Palestinos se reúnen para solicitar permisos de trabajo israelíes, en Khan Younis, en el sur de la Franja de Gaza.
Palestinos se reúnen para solicitar permisos de trabajo israelíes, en Khan Younis, en el sur de la Franja de Gaza.
Reuters
Hombres palestinos solicitan permisos de trabajo para Israel, en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza.

El frenesí de los permisos de trabajo en Gaza es una bendición para la seguridad de Israel

Opinión. Las multitudes vistas fuera de las oficinas de las Cámaras de Comercio de Gaza durante la semana pasada fueron un ejemplo conmovedor de que, en última instancia, el dinero triunfa sobre la ideología. Los líderes de Israel deben capitalizar este potencial cambio de juego para poner a Hamás en una situación compleja.

Liran Friedmann - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 11.10.21, 09:15
Durante la semana pasada, Israel ha sido testigo de lo que podría resultar ser el mayor cambio de juego en lo que respecta a su relación con la Franja de Gaza y sus gobernantes del grupo terrorista Hamás.
Multitudes de habitantes de Gaza acudieron en masa a las oficinas de la Cámara de Comercio en todo el enclave palestino para obtener el codiciado permiso que les permitiría trabajar en Israel.
3 צפייה בגלריה
Hombres palestinos solicitan permisos de trabajo para Israel, en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza.
Hombres palestinos solicitan permisos de trabajo para Israel, en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza.
Hombres palestinos solicitan permisos de trabajo para Israel, en el campo de refugiados de Jabalia, en el norte de la Franja de Gaza.
(AFP)
Una gran parte de los 2.100.000 residentes de Gaza viven en situación de pobreza, y los datos más recientes muestran que el desempleo supera el 50% y los salarios diarios representan entre el 21% y el 43% de lo que podrían obtener en Israel
Una gran parte de los 2.100.000 residentes de Gaza viven en situación de pobreza, y los datos más recientes muestran que el desempleo supera el 50% y los salarios diarios representan entre el 21% y el 43% de lo que podrían obtener en Israel.
Uno de los sectores más afectados por la grave escasez de puestos de trabajo son los jóvenes graduados universitarios, algunos de los cuales están dispuestos a trabajar por 10 shekels (3.10 dólares) al día.
La situación se agravó después de la última ronda de combates entre Israel y las facciones terroristas de Gaza en mayo.
Cabe señalar que este frenesí, en el que decenas de miles de solicitantes se apresuraron a obtener sus permisos, no fue precedido por ningún anuncio oficial, sino por meros comentarios.
3 צפייה בגלריה
Desfile militar de Hamás tras el fin de los combates de mayo.en Ramat Gan tras el impacto de un cohete que dejó un muerto.
Desfile militar de Hamás tras el fin de los combates de mayo.en Ramat Gan tras el impacto de un cohete que dejó un muerto.
Desfile militar de Hamás tras el fin de los combates de mayo.
(AFP)
Israel debe capitalizar este potencial cambio de juego. A pesar de las esperanzas de muchos, la Franja de Gaza y sus 2.100.000 residentes no se irán a ningún lado en el corto plazo
Se trata de decenas de miles de personas a las que les importan poco los llamamientos de Hamás para "liberar a Al-Aqsa del monstruo sionista" cuando ven que apenas pueden comer.
Israel debe capitalizar este potencial cambio de juego. A pesar de las esperanzas de muchos, la Franja de Gaza y sus 2.100.000 residentes no se irán a ningún lado en el corto plazo.
Mientras los altos mandos militares del país y los sucesivos gobiernos siguen reiterando una y otra vez que la ocupación militar total del territorio costero no es una posibilidad, la población civil de Gaza podría servir como su carta de triunfo para la paz en la región.
Permitir que los habitantes de Gaza trabajen en Israel sirve como un contrapeso crucial a las amenazas de Hamás: las autoridades israelíes podrían cerrar las puertas al más leve rastro de agresión, uniendo así los intereses de la población del enclave palestino con los de los grupos terroristas.
3 צפייה בגלריה
Destrucción en Gaza durante los combates de mayo entre Israel y terroristas palestinos.
Destrucción en Gaza durante los combates de mayo entre Israel y terroristas palestinos.
Destrucción en Gaza durante los combates de mayo entre Israel y terroristas palestinos.
(EPA)
Han pasado casi 15 años desde que a los habitantes de Gaza se les permite trabajar en Israel. No hay razón para que el Estado judío abra las puertas de par en par y deje entrar a todos a la vez. Cualquiera de estos planes futuros debería comenzar con un cierto límite en los permisos, que se incrementaría si Hamás cumple su palabra de mantener la calma en el área
No hace falta aclarar que cada trabajador palestino estaría sujeto a un proceso de investigación exhaustivo que ayudaría a disuadir a aquellos que deseen utilizar su permiso para llevar a cabo actividades terroristas. Nadie estará dispuesto a renunciar a lo que sería un billete de lotería ganador.
Han pasado casi 15 años desde que a los habitantes de Gaza se les permite trabajar en Israel. No hay razón para que el Estado judío abra las puertas de par en par y deje entrar a todos a la vez. Cualquiera de estos planes futuros debería comenzar con un cierto límite en los permisos, que se incrementaría si Hamás cumple su palabra de mantener la calma en el área.
Los líderes de Israel deben aprovechar la oportunidad que se les presenta. Durante décadas, los funcionarios militares y políticos han estado trabajando día y noche para encontrar una manera de poner a Hamás en una situación compleja. Y esta es una posibilidad de la que se puede tomar ventaja.
Comentarios 0