Laboratorio de pruebas de coronavirus de las Fuerzas de Defensa de Israel.
Laboratorio de pruebas de coronavirus de las Fuerzas de Defensa de Israel.
AFP
Un niño es testeado por coronavirus en un centro de pruebas para inmigrantes en Tel Aviv.

Combatiendo el coronavirus a través de una niebla de incertidumbre

Opinión. En la situación actual, es correcto expresar nuestras críticas y exigir información, pero no se puede poner al gobierno en la primera línea de la lucha contra la pandemia y al mismo tiempo cuestionar su autoridad.

Ben-Dror Yemini - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 22.07.20 , 12:49
Tenemos que admitir que Israel nunca antes había asistido a un período de tal incertidumbre. Consulte a diez médicos sobre la pandemia y obtendrá diez opiniones diferentes. ¿Cómo uno se contagia del virus? Solo en parte se sabe. ¿Dónde se producen la mayoría de los contagios? No hay más que un par de gráficos sobre la cuestión, pero el Ministerio de Salud afirma que el 67% de los pacientes con coronavirus lo contrajeron en casa.
Un niño es testeado por coronavirus en un centro de pruebas para inmigrantes en Tel Aviv. Un niño es testeado por coronavirus en un centro de pruebas para inmigrantes en Tel Aviv.
Un niño es testeado por coronavirus en un centro de pruebas para inmigrantes en Tel Aviv.
(AP)
¿Qué les pasa a quienes se recuperan? ¿Cuántos reportan efectos duraderos de la enfermedad? ¿Habían sido vacunados contra otras enfermedades en el pasado? Nada de esto está claro.
En un debate del comité de coronavirus de la Knesset la semana pasada, la presidenta del comité y miembro de la Knesset por el Likud, Yifat Shasha-Biton, expresó que el Ministerio de Salud no le brindaba los datos suficientes acerca de los contagios por coronavirus en piscinas y gimnasios públicos, antes de negarse a aprobar una orden del gobierno para cerrarlos.
Presidenta del Comité de Coronavirus de la Knesset, Yifat Shaha-Biton. Presidenta del Comité de Coronavirus de la Knesset, Yifat Shaha-Biton.
Presidenta del Comité de Coronavirus de la Knesset, Yifat Shaha-Biton.
(Canal de la Knesset)
Sus acciones provocaron la ofensiva del jefe de coalición y legislador colega del Likud, Miki Zohar. Y antes de que ese asunto estuviese superado, Zohar volvió al ataque el lunes, cuando se enfrentó con el ministro de Relaciones Exteriores, Israel Katz, también del partido Likud, al exigir una mayor compensación para los dueños de negocios.
“Es para tu primo que dirige un salón de eventos”, respondió Katz, lo que derivó en que Zohar llamará al primer ministro Benjamín Netanyahu, para que despidiera al ministro de finanzas. Queríamos un debate por parte de nuestros funcionarios electos y a cambio recibimos un ida y vuelta de insultos.
Ministro de finanzas, Israel Katz, y presidente de la coalición, miembro de la Knesset Miki Zohar. Ministro de finanzas, Israel Katz, y presidente de la coalición, miembro de la Knesset Miki Zohar.
Ministro de finanzas, Israel Katz, y presidente de la coalición, miembro de la Knesset Miki Zohar.
(Canal de la Knesset)
Mi corazón está con todos los reporteros que hacen el trabajo sagrado de intentar reunir la mayor cantidad de datos posible para brindar al público una imagen completa, a pesar de su falta de experiencia en el campo. Su tarea no es sencilla porque lo que hasta ayer fue verdad, puede no serlo hoy.
No olvidemos a aquellos que gritan a todo pulmón que el flagelo no es tan malo y que la cuarentena, el miedo y el aislamiento empeoran la situación en lugar de mejorarla.
A los reporteros se unen ahora expertos armados con gráficos y filminas incluso cuando los días pasan y este virus evasivo muestra una vez más su indiferencia a todas esas explicaciones. Claramente hay mucha desinformación en esta era de las redes sociales, pero el problema es que incluso los expertos parecen no ponerse de acuerdo.
Un profesor israelí presentó un informe muy convincente que explica que este virus no fue diseñado genéticamente, mientras que un premio Nobel francés afirmó de manera ferviente lo contrario. Por cada desacuerdo resuelto, surgen otros nuevos, cada uno con sus propios datos y expertos que se contradicen entre sí.
¿Y qué se sabe acerca de los medicamentos? El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recomendó la hidroxicloroquina, el antiguo medicamento contra la malaria. Israel se subió a la ola y compró 10 toneladas. ¿Funciona? Según parece, no.
Tabletas de hidroxicloroquina. Tabletas de hidroxicloroquina.
Tabletas de hidroxicloroquina.
(AP)
Días, semanas y meses pasaron y todavía nada parece seguro. De vez en cuando aparece una nueva cura mágica. ¿Vitamina D? Tal vez. ¿Una droga contra el colesterol que disuelve las grasas en los pulmones? Quizás. Algo entre toda esta lista de infinitas sugerencias tiene que funcionar, a menos que el virus sea capaz de burlar también la teoría de la probabilidad.
Esta es la diferencia entre lo que sugiere el gobierno y lo que la Knesset está dispuesto a aprobar. La demanda de datos de Shasha-Biton suena bien, pero no los hay, ni en Israel ni en ningún otro lugar del mundo.
Pleno de la Knesset. Pleno de la Knesset.
Pleno de la Knesset.
(Canal de la Knesset)
La cuarentena generalizada fue de utilidad, pero otros métodos podrían haber producido resultados similares sin generar tanto daño a la economía. En la situación actual, está bien expresar nuestras críticas y exigir información, pero no se puede poner al gobierno en la primera línea de la batalla contra el coronavirus y al mismo tiempo cuestionar su autoridad.
Si seguimos frustrando las decisiones del gobierno debido a la “falta de datos”, deberíamos oponernos a todas sus decisiones. Así que permítanme no entusiasmarme demasiado con esta pequeña “muestra de coraje” por parte de Shasha-Biton porque lidiar con este virus engañoso no es solo un caso más de supervisión de la Knesset por sobre las decisiones gubernamentales.
Reunión del Comité de Coronavirus de la Knesset. Reunión del Comité de Coronavirus de la Knesset.
Reunión del Comité de Coronavirus de la Knesset.
(Canal de la Knesset)
Sin autoridad, es difícil responsabilizar a alguien. En esta etapa de incertidumbre, la prueba y el error forman parte del panorama. Pero una cosa que no podemos ni debemos hacer es responsabilizar al gobierno mientras invalidamos sus decisiones.
Comentarios 0