Un funcionario palestino afirmó que el fin de la cooperación con Israel no es una "luz verde" para atacar objetivos israelíes en Judea y Samaria.
Ramallah anunció la renovación de los lazos con Israel.
EPA/Archivo
Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, junto a Benjamín Netanyahu.

Un pequeño paso hacia las conversaciones palestino-israelíes

Opinión. Sin un avance serio en el horizonte para resolver el conflicto, una renovación de los lazos entre Jerusalem y Ramallah tiene gran importancia para restaurar algo de orden en el atolladero de Oriente Medio.

Ben-Dror Yemini - Adaptado por Juan Martín Fernández |
Published: 21.11.20 , 15:17
Los seis meses en los que se cortaron los lazos entre Israel y la Autoridad Palestina (AP) pueden no haber resultado en una gran calamidad o un resurgimiento del terrorismo. Sin embargo, fueron una pesadilla para los funcionarios de seguridad israelíes.
El martes, Ramallah anunció la renovación de estos lazos, un punto brillante entre la miríada de problemas entre Jerusalem y los palestinos. Europa, como de costumbre, no hizo nada para ayudar a mejorar la situación y, en todo caso, la ha empeorado.
Abbas NetanyahuAbbas Netanyahu
Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, junto a Benjamín Netanyahu.
(Getty Images)
La Unión Europea y la mayoría de las naciones occidentales respaldan automáticamente la posición palestina, transfiriendo ayuda a sus organizaciones, que son en su mayoría hostiles a Israel. Estos gestos solo agregan más leña al fuego.
El continente europeo tiene un papel importante que desempeñar en la renovación de las conversaciones, aunque por lo general elige no aprovecharlo. No obstante, esta vez fue diferente, ya que la UE presionó a la Autoridad Palestina para que renovara los lazos con Jerusalem.
Bruselas también amenazó con recortar su ayuda económica, ya que Ramallah advirtió de un desastre económico inminente, pero aún se negó a aceptar los ingresos fiscales recaudados por Israel: equivalen, aproximadamente, a 750.000.000 de dólares.
El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, durante la reunión de la Liga Árabe en El Cairo, Egipto.El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, durante la reunión de la Liga Árabe en El Cairo, Egipto.
El presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, durante una reunión de la Liga Árabe en El Cairo, Egipto.
(Reuters)
Mahmoud Abbas, presidente palestino, había decidido castigar a su pueblo de esta forma por la insistencia de Israel en deducir de los ingresos la suma que la Autoridad Palestina entrega a las familias de terroristas encarcelados en Israel.
Pero la reanudación de estos vínculos es solo un pequeño paso. El conflicto con los palestinos sigue siendo una herida abierta para Israel, a pesar de sus nuevos acuerdos de normalización con los Emiratos Árabes Unidos, Bahrein y Sudán.
Este ya no es un conflicto entre palestinos e israelíes, ya que Ramallah ha logrado poner en su contra a varias naciones árabes sunitas moderadas. El apoyo de Abbas al antiguo dictador iraquí Saddam Hussein fue el primer insulto. No obstante, el mundo árabe trató de mantener la calma y continuar apoyando al pueblo palestino.
ErdoganErdogan
Erdogan hablando del conflicto entre palestinos e israelíes durante una intervención en la ONU.
(AFP)
En 2000, Bill Clinton, por aquel entonces presidente de los Estados Unidos, presentó sus parámetros para una solución al conflicto palestino. La mayoría de las naciones árabes lo apoyaron, pero nuevamente Ramallah se negó.
Cuando Irán, Turquía y los Hermandad Musulmana (organización islamista) se convirtieron en las principales amenazas para la estabilidad en el Medio Oriente, ¿con quién se alinearon los palestinos? Sí, el eje iraní-islamista-turco.
Entonces, la renovación de los lazos entre la Autoridad Palestina e Israel es una cura para un solo síntoma de una enfermedad que aún continúa prosperando.
Joe Biden y Mahmoud Abbas durante una visita del presidente electo estadounidense a Ramallah en 2016.Joe Biden y Mahmoud Abbas durante una visita del presidente electo estadounidense a Ramallah en 2016.
Joe Biden y Mahmoud Abbas durante una visita del demócrata a Ramallah en 2016.
Con el debido respeto al presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, y su futura administración, es poco probable que puedan presentar un esquema que sea aceptable para los palestinos. Cuando Biden fue vicepresidente de Barack Obama, el entonces secretario de Estado estadounidense, John Kerry, presentó a Ramallah una propuesta inmejorable. Y no hubo caso.
Dado que no se espera ningún avance en las conversaciones, los pequeños pasos como la renovación de los lazos son cruciales. Esto no le da carta blanca a Israel para hacer lo que le plazca en Cisjordania. Sin embargo, hasta que llegue un cambio real, ambas partes están obligadas a no empeorar la situación.
Comentarios 0