El líder de la oposición Benjamin Netanyahu.
El líder de la oposición Benjamin Netanyahu.
Yoav Dudkevitch
El primer ministro Naftali Bennett y el ministro de Relaciones Exteriores Yair Lapid.

¿Qué empujó a Bennett a disolver la Knesset y qué sucederá después?

Análisis: El primer ministro entendió que no hay una acción evasiva legal para superar el fracaso en la aprobación del polémico proyecto de ley de Cisjordania y optó por disolver la coalición.

Morán Azulay - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 20.06.22, 19:25
El viernes por la noche, cuando dijo a todos que todavía estaba haciendo un gran esfuerzo para estabilizar la destartalada coalición y mantener el gobierno a flote, el primer ministro Naftali Bennett ya había tomado la decisión de disolver la Knesset y pasar el cargo de primer ministro al ministro de Relaciones Exteriores y primer ministro suplente, Yair Lapid.
Tomó una decisión después de una conversación con la fiscal general Gali Baharav Miyara, durante la cual intentó comprender la maniobrabilidad de la coalición. Examinar si el polémico proyecto de ley de Cisjordania, que extiende la autoridad de Israel sobre los asentamientos, podría implementarse a pesar de no haber sido aprobado por la Knesset.
4 צפייה בגלריה
El primer ministro Naftali Bennett y el ministro de Relaciones Exteriores Yair Lapid.
El primer ministro Naftali Bennett y el ministro de Relaciones Exteriores Yair Lapid.
El primer ministro Naftali Bennett y el ministro de Relaciones Exteriores Yair Lapid.
(Alex Kolomoisky)
El fracaso de la coalición para aprobar el proyecto de ley en el parlamento fue un golpe para el gobierno, que quedó dividido después de la dramática votación.
La fiscal general le dejó en claro a Bennett que no hay ninguna acción evasiva legal para superar la falta de aprobación de la legislación. La única forma de extender las regulaciones sin una mayoría en la Knesset es disolver el gobierno antes de finales de junio, lo que resultará en una extensión automática del proyecto de ley.
Una vez que Bennett terminó la conversación con la fiscal general, su siguiente llamada fue a su esposa Gilat. En esa llamada telefónica le confió que ya no puede permanecer como primer ministro, y en lugar de ver a su gobierno ser humillado una y otra vez preferiría ponerle fin por sí mismo.
Además del proyecto de ley de Cisjordania, hubo un ultimátum del diputado Nir Orbach, del partido Yamina de Bennett, quien dijo que no votaría con la coalición hasta que se extiendan las controvertidas regulaciones de emergencia. Algunos podrían argumentar que Orbach llevó a Bennett a un lugar sin retorno.
4 צפייה בגלריה
Nir Orbach
Nir Orbach
Nir Orbach, de Yamina. Su ultimátum le dio el último empujón al gobierno de la coalición.
(Dani Shem Tov)
Se dice que Bennett tomó la decisión solo, aislándose de la mayoría de sus asesores. Y nadie en la arena política, incluido su compañero de coalición Lapid, sabía nada al respecto.
El lunes, después de la reunión de la Knesset, muchos socios de la coalición mostraban signos de optimismo sobre las posibilidades de supervivencia del gobierno. Lapid hizo un discurso sobre cómo "aquellos a quienes les resulta difícil pueden renunciar e irse a casa", mientras que el ministro de Finanzas, Avigdor Liberman, enumeró las razones por las que el gobierno debería continuar su existencia, todos sin darse cuenta de la dramática decisión de Bennett.
Cuando el primer ministro finalmente llamó a Lapid para contarle la noticia, el ministro de Relaciones Exteriores trató de averiguar si la decisión era definitiva, sólo para darse cuenta de que Bennett quiere pasarle el manto en un intento de corregir la opinión pública del sistema político después de años de violaciones poco éticas de varios acuerdos.
La medida también está destinada a servir como una excavación en el líder de la oposición Benjamin Netanyahu, quien ha incumplido un acuerdo de reparto de poder con el ministro de Defensa, Benny Gantz, lo que llevó al colapso del gobierno anterior encabezado por el líder del Likud.
4 צפייה בגלריה
El ministro de Defensa, Benny Gantz, junto al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en la Knesset.
El ministro de Defensa, Benny Gantz, junto al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en la Knesset.
Gantz y Netanyahu encabezaron el anterior gobierno de coalición, que fracasó antes de que asumiera el ministro de Defensa.
(Prensa Knesset)
Bennett y Lapid acordaron que el actual primer ministro no será relegado a la posición de ministro del Interior, sino que se convertirá en el primer ministro suplente.
Tras la decisión de disolver el gobierno, muchos funcionarios estimaron que Bennett anunciará su retiro de la vida política y no se presentará a las próximas elecciones. Pero fuentes cercanas a él dejaron en claro que no tiene tal intención.
Todo el asunto ocurrió mientras la aliada política de Bennett, la ministra del Interior, Ayelet Shaked, se encuentra de visita oficial en Marruecos, donde fue informada de la dramática medida. El presidente de Nueva Esperanza y ministro de Justicia, Gideon Saar, tampoco estaba presente en la Knesset en el momento del anuncio oficial.
Sin embargo, sólo el tiempo dirá si la transferencia clandestina y honorable del escaño de primer ministro dará sus frutos para Bennett en los colegios electorales.
4 צפייה בגלריה
Gideon Sa'ar, Ayelet Shakek y Naftali Bennett.
Gideon Sa'ar, Ayelet Shakek y Naftali Bennett.
Gideon Sa'ar, Ayelet Shakek y Naftali Bennett.
(Alex Kolomoisky, Dana Kopel, Yoav Dudkevitch)
En las próximas elecciones, se dice que Bennett se postulará como jefe del partido Yamina una vez más, pero según las estimaciones no son grandes sus probabilidades de pasar el umbral electoral. Como resultado, Bennett probablemente formará una alianza política con el presidente de Azul y Blanco y ministro de Defensa, Benny Gantz, así como con Nueva Esperanza de Saar.
Lapid, por su parte, probablemente intentará posicionar a su partido Yesh Atid como el líder del bloque de centroizquierda, incluso si se produce a expensas de sus actuales socios de coalición: el Partido Laborista y Meretz. Durante mucho tiempo Lapid ha estado aconsejando cambiar al modelo estadounidense del sistema de votación bipartidista, prediciendo que de esa manera un bloque de centroizquierda tendría una mayor oportunidad de formar gobierno.
En el lado derecho del mapa político, se está gestando una batalla interna. Incluso antes del dramático anuncio, surgieron preocupaciones entre los partidos haredi sobre el diputado de extrema derecha Itamar Ben-Gvir. Su agenda política está ganando popularidad entre los jóvenes haredi, lo que lo convierte en un jugador clave en la campaña electoral.
En el partido Likud, donde se espera que las primarias se celebren pronto, la tarea principal es torpedear la iniciativa para reducir el umbral electoral antes de la disolución de la Knesset. El Likud teme que tal movimiento pueda dividir al bloque de derecha, así como a los partidos haredi y ultraortodoxos, e incluso conducir a la creación de nuevas facciones políticas.
Comentarios 0