Desfile del Orgullo en Tel Aviv.
Desfile del Orgullo en Tel Aviv.
Guy Yechiely
Un momento de la Marcha de la Bandera, realizada en 2019.

La marcha de la bandera de Jerusalem amenaza la paz y la democracia

Opinión. La decisión del Tribunal Supremo de permitir una libertad de expresión desenfrenada que permita a los extremistas celebrar mítines provocativos, formar parte de la Knesset y dictar el discurso público, sólo servirá para acabar con la democracia, en lugar de hacerla avanzar.

Ben-Dror Yemini - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 25.05.22, 10:31
Durante el mes de junio, mes del orgullo, están previstas numerosas marchas LGBTQ+ en todo Israel. Uno de los lugares en los que no se celebrará dicha marcha es la ciudad de Netivot, al sur del país, de carácter mayoritariamente religioso.
También se exclamaron numerosas amenazas contra Israel por el recorrido de la marcha nacionalista de la bandera del Día de Jerusalem, que se celebrará el domingo y pasará por la volátil Puerta de Damasco en la Ciudad Vieja.
4 צפייה בגלריה
Un momento de la Marcha de la Bandera, realizada en 2019.
Un momento de la Marcha de la Bandera, realizada en 2019.
Un momento de la Marcha de la Bandera, realizada en 2019.
(AFP)
Todavía no está claro si estas amenazas disuadirán realmente al gobierno de permitir que la marcha pase por el punto álgido de la ciudad, donde decenas de miles de palestinos se reúnen regularmente de camino a Al-Aqsa.
El año pasado, el entonces primer ministro, Benjamín Netanyahu, se echó atrás en el último momento y desechó la decisión de permitir el paso de la marcha por la puerta ante las amenazas de Hamás.
Tampoco eran amenazas vanas, y el cambio de rumbo de Israel no aplacó a Hamás como esperaba el gobierno. El grupo terrorista procedió a lanzar cohetes contra Jerusalem, lo que efectivamente sirvió como disparo de apertura para la guerra de mayo del año pasado con Gaza, que duró 11 días.
La marcha de la bandera y el Desfile del Orgullo no son lo mismo. El desfile no es una "muestra de soberanía" como la marcha. Pero para los opositores del Desfile del Orgullo, sobre todo para religiosos y ultraortodoxos, es una provocación. Son la mayoría en Netivot.
Para ellos, la Marcha del Orgullo en su ciudad es similar a la marcha de banderas de extrema derecha que atraviesa las calles de la ciudad de Umm al-Fahm, de mayoría árabe.
4 צפייה בגלריה
Un manifestante ondea la bandera del orgullo LGBT durante un desfile del orgullo gay en Tel Aviv.
Un manifestante ondea la bandera del orgullo LGBT durante un desfile del orgullo gay en Tel Aviv.
Un manifestante ondea la bandera del orgullo LGBT durante un desfile del orgullo gay en Tel Aviv.
(Tommy Harpaz)
No es probable que escuchen las repetidas explicaciones y razonamientos sobre cómo el desfile no es una provocación, sino una inclusión.
Y la pregunta sigue en pie. ¿Cuándo un determinado acto es una provocación y cuándo es una reivindicación legítima de la libertad de expresión?
La regla general en la política israelí dicta que cuando se trata de un acto organizado por "nuestro" bando, entonces la cancelación es una rendición, a diferencia de cuando el "otro" bando está detrás y la anulación suele considerarse un compromiso inteligente.
En los últimos días, funcionarios del partido de izquierda Meretz intentaron sin éxito explicar por qué están a favor del desfile en Netivot, pero en contra de la marcha de la bandera en Jerusalem.
En 1977, el Tribunal Supremo de Estados Unidos permitió que se celebrara una manifestación neonazi en la ciudad de Skokie, donde vivían muchos sobrevivientes del Holocausto.
En 2008, el Tribunal Supremo de Israel adoptó efectivamente la postura del máximo tribunal estadounidense al permitir que se celebrara una manifestación de extrema derecha en Umm al-Fahm. La policía, sin embargo, prohibió la marcha, que finalmente se hizo y terminó con unos 30 heridos.
4 צפייה בגלריה
La marcha de las banderas en Jerusalem.
La marcha de las banderas en Jerusalem.
La marcha de las banderas en Jerusalem.
(EPA)
El error del tribunal radica en que parece pensar que conceder una libertad de expresión ilimitada, o casi ilimitada, sirve para avanzar en la democracia.
Este es exactamente el mismo enfoque que dio a Azmi Bishara -un ex miembro de la Knesset que fue prohibido de la política en 2003 debido a su apoyo a una "lucha armada" contra Israel- y a otros racistas la oportunidad de presentarse a la Knesset, todo ello pisoteando la ley estatal.
El resultado de estas sentencias no es la promoción de la democracia, sino la radicalización, el odio y la violencia.
Un día, cuando Itamar Ben-Gvir gane 30 escaños en la Knesset y la democracia israelí se encuentre en el precipicio, lo único que podremos hacer es recordar cómo el máximo tribunal permitió que tales extremistas se presentaran a la Knesset en primer lugar.
Cuando veamos cómo miembros árabes que se identifican plenamente con los terroristas ganan escaños en la Knesset con la ayuda de decenas de miles de simpatizantes de Hamás, haremos bien en recordar que fue el Tribunal Supremo quien lo permitió. El enfoque estadounidense, según el cual todo está permitido, no es un decreto divino.
4 צפייה בגלריה
Decenas de miles de personas asisten a la Marcha del Orgullo Gay en Tel Aviv.
Decenas de miles de personas asisten a la Marcha del Orgullo Gay en Tel Aviv.
Decenas de miles de personas asisten a la Marcha del Orgullo Gay en Tel Aviv.
(Dana Kopel)
El enfoque europeo es diferente. Establece que la aplicación de los derechos está sujeta a las condiciones y restricciones esenciales de una democracia, de acuerdo con los intereses de la seguridad nacional y el orden público.
Así debería ser también en Israel, que se enfrenta a muchos más problemas de seguridad que cualquier país europeo. No hay necesidad de envalentonar precisamente a los que quieren destruir Israel desde dentro. No sirve para hacer avanzar la democracia, sólo sirve para alimentar el fuego de la división.
Comentarios 0