Eytan Stibbe.
Eytan Stibbe, el astronauta israelí que viajará próximamente al espacio.
Chris Gunn
A pesar de la parafernalia verbal de Biden y Putin, astronautas estadounidenses y rusos siguen trabajando juntos.

Los peligros de politizar el espacio

"Esta desconcertante ruptura emergente en el espacio no tiene precedentes. Incluso en el apogeo de la Guerra Fría, una nave estadounidense, Apolo, se acopló con su contraparte soviética, Soyuz, culminando en un apretón de manos histórico en el espacio en julio de 1975 entre representantes de dos naciones en guerra.

Dov Greenbaum * - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 07.04.22, 13:28
La semana pasada, a pesar de la guerra en curso en Ucrania y la constante retórica antioccidental de Moscú, el astronauta estadounidense Mark Vande Hei aterrizó con dos colegas cosmonautas rusos en una cápsula Soyuz, de fabricación rusa, cerca del cosmódromo ruso de Baikonur en la ex república soviética de Kazajstán.
A pesar de que el presidente Joe Biden pide la destitución del presidente ruso Vladimir Putin, los colegas rusos y estadounidenses continúan trabajando juntos en la búsqueda de descubrimientos científicos a 400 kilómetros sobre la Tierra en la Estación Espacial Internacional (ISS) compuesta por módulos de fabricación rusa y estadounidense.
3 צפייה בגלריה
Biden y Putin.
Biden y Putin.
A pesar de la parafernalia verbal de Biden y Putin, astronautas estadounidenses y rusos siguen trabajando juntos.
(AP)
Como opinó recientemente el administrador de la NASA Bill Nelson: "En el espacio, podemos tener una cooperación con nuestros amigos rusos, nuestros colegas. La relación profesional entre astronautas y cosmonautas no ha perdido el ritmo".
Mucho se ha escrito sobre el poder de los esfuerzos científicos conjuntos en general y la exploración espacial científica en particular, para reemplazar nuestras guerras territoriales y disputas existenciales finalmente mezquinas con destino a la Tierra.
Sin embargo, la guerra con Ucrania ha comenzado a tensar tanto la ciencia académica en general, como las relaciones espaciales en particular, con las instituciones académicas occidentales revirtiendo gran parte de su financiación de investigación académica en Rusia, y con Rusia anunciando que retrasará cualquier cooperación espacial adicional con Occidente hasta que se levanten las sanciones económicas.
Esta desconcertante ruptura emergente en el espacio no tiene precedentes. Incluso en el apogeo de la Guerra Fría, una nave espacial estadounidense Apolo se acopló con una contraparte soviética Soyuz, culminando en un histórico apretón de manos en el espacio en julio de 1975 entre representantes de dos naciones en guerra. Si bien el apretón de manos en sí fue un golpe monumental de relaciones públicas, hubo aún más colaboración científica detrás de escena: basta donsiderar la ingeniería y la cooperación técnica necesarias para prepararse para esa oportunidad fotográfica.
¿Qué ha cambiado que causaría este creciente deterioro en las relaciones de la ciencia espacial que de otro modo ha sobrevivido al borde de la guerra nuclear?
3 צפייה בגלריה
Cohete SpaceX.
Cohete SpaceX.
Cohete SpaceX.
(AP)
Las grietas en la diplomacia de la ciencia espacial se han estado desarrollando desde al menos 2011 con la aprobación de la Enmienda Wolf por el Congreso de los Estados Unidos. La ley, algo impopular dentro de la comunidad científica, prohíbe efectivamente toda cooperación entre los esfuerzos espaciales afiliados al gobierno chino y la NASA, en parte por temor a que China se estuviera apropiando de la tecnología estadounidense a través de colaboraciones espaciales.
Como resultado de esta exclusión de la diplomacia de la ciencia espacial estadounidense, China comenzó su propia carrera espacial, desarrollando y lanzando finalmente su propia estación espacial de órbita baja, la Estación Espacial Tiangong. Más recientemente, una Rusia aislada de manera similar ha amenazado con retirarse de la ISS, incluso amenazando con dejar caer estación espacial. Rusia ha anunciado intenciones de unirse a los esfuerzos espaciales chinos, incluso revelando planes para una base lunar conjunta.
La privatización del espacio también puede ser un factor contribuyente. Desde 2011, con el retiro del envejecido programa del transbordador espacial de la NASA, los esfuerzos espaciales internacionales han dependido del sistema de nave espacial rusa Soyuz, aún más antiguo, aunque todavía confiable, para llevar a todos los astronautas hacia y desde la Estación Espacial Internacional. Sin embargo, con SpaceX y otras organizaciones privadas ahora también capaces de transportar astronautas de un lado a otro (según los informes, con un descuento del 20% en las tarifas rusas en Soyuz), podría decirse que ha habido menos presión diplomática para mantener canales científicos abiertos con los rusos, al menos para mantener las misiones esenciales de suministro tripuladas y no tripuladas a la ISS.
Un ejemplo del asombroso y rápido avance de los vuelos espaciales privados: el 8 de abril, el astronauta israelí Eytan Stibbe, dos estadounidenses y un canadiense están programados para ser recibidos por los astronautas estadounidenses y rusos de la Expedición 67 en la ISS. Stibbe y sus co-astronautas volarán una misión de diez días con Axiom Space, una compañía espacial privada. Axiom Mission 1 (Ax-1, la primera de cuatro misiones planificadas) empleará la nave espacial Crew Dragon de SpaceX para transportar a los astronautas a la estación espacial.
3 צפייה בגלריה
Eytan Stibbe y el equipo de AX-1.
Eytan Stibbe y el equipo de AX-1.
Eytan Stibbe y el equipo de AX-1.
(Chris Gunn)
Axiom tiene planes más grandes en el espacio. A la compañía se le ha otorgado el derecho de agregar el Segmento Orbital Axiom a la Estación Espacial Internacional para esfuerzos espaciales comerciales. Este y otros segmentos futuros planificados podrían convertirse en última instancia en una estación espacial privada.
Blue Origin, la compañía espacial privada fundada por Jeff Bezos, de Amazon, que acaba de lanzar un vuelo suborbital para clientes de pago (uno de los cuales se suponía que era Pete Davidson hasta un cambio de fechas) un día antes del aterrizaje exitoso del astronauta Mark Vande Hei, también está desarrollando una estación espacial privada, Orbital Reef.
A medida que el espacio se convierte cada vez más en el dominio de la industria privada competitiva tanto en Occidente como en China, hay mucho que esperar en el avance de la ciencia espacial. Sin embargo, los vuelos espaciales privados también pueden minimizar el papel de la diplomacia científica en la exploración espacial. Y también podría conducir a un menor interés del gobierno en impulsar la educación espacial y la innovación que había sido un subproducto de la carrera espacial soviético-estadounidense.
Aun más desconcertante, con menos buena voluntad sobre la Tierra y un papel más pequeño en la exploración espacial, los gobiernos parecen estar ya intensificando una carrera armamentista espacial, aumentando la militarización del espacio ultraterrestre. Tal vez potencialmente para proteger los nuevos esfuerzos privados en el espacio de su ciudadanía. Hace más de 200 años, Estados Unidos reconstituyó su Armada para proteger a los buques mercantes privados estadounidenses de los piratas berberiscos. Aunque actualmente Estados Unidos tiene la única fuerza espacial independiente del mundo, ¿pronto veremos prisa por parte de otros países para hacer lo mismo?
*Director del Instituto Zvi Meitar para las Implicaciones Legales de las Tecnologías Emergentes en la Facultad de Derecho Harry Radzyner, en la Universidad Reichman.
Comentarios 0