que podría ser suya, pero solo si pega al guión provisto por el primer ministro.
First published: 18:23 , 04.11.19
Comentarios 0