Amihai Attali
Amihai Attali.
Captura
Naftalí Bennett, primer ministro de Israel.

La coalición se desmorona y Bennett sigue atado al trono

Opinión. Los años en las FDI y como empresario de alta tecnología convirtieron al primer ministro israelí en un estratega político. Pero su sueño de liderar al país se hunde en un pantano.

Amichai Attali - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 17.06.22, 09:02
Las mejores horas de la carrera política del primer ministro Naftalí Bennett siempre presentaron eventos extremos y maniobras sorpresivas. Este hombre, curtido en una unidad de comando superior del ejército y luego en una empresa start up, funciona mejor durante los momentos de presión para la toma de decisiones cruciales.
Su máxima hazaña política sin dudas fue convertirse en primer ministro de Israel, el pico de las aspiraciones de todo político, liderando un partido junto a otros escasos 6 miembros en el parlamento. Pero antes también se vieron brillar estos atributos: en 2016, cuando el entonces primer ministro Benjamín Netanyahu lideró un gobierno de apenas 61 parlamentarios, Bennett impuso su presión y lo obligó a expandir los poderes de los miembros del gabinete.
2 צפייה בגלריה
Bennett Knesset
Bennett Knesset
Naftalí Bennett, primer ministro de Israel.
(Amit Shavi)
En 2018 formó el partido Nueva Derecha, una operación que tomó por sorpresa a todos sus aliados. Unos meses después de quedarse afuera de la Knesset por no lograr el mínimo de votos necesarios, forzó a Netanyahu a nombrarlo ministro de Defensa de su gobierno.
El denominador común de estos eventos es la interminable batalla de poder entre Bennett y Netanyahu. Y la historia demuestra que Bennett siempre lo aventajó, reinventándose e influyendo de acuerdo a sus intenciones. Pero ahora el desafío es diferente: Bennett está acostumbrado a maniobrar como un ninja, y hoy está bajo artillería pesada.
Los partidos árabes no lo apoyan, el parlamentario Michael Biton del partido Kajol Labán exige reformas en el transporte y hasta en su propio partido lo erosionan: Amichai Chikli e Idit Silman abandonaron la coalición, mientras que la permanencia de Nir Orbach está suspendida y pende de un hilo. De acuerdo a todas las estimaciones, la disolución de la Knesset y la convocatoria a elecciones está a la vuelta de la esquina.
2 צפייה בגלריה
Bennett Netanyahu
Bennett Netanyahu
La política israelí, inmersa nuevamente en una lucha de poder entre Bennett y Netanyahu.
(Alex Kolomvisky)
Esta situación no se corresponde con el Bennett que alguna vez conocimos. No estamos acostumbrados a verlo sentado en la línea de fuego, recibiendo el calor de las armas de Netanyahu. Todo parece estar fuera de su alcance en esta crisis política. Mirando su ADN se puede suponer que está tramando un plan extraordinario, pero no necesariamente se puede confiar en los antecedentes para sacar conclusiones sobre la actualidad. Esta vez Bennett tiene mucho menos margen de maniobra de lo que está acostumbrado.
Cada segundo que pasa se erosiona su posición política. Esto demuestra que las acrobacias y las maniobras de ninja pueden ayudarlo a alcanzar el cargo de primer ministro, pero que una vez cumplido ese objetivo la ausencia de un verdadero poder político lo hace hundirse en un pantano.
Comentarios 0