Ron Ben Yishai
Ron Ben Yishai.
Ynet
A través de las redes sociales, el liderazgo de Hamás en Gaza busca provocar una guerra religiosa.

Hamás quiere una guerra religiosa y su líder debe ser expulsado

Opinión. La actual ola de terrorismo es una estrategia del liderazgo de Hamás en Gaza. El objetivo: una guerra religiosa que debilite los vínculos de Israel con el mundo árabe. Egipto y Jordania deben entender que tal situación también les afectará a ellos. El rol clave de las redes sociales y las alternativas de Israel para solucionar el problema.

Ron Ben Yishai - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 06.05.22, 13:19
El atentado del jueves en Elad, así como toda la ola de terrorismo actual, es el resultado de una estrategia deliberada del liderazgo de Hamás, que desde antes del mes de Ramadán decidió iniciar una guerra religiosa que arrastre a las masas palestinas no solamente en Cisjordania, sino también en Israel, Líbano, Siria y tal vez en países más lejanos como Turquía y Egipto.
Se supone que el centro del problema otra vez es la mezquita de Al Aqsa. Pero a diferencia de escaladas anteriores, esta vez Hamás trata de no pagar el precio en la Franja de Gaza, en la que Yahya Sinwar es el responsable del bienestar de sus residentes.
Así como en 2001 el fósforo de la segunda intifada fue encendido por Yasser Arafat, 20 años después Sinwar intenta hacer lo mismo.
Todo incendio se inicia con una cerilla, pero la culpa es de la mano que la enciende y la acerca al combustible. Así como en 2001 el fósforo de la segunda intifada fue encendido por Yasser Arafat, 20 años después Sinwar intenta hacer lo mismo. Pero como no quiere que su población pague los daños, envía mensajes de incitación a la violencia en Judea y Samaria, mientras los líderes de Hamás están a salvo en Gaza o el Líbano.
Esta estrategia deliberada utiliza a la mezquita de Al Aqsa como símbolo religioso y a las redes sociales como herramienta para crear motivaciones asesinas. También se aprovecha de la falta de gobernabilidad de la Autoridad Palestina, así como de Israel entre la población beduina del sur, para provocar una ola de ataques terroristas utilizando las manos de otros asesinos. Sin asumir responsabilidades y sin invertir recursos.
4 צפייה בגלריה
Sinwar Hamás Gaza
Sinwar Hamás Gaza
A través de las redes sociales, el liderazgo de Hamás en Gaza busca provocar una guerra religiosa.
(TPS)
Sinwar y sus socios alimentan esta motivación asesina con la intención de que tarde o temprano las llamas lleguen a Egipto y Jordania, y de esa manera sabotear las nuevas relaciones que países árabes e Israel forjaron en los Acuerdos de Abraham. Demás está decirlo, esta estrategia es funcional a Irán y el liderazgo del régimen de los ayatolas.
Hasta ahora las fuerzas de seguridad de Israel trabajaron con bastante éxito para evitar la propagación de las llamas y que se incendien nuevos focos. Pero mientras Sinwar continúe incitando, la ola terrorista continuará. Entonces la conclusión es que el liderazgo de Hamás en Gaza debe pagar un precio doloroso para detener la ola de ataques.
Sinwar y sus socios alimentan esta motivación asesina con la intención de que tarde o temprano las llamas lleguen a Egipto y Jordania, y de esa manera sabotear las nuevas relaciones que países árabes e Israel forjaron en los Acuerdos de Abraham.
La agencia de inteligencia Shin Bet todavía no inventó un método para entrar en la cabeza de un joven palestino indignado, sin antecedentes de seguridad, que tiene armas disponibles en la cocina de su madre y evita difundir sus intenciones asesinas en las redes sociales porque sabe que Israel lo puede estar monitoreando. Por eso, más allá del esfuerzo por neutralizar las llamas, lo importante es cortar la mano que enciende la cerilla.
Por supuesto, un camino posible es tomar medidas que afecten a la economía de la Franja de Gaza: impedir que palestinos ingresen a trabajar en Israel, restringir a la industria pesquera o bloquear el ingreso de dinero qatarí. Pero la efectividad de estos medios es limitada ya que Egipto mantiene un paso abierto a Gaza, por el cual puede recibir todo lo esencial para los residentes del enclave.
4 צפייה בגלריה
Sinwar Hamás Gaza
Sinwar Hamás Gaza
Jóvenes palestinos arrojan piedras contra policías israelíes en el Monte del Templo.
(AFP)
A su vez, los egipcios están comprando las falsas afirmaciones de Hamás sobre el peligro que corre la mezquita de Al Aqsa, y no cooperan realmente con Israel para ejercer una presión real sobre Gaza. El gobierno jordano y el rey Abdullah también, temerosos de su supervivencia política, al menos en apariencia están creyendo las mentiras de Hamás y sus esfuerzos por apagar las llamas son pocos convincentes.
Hay que ser claros: en lugar de decir públicamente que Israel hace esfuerzos verdaderos por mantener la libertad de culto y el estatus quo en el Monte del Templo, los gobernantes de Egipto, Jordania y los emiratos del Golfo que mantienen vínculos con Jerusalem se prestan a la estrategia de la guerra religiosa liderada por Sinwar. Por eso la primera medida que debe aplicarse es que Sinwar y algunos de sus hombres sean expulsados físicamente de la arena o que Gaza pague un precio alto, tanto económico como en la destrucción de su infraestructura.
En lugar de decir públicamente que Israel hace esfuerzos verdaderos por mantener la libertad de culto y el estatus quo en el Monte del Templo, los gobernantes de Egipto, Jordania y los emiratos del Golfo se prestan a la estrategia de la guerra religiosa.
El líder de Hamás debe ser retirado de la escena no para castigarlo, sino para disuadir a quienes lo siguen en sus intentos de iniciar una guerra religiosa. El mensaje de incitación del último discurso de Sinwar, en el que llama a defender la mezquita de Al Aqsa incluso con hachas, es una verdadera línea roja para Israel. Es bastante evidente que existe una conexión directa entre ese discurso y el atentado de anoche en Elad. Sus palabras son más peligrosas que los globos incendiarios o los cohetes que se disparan desde Gaza contra el territorio israelí.
Con el objetivo de que el liderazgo de Hamás sea afectado, incluso una guerra en Gaza es un precio deseable de pagar en comparación a una guerra religiosa total en Medio Oriente entre el islam y el judaísmo.
4 צפייה בגלריה
Sinwar Hamas Gaza
Sinwar Hamas Gaza
Yahya Sinwar, líder de Hamás en Gaza, llamó a defender la mezquita de Al Aqsa "incluso con hachas".
(AP)
Esa es una posibilidad. Otro camino es movilizar todos los recursos de influencia israelí para convencer a los gobernantes de Egipto y Jordania de que la guerra religiosa que impulsa Sinwar podría perjudicar también a sus países, y que además se basa en falsedades. Es necesario permitir que representantes egipcios y jordanos visiten el Monte del Templo y vean con sus propios ojos quién enciende el fuego y qué está haciendo Israel para evitar la profanación de lugares sagrados para musulmanes y judíos.
También se debe evitar que musulmanes y judíos arrojen piedras y pirotecnia en el Monte del Templo, ya sea a través de la cooperación del Waqf islámico o impidiendo que jóvenes ingresen a la mezquita de Al Aqsa en horarios en que no se realizan oraciones religiosas. No pretendo decirle a la policía o al Shin Bet lo que deben hacer, pero la presencia masiva de fuerzas de seguridad en áreas sensibles precisa de medidas adicionales.
No es necesario esperar a que Google, Twitter o Meta hagan el trabajo por nosotros. Las guerras están cambiando e Israel debe demostrar que toma decisiones acordes a los nuevos tiempos.
Entre esas medidas, una importante es ejercer una influencia en las redes sociales que neutralice a la incitación de Sinwar. No es necesario ser un ciberguerrero que irrumpa en las redes en cuanto aparecen mensajes de incitación a la violencia. No es necesario esperar a que Google, Twitter o Meta hagan el trabajo por nosotros. Las guerras están cambiando e Israel, a pesar de su inestabilidad política, debe demostrar que toma decisiones acordes a los nuevos tiempos.
La política interna no es un problema sencillo para Bennett, Gantz y Lapid: el partido árabe Raam amenaza con retirarse de la coalición y el gobierno se vuelve frágil. Pero la experiencia demuestra que primero hay que protegerse y después preocuparse por las consecuencias políticas. El votante israelí ya demostró que sabe trascender las rivalidades políticas cuando se trata de nuestra seguridad nacional.
4 צפייה בגלריה
Egipto Jordania
Egipto Jordania
Jordania y Egipto deben ver los esfuerzos israelíes para mantener la seguridad en los sitios sagrados musulmanes.
(Ynet)

Comentarios 0