Ben Dror Yemini
Ben Dror Yemini.
Ynet
Estancamiento político en el conflicto israelí-palestino.

El estancamiento político es un atentado gradual

Opinión. Israel no impulsa un proceso de paz con los palestinos desde 2008. Mientras tanto, la radicalización crece a ambos lados del conflicto.

Dror Ben Yemini - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 02.08.22, 17:39
La ola de atentados con cuchillo entre 2015 y 2016 se cobró la vida de 47 israelíes. La seguidilla de ataques terroristas en marzo de este año costó 19 vidas. Los disturbios en la zona de la Puerta de Nablus de Jerusalem se renuevan cada año. A pesar de todo, a pesar del operativo Tzuk Eitan en 2015 y Guardián de los Muros en 2021, estamos ante una década relativamente tranquila.
El número de muertes durante la última década, tanto israelíes como palestinas, es mucho menor respecto a la década anterior que comenzó con la segunda intifada. Son años tan tranquilos que algunos piensan que tal vez encontramos la fórmula. El conflicto está “gestionado”: una pequeña ola de terrorismo por aquí, unas piedras que se lanzan por allá… Pareciera que se puede vivir con eso y no hay necesidad de un proceso político.
Pero el tiempo pasa y el problema palestino no desaparece. ¿Qué hizo Israel al respecto? Desde la propuesta de Ehud Olmert en 2008 no hubo ninguna iniciativa israelí. Es cierto que en 2014 se trataron dos propuestas en una ronda de conversaciones mediadas por el Secretario de Estado estadounidense John Kerry, pero no pasó nada. Como los palestinos se negaron, para muchos israelíes este conflicto pasa a ser responsabilidad de ellos. Son los culpables, son los reacios. De hecho esto es cierto, ¿pero cómo seguimos?
2 צפייה בגלריה
Israel Palestina
Israel Palestina
Estancamiento político en el conflicto israelí-palestino.
(Ynet)
No soy un profeta, y las profecías sobre estos temas se suelen chocar con la realidad. Pero el estado de complacencia en el que entramos, y al que lentamente nos volvemos adictos, podría ser el desastre israelí. El viernes pasado se publicó una encuesta que reveló que entre los votantes israelíes hasta 25 años existe una marcada intención de voto hacia la derecha. Según el relevamiento el bloque de partidos que lidera Netanyahu obtendría 71 de las 120 bancas del parlamento. Se puede estimar que en la escuela secundaria las tendencias derechistas serían mucho más pronunciadas.
Deberíamos pensar en los jóvenes palestinos de esa misma edad. Las FDI están en guerra con ellos. Casi todas las noches hay incursiones militares en Jenin. Miles de estos jóvenes poseen armas ilegales. El poder de control de la Autoridad Palestina es débil. Sería delirante pensar que estos jóvenes se conformarán con enfrentamientos nocturnos con las FDI en sus campos de refugiados. No está claro si sucederá en un mes o un año, pero la próxima intifada está en camino. Puede ser que la dirección de la Autoridad Palestina no quiera, o que los palestinos adultos sepan que nada bueno saldrá de otra ola de violencia. Pero los jóvenes en Naplusa, Hebrón y Jenín están sumergidos en odio.
La generación palestina anterior fracasó en su intento de un Estado porque insistieron en un “derecho al retorno”, algo que hasta el partido de izquierda Meretz rechazó rotundamente. Pero esta generación no quiere un Estado: quiere combatir. Es más extrema y religiosa, y víctima de un lavado de cerebro alimentado por el odio. Las escuelas de la Autoridad Palestina y la UNRWA no hicieron nada por promover un futuro de paz. Más bien al contrario: fomentaron un odio que finalmente un día los consumirá también a ellos.
2 צפייה בגלריה
Abbas Olmert
Abbas Olmert
Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina; y Ehud Olmert, primer ministro de Israel entre 2006 y 2009.
(AFP)
¿Qué hicimos en Israel durante estos años de relativo silencio? Nada. Es cierto que sabemos de antemano que los palestinos rechazarán cualquier oferta, ¿pero esa es una razón para “sentarse y no hacer”? También es cierto que la educación palestina contiene demasiada incitación a la violencia. La Unión Europea congeló los fondos de ayuda para la educación palestina, pero los libros de textos no cambiaron porque la incitación es más importante que la comida. Hasta que la UE se rindió y transfirió el dinero hace algunas semanas. Israel no hizo nada al respecto.
No hace falta identificarse con la izquierda para saber que el estancamiento político juega en contra de Israel. Está creciendo una generación mucho más hostil y se radicaliza el sector árabe israelí. ¿Qué más debe suceder para que los israelíes entendamos que el punto muerto es, como mínimo, un atentado gradual?
El estancamiento político es una buena noticia para los que quieren un estado binacional sin separación, para Hamás y para el movimiento antiisraelí BDS. Pero es malo para los israelíes que quieren un estado judío y democrático. Después de esto vendrá la intifada y en los disturbios no participarán 6 mil árabes israelíes, sino 60 mil. Es una minoría, la mayoría de los árabes se opone a la violencia, pero desencadenará un conflicto que nadie tiene idea cómo controlar.
Comentarios 0