Ofer Shelah
Ofer Shelah.
Omer Messinger
Un oficial de la Guardia Revolucionaria iraní fue asesinado en Teherán.

La arrogancia de Israel empuja a Irán hacia la bomba nuclear

Opinión. La estrechez de mirada y la adicción al uso de la fuerza no paralizarán los planes nucleares, sino que convencerán a Irán de que necesita armas nucleares para protegerse.

Ofer Shelah - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 25.05.22, 19:21
Si un día, Dios no lo quiera, Irán obtiene una bomba nuclear, Israel tendrá que mirar hacia atrás y reflexionar sobre un comportamiento que ayudó a convertir a una amenaza existencial en una pesadilla.
La amenaza iraní, que las mentes más brillantes del mundo moderno se dispusieron a analizar limpias de intereses propios, se convirtió en la “Marcha de la Locura” de Israel. Este término fue acuñado por la historiadora estadounidense Barbara Tuchman, que define a esa locura como “la búsqueda de políticas contrarias a los propios intereses de un gobierno, a pesar de la disponibilidad de alternativas factibles”.
Un buen ejemplo de ello es el acuerdo nuclear entre Irán y Occidente, del cual el expresidente estadounidense Donald Trump se retiró en 2018, bajo la incitación de Israel. La disolución del acuerdo permitió a Irán aumentar su enriquecimiento de materiales necesarios para la obtención de armas nucleares.
2 צפייה בגלריה
Oficial Irán
Oficial Irán
Un oficial de la Guardia Revolucionaria iraní fue asesinado en Teherán.
(Ynet)
Nadie con algo de sentido común puede pensar que un acuerdo nuclear, por problemático que sea, no sea preferible a la situación actual. Un acuerdo puede poner obstáculos al enriquecimiento iraní, supone renovar la supervisión internacional y, lo más importante, habilita la posibilidad de que Irán se plantee la conveniencia de seguir adelante con la fabricación de una bomba atómica. Sin embargo el actual gobierno israelí, al igual que el último, sigue luchando contra el acuerdo nuclear.
La campaña de Israel contra Irán pasó de ser una herramienta a un objetivo en sí mismo. No hace mucho tiempo se reportaron ataques cibernéticos a estaciones de servicio iraníes cuyo objetivo, supuestamente, fue paralizar a las clases altas iraníes con la esperanza de que presionen al régimen de Teherán. En algún otro contexto podría llamarse terror, y en todos los contextos posibles es una locura.
La raíz del problema está en la fijación israelí en el uso de la fuerza como única manera de lograr objetivos políticos. Esta mentalidad es ejemplificada por Moshe Yaalon, ex Jefe de Estado Mayor de las FDI, quien prometió “llevar al régimen iraní a un punto en el que tendrá que decidir entre una bomba nuclear y su supervivencia”.
2 צפייה בגלריה
Planta Nuclear Irán
Planta Nuclear Irán
Planta Nuclear en Irán.
(AP)
Irán es un país grande e influyente, con una historia larga y compleja, y defiende una visión de convertirse en una potencia regional. Israel no podrá ponerlo de rodillas ni aplastar sus planes nucleares mediante costosas operaciones militares. No hay discusión sobre el peligro que implica que Irán obtenga una bomba nuclear y se debe hacer todo lo posible para evitarlo, pero no se puede lograr utilizando esencialmente el terror.
Irán limita con Pakistán, una potencia nuclear sunita, y con una superpotencia regional sunita como Turquía. Mantiene intereses comunes con Rusia y lidia con rivalidades regionales profundamente arraigadas. Un enemigo de este tipo debe ser enfrentado con serenidad, a través de una campaña bien pensada y generalizada, cuyo objetivo sea distanciar al régimen de la decisión de lograr una bomba nuclear.
La historia nos enseñó que los países que se proponen conseguir armas nucleares, finalmente lo logran. Da la impresión de que Irán todavía no tomó una decisión final sobre si realmente quiere llegar a ese punto. Pero la táctica de aplicar más fuerza solo hace que Israel esté cada vez más desconectado del proceso de negociación entre Irán y las potencias mundiales. De hecho, este tipo de política podría empujar a Teherán en dirección a una decisión desfavorable. No es la primera vez que Israel toma el camino de la locura, pero esta vez podría tener consecuencias perjudiciales e irreversibles.
*Ofer Shelah fue parlamentario israelí por el partido Yesh Atid entre 2013 y 2020.
Comentarios 0