Elior Levi
Elior Levy.
Ynet
La Marcha de las Banderas en Jerusalem pone en juego una pulseada de narrativas.

Día de Jerusalem: la pulseada entre Israel y Hamás

Opinión. La Marcha de las Banderas durante décadas incluyó en su ruta a la Puerta de Nablus. Doblegarse ante la demanda terrorista sería un antecedente peligroso. La esperanza de calma: la reciente visita de un enviado de Qatar a Gaza.

Elior Levy - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 27.05.22, 09:19
La Marcha de las Banderas en Jerusalem es una tradición anual desde hace décadas cuyo recorrido sufrió modificaciones a lo largo del tiempo, pero siempre incluyó a la Puerta de Nablus y el barrio musulmán de la Ciudad Vieja.
La única vez que se prohibió a la marcha pasar por la Puerta de Nablus fue el año pasado, cuando el entonces primer ministro Benjamín Netanyahu ordenó a último minuto cambiar la ruta por motivos de seguridad. A pesar de eso, Hamás lanzó cohetes hacia la capital y originó una escalada militar de 11 días conocida como la operación Guardián de los Muros.
Un año después, en vísperas de la Marcha de las Banderas programada para el domingo, Israel vuelve a escuchar amenazas de las facciones terroristas de Gaza. Hamás y la Yihad Islámica creen que pueden establecer un nuevo estatus quo en la capital, que deje a la Puerta de Nablus fuera de Israel.
2 צפייה בגלריה
Marcha de las Banderas Jerusalem
Marcha de las Banderas Jerusalem
La Marcha de las Banderas en Jerusalem pone en juego una pulseada de narrativas.
(AFP)
El mes pasado se organizó una marcha de banderas no oficial y a menor escala, como respuesta a los enfrentamientos en el Monte del Templo durante el mes de Ramadán y los ataques contra judíos en la Ciudad Vieja de Jerusalem. Hamás y la Yihad Islámica no dejaron pasar la oportunidad y lanzaron amenazas contra Israel, advirtiendo que esa manifestación en la Puerta de Nablus conduciría a una escalada de violencia.
El gobierno escuchó sus consejos y la seguridad israelí rechazó la ruta trazada por los organizadores del evento. La policía instaló puestos de control e impidió que los manifestantes llegaran al Muro de los Lamentos a través de este controvertido acceso a la Ciudad Vieja. En Gaza, e inclusive en Líbano, celebraron este desvío del camino y aseguraron que sus amenazas habían logrado doblegar a Israel.
La única vez que se prohibió a la marcha pasar por la Puerta de Nablus fue el año pasado. A pesar de eso, Hamás lanzó cohetes hacia la capital y originó una escalada militar de 11 días.
La Marcha de las Banderas oficial por el Día de Jerusalem une a todos los palestinos en la misma causa. Desde Hamás hasta Fatah, desde la oficina de Yahya Sinwar en Gaza hasta la residencia de Mahmoud Abbas en Ramallah. El año pasado Hamás se autodenominó el guardián de la mezquita de Al Aqsa y está tratando de cumplir su palabra. Por su parte, Israel no puede doblegarse ante las demandas de grupos terroristas y permitir que Hamás determine sus acciones en la capital.
Esta pulseada se pondrá en juego el domingo a la mañana, cuando cientos de judíos visiten el Monte del Templo, incluido el parlamentario de extrema derecha Itamar Ben Gvir. Los palestinos tienen planes similares: Hamás y Fatah piden a los residentes del este de Jerusalem y a la sociedad árabe israelí en general que el domingo vayan a “proteger” la mezquita de Al Aqsa. Grupos de jóvenes palestinos inclusive planean acampar en el lugar para evitar que la policía les impida el ingreso.
2 צפייה בגלריה
Al Emadi Catar
Al Emadi Catar
Mohammed Al Emadi, enviado de Qatar a la Franja de Gaza.
(AP)
Se puede detectar un pequeño atisbo de optimismo en las conversaciones indirectas entre Israel y Hamás, mediadas por Egipto, un enviado de la ONU y un representante de Qatar. Mohammed Al Emadi, el enviado qatarí, estuvo esta semana en la Franja de Gaza y ofreció una generosa subvención de dinero a Hamás para calmar las tensiones. El martes viajó desde Gaza a Israel, antes de regresar a Doha.
Una anécdota de la visita de Al Emadi a Israel demuestra el éxito de Hamás para instalar su narrativa. Cuando el enviado qatarí preguntó por qué Israel insiste en permitir que la Marcha de las Banderas pase por la Puerta de Nablus, el representante israelí explicó que esta era la ruta habitual desde que se realiza el evento, y que Hamás expresó su resistencia solamente en los últimos dos años. Aparentemente, Al Emadi no estaba al tanto de esa situación.
Cada cambio en la ruta de la marcha representará a la vista del público una victoria para Hamás, por lo que Israel no puede estar de acuerdo con eso. Un plegamiento de este tipo podría evitar una escalada inmediata, pero seguramente arrastre graves consecuencias a largo plazo. Sentaría un precedente para que Hamás altere las políticas israelíes de acuerdo a sus necesidades, y no se les puede otorgar ese premio.
Comentarios 0