Los partidos políticos se preparan para unas nuevas elecciones.
Los partidos políticos se preparan para unas nuevas elecciones.
Ynet
Cartel de la campaña electoral de Yair Lapid.

Pese a la fatiga entre los votantes, la participación será "crítica" en las próximas elecciones

Análisis. Los expertos afirman que, aunque es probable que los israelíes acudan a las urnas el 1 de noviembre, están cansados de hablar de las elecciones, de quién formará el gobierno y de promesas de los legisladores que rara vez se cumplen.

The Media Line |
Published: 28.10.22, 14:01
Cuando los israelíes acudan a las urnas el 1 de noviembre, serán las quintas elecciones en las que se les pide el voto en menos de cuatro años.
Según el Comité Electoral Central, casi el 68% de los israelíes votó en abril de 2019, la primera de la serie de elecciones anticipadas que se celebraron en los últimos 4 años. En las dos siguientes rondas -septiembre de 2019 y marzo de 2020-, la participación de los votantes aumentó, alcanzando un máximo del 71%. De cara al 1 de noviembre, no está claro cuál será la participación.
6 צפייה בגלריה
Cartel de la campaña electoral de Yair Lapid.
Cartel de la campaña electoral de Yair Lapid.
Cartel de la campaña electoral de Yair Lapid.
(AP)
Después de tantas elecciones, los israelíes pueden expresar su consternación con la inestabilidad política simplemente no apareciendo. Por otro lado, acudieron a las elecciones anteriores a pesar de su frecuencia.
"En cada una de las elecciones pasadas, estábamos preparados para ver un descenso significativo en la participación de los votantes y esto no sucedió", comentó el Dr. Liron Lavi, profesor adjunto del Departamento de Estudios Políticos de la Universidad de Bar-Ilan. "Los israelíes van a votar. Lo ven como parte de su deber cívico en una democracia, desconectado de la incapacidad de los políticos para hacer que las cosas funcionen después y salir de este punto muerto", agregó.
El voto en Israel no es obligatorio, pero el día de las elecciones es una fiesta nacional destinada a animar a la gente a votar.
Si se mantiene el estancamiento que caracterizó a las anteriores elecciones, existe la posibilidad de que el país se dirija a unas sextas elecciones en los próximos meses. Los sondeos muestran que los dos principales bloques políticos de Israel están empatados, y que a cada bloque le faltan unos pocos mandatos para poder formar gobierno.
La falta de movimiento en las encuestas refleja la creciente fragmentación de la sociedad israelí. Esto podría ser lo que está detrás de la participación relativamente constante de los votantes, a pesar de las frecuentes elecciones.
6 צפייה בגלריה
Un desfile en Tel Aviv para promover el voto por Benjamin Netanyahu.
Un desfile en Tel Aviv para promover el voto por Benjamin Netanyahu.
Un desfile en Tel Aviv para promover el voto por Benjamin Netanyahu.
(Moti Kimchi)
"La polarización es una de las grandes tendencias políticas que presenciamos en los últimos años en todo el mundo", explicó Lavi. "La gente está fortificada en sus bandos políticos. Esto realmente motiva a la gente a actuar, a votar. El hecho de que la gente vote en función de su identidad compensa su cansancio del sistema político", remarcó.
"El cansancio se ve en la poca disposición de la gente a hablar de las elecciones, de quién formará gobierno y de las promesas de los políticos. La gente está cansada de hablar de esto", manifestó.
Los mítines y las manifestaciones son poco frecuentes en este quinto ciclo electoral, mientras que los carteles electorales fueron sustituidos por debates en línea.
"Todas las últimas campañas trataban más de la identidad del país y menos de la política", sostuvo el Dr. Assaf Shapira, director del Programa de Reforma Política del Instituto de la Democracia de Israel. "Es entre los que quieren un estado democrático más liberal y los que quieren una democracia más étnica y estrecha", sumó.
Uno de los factores críticos en las próximas elecciones será la participación de los votantes árabes israelíes. Aunque constituyen aproximadamente el 20% de la población del país, más de la mitad de los que tienen derecho a votar no suelen hacerlo.
Dado que las elecciones van a estar determinadas por un pequeño número de mandatos, cualquier cambio en los niveles de participación podría tener un impacto crítico.
6 צפייה בגלריה
Carteles de campaña de un partido árabe israelí.
Carteles de campaña de un partido árabe israelí.
Carteles de campaña de un partido árabe israelí.
(Moti Kimchi)
El bloque derechista, liderado por el líder del partido Likud y ex primer ministro Benjamín Netanyahu, espera una baja participación del sector árabe. Según un informe del Canal 12 de noticias de Israel, el Likud es el que más dinero invirtió en la campaña en árabe, en comparación con otros partidos políticos, incluidos los árabes.
El éxito de su bloque, ya sea bajando la participación electoral o haciendo que los votantes árabes no voten a los partidos que buscan representarlos, podría dar a los partidos de derecha los 61 votos necesarios en el parlamento de 120 escaños.
El actual gobierno saliente contó con la histórica y polémica participación del partido Lista Árabe Unida-Raam en la coalición. Para muchos, la inclusión de un partido árabe en el gobierno fue un experimento exitoso. Para los críticos, fue una fuente de oposición constante.
"La derecha lo utilizó como medio para legitimar la presencia árabe en una coalición", explicó Shapira, "Antes de eso, el propio Netanyahu negoció con Raam", recordó.
Cuando se le consulta por la participación de los partidos árabes en el próximo gobierno, el actual primer ministro, Yair Lapid, tiende a evitar la pregunta. Los partidos de derechas lo descartan como parte de sus promesas de campaña. El discurso público y político que excluye a los representantes de una parte tan importante de la población aleja a muchos votantes árabes de formar parte del juego.
6 צפייה בגלריה
Urna electoral.
Urna electoral.
Urna electoral.
(Naftali Shavelson)
"La deslegitimación por parte de la derecha disminuye la participación de los votantes árabes porque señala que no son percibidos como un actor político legítimo", añadió Shapira.
"En el pasado, vimos la baja participación como un tipo diferente de participación entre los árabes", planteó Lavi. "Es una forma activa de hacer una declaración sobre la falta de eficacia de su participación en el sistema. Al no votar, están creando influencia", sumó.
Para complicar aún más las cosas, los partidos árabes se dividieron y se presentarán por separado. Esto es diferente a las elecciones anteriores, en las que la mayoría de ellos se unieron. Muchos votantes árabes están decepcionados por el hecho de que sus representantes no hayan podido dejar de lado sus diferencias para presentarse juntos y, probablemente, obtener una mayor influencia.
"Cuantos más partidos árabes, menos votan los árabes", confesó Shapira, "Los votantes ven la división como si los políticos favorecieran intereses políticos estrechos en lugar de la representación del público árabe", agregó.
Los sondeos muestran que uno de los partidos árabes no superará el umbral del 3,25% necesario para entrar en el parlamento, lo que probablemente juega a favor del bloque de derecha.
6 צפייה בגלריה
Los partidos políticos se preparan para unas nuevas elecciones.
Los partidos políticos se preparan para unas nuevas elecciones.
Los partidos políticos se preparan para unas nuevas elecciones.
(Ynet)
A pesar de un año de descanso de las elecciones, la campaña actual vuelve a girar en torno a Netanyahu y su capacidad para dirigir el país.
Después de más de un año en la oposición tras una década en el poder, Netanyahu puede tener más facilidad para llevar a sus partidarios a las urnas la próxima semana. En las últimas elecciones, hubo un ligero descenso de la participación en zonas periféricas tradicionalmente alineadas con el Likud.
"Desde la oposición, es más fácil movilizar a los votantes", manifestó Shapira, "pero es difícil prever un aumento importante".
Las posibilidades de unas sextas elecciones en los próximos meses no son escasas. Para los votantes, evitar ese escenario podría ser una razón para votar. También podría tener el efecto contrario: la gente podría saltarse las urnas y disfrutar de un día libre sin la molestia de votar.
Una encuesta de IDI tras el anuncio de las últimas elecciones anticipadas reveló que sólo la mitad de los israelíes cree que las elecciones darán lugar a la formación de un gobierno estable. Aun así, es probable que la participación no fluctúe mucho.
6 צפייה בגלריה
El líder del Likud, Benjamin Netanyahu, presenta su programa económico de cara a las elecciones de noviembre.
El líder del Likud, Benjamin Netanyahu, presenta su programa económico de cara a las elecciones de noviembre.
El líder del Likud, Benjamin Netanyahu, presenta su programa económico de cara a las elecciones de noviembre.
(Facebook)
"A lo largo de repetidas elecciones, los israelíes recibieron un curso intensivo de política. Entienden la diferencia entre los resultados de las elecciones y las negociaciones de la coalición al día siguiente", comentó Lavi.
Los israelíes votan, pero tienen pocas expectativas en sus políticos.
"Cuando la carrera es reñida, hay menos fatiga del votante", dijo Shapira. "Todos saben que cada voto cuenta", cerró.
Comentarios 0