Mujeres árabes sacan fotos al mar en Jaffa. La minoría árabe israelí se vio favorecida por algunas políticas de la coalición política saliente.
Mujeres árabes sacan fotos al mar en Jaffa. La minoría árabe israelí se vio favorecida por algunas políticas de la coalición política saliente.
AP
Propaganda proselitista de Benjamín Netanyahu. El hebreo en el anuncio publicitario dice: "El asiento 61 depende solo de ti".

Los temores de que el nuevo gobierno de Israel revierta políticas progresista de la coalición saliente

Análisis. La coalición saliente, si bien diversa, benefició a sectores de la sociedad israelí eternamente postergados. Netanyahu, un secular liberal, es probable que ceda a algunas presiones de la ultraderecha a cambio del congelamiento permanente del juicio que se le sigue por corrupción.

Associated Press |
Published: 15.11.22, 12:36
La coalición política saliente del gobierno de Israel ha sido la más diversa en la historia del país, que ha implementado una serie de políticas progresistas sobre el medio ambiente, los problemas LGBTQ y el financiamiento para la minoría árabe del país.
Pero ahora, aun antes de asumir el cargo, el esperado nuevo gobierno de coalición de Israel, abrumadoramente masculino, religioso y de derecha, promete revertir muchos de los logros de su predecesor, lo que provocó la preocupación de activistas y liberales sobre hacia dónde se dirigirá el país.
6 צפייה בגלריה
Propaganda proselitista de Benjamín Netanyahu. El hebreo en el anuncio publicitario dice: "El asiento 61 depende solo de ti".
Propaganda proselitista de Benjamín Netanyahu. El hebreo en el anuncio publicitario dice: "El asiento 61 depende solo de ti".
Propaganda proselitista de Benjamín Netanyahu. El hebreo en el anuncio publicitario dice: "El asiento 61 depende solo de ti".
(AP)
Si sus promesas se materializan, se podría abolir un impuesto sobre los plásticos de un solo uso, que son destructivos para el medio ambiente. Las nuevas protecciones para los israelíes homosexuales podrían revertirse, y los generosos presupuestos para el sector árabe –desatendido durante mucho tiempo– podrían ser recortados.
La coalición saliente duró poco más de un año y colapsó por desacuerdos sobre la polícia hacia los palestinos, aunque sobre ese tema sus políticas no cambiaron en gran medida con respecto de los gobiernos anteriores de línea dura.
Pero después del reinado de 12 años de Benjamin Netanyahu, los activistas dicen que trajo una energía positiva a la Knesset, o parlamento, y siguió adelante en temas que dicen que fueron ignorados en gran medida durante su largo gobierno. Ahora, con Netanyahu listo para asumir el cargo nuevamente como jefe de lo que se espera que sea el gobierno más derechista del país, aumentan los temores de que todos esos logros se reviertan.
6 צפייה בגלריה
Mujeres árabes sacan fotos al mar en Jaffa. La minoría árabe israelí se vio favorecida por algunas políticas de la coalición política saliente.
Mujeres árabes sacan fotos al mar en Jaffa. La minoría árabe israelí se vio favorecida por algunas políticas de la coalición política saliente.
Mujeres árabes sacan fotos al mar en Jaffa. La minoría árabe israelí se vio favorecida por algunas políticas de la coalición política saliente.
(AP)
"En el último gobierno... el discurso público fue uno de derechos e igualdad y poner fin a la discriminación", expresó Hila Peer, presidenta de Aguda, la Asociación para la Igualdad LGBTQ en Israel. Lo que están escuchando ahora, añadió Peer, "es un discurso de miedo".
Las elecciones israelíes del 1 de noviembre abrieron el camino para el regreso de Netanyahu, reforzado por una mayoría estable con aliados ultranacionalistas y ultraortodoxos, entre ellos el legislador extremista Itamar Ben-Gvir. Se espera que Netanyahu complete las negociaciones para formar una nueva coalición en las próximas semanas.
Para apaciguar a sus socios, se espera que Netanyahu acceda a muchas de sus prioridades, muy diferentes de las avanzadas por el gobierno saliente. Los temores de los políticos liberales se ven agravados por la intención de la coalición de debilitar a la Corte Suprema, a menudo el último recurso para los grupos minoritarios.
Netanyahu intentó disipar los temores diciendo que surgen cada vez que es elegido y son refutados rápidamente. Sus partidarios afirman que las preocupaciones son el resultado de una campaña de miedo de sus oponentes.
6 צפייה בגלריה
El legislador israelí de extrema derecha y jefe del partido "Poder Judío", Itamar Ben-Gvir.
El legislador israelí de extrema derecha y jefe del partido "Poder Judío", Itamar Ben-Gvir.
El legislador israelí de extrema derecha y jefe del partido "Poder Judío", Itamar Ben-Gvir.
(AP)
"No permitiremos que nadie sea dañado, ni sus derechos fundamentales o libertades personales", aclaró Miki Zohar, un legislador de alto rango del Likud y confidente de Netanyahu.
La coalición que derrocó a Netanyahu el año pasado estaba formada por ocho partidos ideológicamente diversos, desde partidos moderados que apoyan el estado palestino hasta partidos nacionalistas que no lo hacen, así como facciones centristas y, por primera vez,un pequeño partido islamista árabe.
La coalición acordó eludir temas divisivos como la independencia palestina, centrándose en cambio en cuestiones sociales, incluido el medio ambiente y el transporte público. Las políticas hacia los palestinos mostraron pocos cambios. Los militares llevaron a cabo redadas diarias en la ocupada Cisjordania y una breve operación contra militantes en la Franja de Gaza. La construcción de asentamientos en Cisjordania siguió adelante.
Si bien la escasa mayoría de la coalición saliente impidió cambios importantes en las políticas, los activistas dicen que el gobierno avanzó de manera pequeña pero significativa.
6 צפייה בגלריה
Marchan en el Desfile del Orgullo en Jerusalem, en junio de 2022. La coalición saliente de Israel fue una de las más diversas.
Marchan en el Desfile del Orgullo en Jerusalem, en junio de 2022. La coalición saliente de Israel fue una de las más diversas.
Marchan en el Desfile del Orgullo en Jerusalem, en junio de 2022. La coalición saliente de Israel fue una de las más diversas.
(AP)
En cuanto al medio ambiente, impuso impuestos a los plásticos de un solo uso y avanzó con una ley climática. En cuanto a los derechos LGBTQ, rescindió la prohibición de las donaciones de sangre por parte de hombres homosexuales, se movió para agilizar el acceso a la cirugía de reasignación de género y tomó una posición clara contra la "terapia de conversión", la práctica científicamente desacreditada de usar la terapia para "convertir" a las personas LGBTQ a la heterosexualidad o las expectativas de género tradicionales.
El gobierno impuso un impuesto a las bebidas azucaradas y aprobó miles de millones de dólares en fondos para la minoría palestina del país, prometiendo más efectivo que un presupuesto anterior aprobado hace varios años bajo Netanyahu. Tomó medidas para fomentar el pluralismo religioso, aprobando una reforma en el proceso de certificación Kosher del país.
Más allá de la inclusión de un partido árabe en la coalición de gobierno, el ministro de Salud de la coalición, Nitzan Horowitz, es abiertamente gay, y aproximadamente la mitad de los miembros de la coalición y un tercio de los ministros eran mujeres.
Esa imagen de inclusión está a punto de cambiar dramáticamente.
6 צפייה בגלריה
Nitzan Horowitz, ministro de Salud de Israel.
Nitzan Horowitz, ministro de Salud de Israel.
Nitzan Horowitz, ministro de Salud de Israel.
(Moti Kimchi)
Sólo nueve de los 64 miembros de la coalición esperada de Netanyahu son mujeres. Los partidos ultraortodoxos, que constituyen dos de los cuatro partidos de la coalición, niegan por completo la inclusión a las mujeres. La coalición esperada no incluye miembros árabes. Está programado para tener un miembro abiertamente gay del parlamento, pero su historial muestra que no se centra en temas LGBTQ.
"Grandes partes de la nación sentirán que no tienen conexión o influencia en el gobierno entrante", comentó Assaf Shapira, del grupo de expertos Instituto de Democracia de Israel, señalando que la falta de representación tiene un efecto directo en la agenda legislativa.
Los miembros entrantes de la coalición ya han identificado las políticas que planean deshacer.
Se espera que los miembros del partido de extrema derecha Sionismo Religioso, algunos de los cuales son abiertamente anti-LGBTQ, desafíen ciertos derechos. El legislador entrante Avi Maoz ha dicho que quiere que sea examinada la legalidad de los estridentes desfiles del Orgullo de Israel.
6 צפייה בגלריה
Marcha del Orgullo LGBT Tel Aviv
Marcha del Orgullo LGBT Tel Aviv
Ultimo Desfile del Orgullo en Tel Aviv.
(Shaul Golan)
La amenaza, aunque es probable que los desfiles continúen, ha asustado a muchos israelíes.
Los partidos ultraortodoxos se oponen al impuesto al plástico de un solo uso. Lo ven como un objetivo dirigido a sus electores, cuyas familias numerosas tienden a usar platos y cubiertos de plástico desechables para evitar lavar grandes pilas de platos. Un impuesto sobre las bebidas azucaradas también está sobre la mesa, preocupando a las asociaciones de médicos que dicen que el impuesto beneficia la salud pública.
Netanyahu, que es secular y proviene de un entorno socialmente liberal, es probable que se mantenga como un baluarte contra algunos de los elementos más extremistas de su coalición, según Shapira.
Pero aún se espera que ceda a muchas de sus demandas a cambio de reformas legales que podrían congelar permanentemente su juicio por corrupción o hacerlo desaparecer por completo.
Se espera que Netanyahu ceda a las demandas a cambio de reformas legales que podrían congelar permanentemente su juicio por corrupción.
Los críticos advierten que las prioridades políticas del próximo gobierno, junto con la posibilidad muy real de que la Corte Suprema ya no sea un faro para desafiar las leyes discriminatorias, es una bomba de tiempo para la democracia de Israel.
"La corrupción endémica, las violaciones de los derechos humanos, las restricciones a los derechos de las minorías, la erosión de los logros duramente ganados de la comunidad LGBTQ y la toma de control de las arcas estatales por parte de la minoría ultraortodoxa son amenazas tangibles", escribió el comentarista Ben Caspit en Al-Monitor, un sitio de noticias regional.
"Ya no son escenarios sombríos, sino proyectos en ciernes", agregó.
Comentarios 0