Shany Peleg, cofundador y director de operaciones de Willa.
Shany Peleg, cofundador y director de operaciones de Willa.
Willa
Los hipsters mayores visitan la ciudad.

Una startup israelí promete cambiar el modo de vida de los adultos mayores

Si algo puso de manifiesto la pandemia, son los peligros de la soledad. Con sus hijos ya fuera de la casa, las personas de 55 años y más edad tienen el tiempo, el dinero y el deseo de permitirse un cambio de ritmo.

Calcalist - Adaptado por Mark Mysler |
Published: 05.07.20 , 18:02
La pandemia de coronavirus, cuyo número de muertos esta semana cruzó la marca de medio millón, atacó un mundo que sufre de una grave condición preexistente: la soledad. La causa subyacente puede no ser tan fácil de medir, pero puede ser aún más mortal, e indudablemente tiene un impacto profundo en la experiencia diaria de sus víctimas. Una startup israelí dice tener una cura para la epidemia de aislamiento y está adaptada a la edad demográfica que más sufre, los adultos cuyos hijos han abandonado el nido.
Willa es parte de la revolución que se hizo famosa por marcas como WeWork, Uber y Airbnb, la idea de que hay poder en los números y que a menudo es preferible compartir. Pero mientras que la mayoría de las compañías en la esfera buscan a los primeros en adoptar la plataforma en forma de veinteañeros que marcan tendencia, Willa apuntó a una demográfica aún más moderna.
Los hipsters mayores visitan la ciudad. Los hipsters mayores visitan la ciudad.
Los hipsters mayores visitan la ciudad.
(Shutterstock)
La compañía israelí que se fundó el año pasado ofrece una solución novedosa de vida compartida para personas de 55 a 75 años, que están muy sintonizadas, tienen ingresos disponibles y no quieren pasar su adultez solos en los suburbios.
Los hipsters vienen en todas las edades.
“Dado que no encajan en ninguno de los grupos conocidos como Baby Boomers, Generation-X o Millenials, nos referimos a ellos como midlifers, o 'empty-nesters', o W-Generation, donde W representa sabiduría ", dijo Asaf Engel, cofundador y CEO de Willa en una entrevista en la oficina de la compañía en el centro de innovación abierta SOSA de Tel Aviv. “Estas son personas que están bien establecidas en sus carreras, o profesionales independientes de primer nivel o recientemente jubilados, cuyos hijos son mayores o pueden no haber tenido hijos en absoluto. Quieren estar en un entorno urbano, con personas a su alrededor y la capacidad de perseguir sus intereses al alcance de la mano”.
Asaf Engel, cofundador y CEO de Willa. Asaf Engel, cofundador y CEO de Willa.
Asaf Engel, cofundador y CEO de Willa.
(Efrat Mazor)
Willa abrirá su primer edificio en el corazón de Oporto a principios de 2021. El edificio de 3.300 metros cuadrados albergará 40 apartamentos de lujo completamente amueblados, con un tercio de su espacio destinado a fines compartidos y comerciales. Willa otorga gran importancia a la creación de una comunidad para sus residentes, razonando que las personas no eligen vivir en el centro de la ciudad para poder estar solos.
“Cada edificio de Willa estará compuesto por un espacio residencial, que nuestros clientes pueden hacer suyo, y nuestros espacios compartidos que incluyen instalaciones recreativas y educativas, un club de salud, un centro de bienestar, un espacio de oficina con computadoras y equipos de grabación, y jardines compartidos", dijo el cofundador y director de operaciones Shany Peleg. Willa no proporcionará servicios médicos ni habilitará la asistencia a domicilio. "Si bien ponemos énfasis en la vida saludable y la atención preventiva, no estamos en el negocio de la salud y nuestro público objetivo no son las personas que requieren este tratamiento", agregó Peleg.
“Una de las cosas que sabemos que contribuye a un estilo de vida saludable y activo son las relaciones intergeneracionales. Nuestros espacios comerciales y compartidos darán la bienvenida a la comunidad en general para ser parte de la vida en Willa ”, explicó Peleg. "Ya sea nuestra cafetería, nuestras clases o nuestro centro de salud, queremos acercar la ciudad a nuestras instalaciones y ofrecerles descuentos y servicios atractivos para asegurarnos de que quieran ser parte de la experiencia de Willa".
Un bosquejo del edificio de Willa en Oporto. Un bosquejo del edificio de Willa en Oporto.
Un bosquejo del edificio de Willa en Oporto.
(Willa)
Dado que los residentes son expertos en tecnología, la plataforma que garantiza el buen funcionamiento de toda la operación que también sirve para aumentar el compromiso y beneficiar a otras empresas locales es la aplicación Willa, una ventanilla única para que los residentes se comuniquen con la administración del edificio , reservar espacios compartidos, registrarse para clases y actividades externas, organizar eventos y gestionar pagos.
“Estos no son los ciudadanos mayores que imaginas. Estas son personas con cuentas activas de Instagram, personas que usan la web para consumir y crear. Estas son personas que las empresas locales querrán como sus clientes y los profesionales locales querrán como mentores. Toda esa comunicación tendrá lugar en la aplicación, con más funciones agregadas a medida que Willa se internacionalice", añadió Engel.
El equipo fundador de Willa. El equipo fundador de Willa.
El equipo fundador de Willa.
(Relaciones Públicas)
La expansión global ocurrirá rápidamente, dice Engel. El modelo de negocio de Willa está estructurado para que sus centros comiencen a ser rentables después de sólo tres meses de operación. Los edificios son comprados por inversores privados, con un 25% de los ingresos totales provenientes de los servicios adicionales de Willa. Se planea un segundo edificio, en Barcelona, ​​para habitar en la segunda mitad de 2021 y al menos dos más para fines de 2022 en Londres y Berlín. Después de eso, predicen duplicar aproximadamente el número de edificios cada año, llegando a 180 edificios en todo el mundo para 2030. La membresía en Willa permitirá a los residentes mudarse de un lugar a otro, dejando su apartamento original en Willa Paris y mudándose directamente a uno similar en Willa Sydney o San Francisco.
"Me levanto cada mañana sabiendo que estamos construyendo el primer unicornio en la industria de la convivencia. El modelo de negocios, basado en el pronóstico demográfico, el aumento de la convivencia y el dominio de compra de nuestros residentes objetivo me aseguran que podemos alcanzar una valoración de mil millones de dólares, incluso si sólo podemos actualizar el uno por ciento de la cuota de mercado", dijo Engel.
Basado sólo en el aumento de las estadísticas de esperanza de vida, Willa parece haberse centrado en una fórmula ganadora. A medida que avanza la tecnología médica y aumenta el nivel de vida, las personas en todas partes viven más tiempo. Según la Organización Mundial de la Salud, para 2050 el 22 por ciento de las nueve mil millones de personas que viviran en la Tierra tendrán 60 años o más, en comparación con el 12% en 2015. El mismo grupo de edad también domina el poder adquisitivo. Si bien todos en el marketing parecen estar apuntando a los millennials como creadores de tendencias y futuros compradores, las personas interesadas en el crecimiento inmediato deben saber que sus abuelos actualmente los superan en un 350%, y se espera que ese número aumente a medida que más personas ingresen al rango de edad.
“Si se observa el mercado de convivencia existente, todos atienden a los jóvenes, citando la deuda estudiantil, el alto alquiler y el alto costo de vida en los centros urbanos, la adopción de un estilo de vida nómada y el deseo de compañía como factores de empuje que causarán que las personas renuncien a parte de su espacio personal a cambio de menores gastos y más flexibilidad y como alternativa a quedarse en casa con sus padres. Pero todos esos factores también son válidos para las personas mayores. Entonces, cuando los niños decidan mudarse a los espacios de convivencia WeLive, Common, Ollie o Quarter, sus padres podrán mudarse a Willa”, dijo Engel.
Shany Peleg, cofundador y director de operaciones de Willa. Shany Peleg, cofundador y director de operaciones de Willa.
Shany Peleg, cofundador y director de operaciones de Willa.
(Willa)
“Ahora más que nunca, la gente no quiere vivir sola. Cualquiera que haya experimentado aislamiento durante el brote no querrá volver a experimentarlo y querrá unirse a una comunidad como Willa, que ofrece un círculo social y actividades integradas para asegurarse de que nunca estén solos o aburridos”, dijo Peleg. “Se remonta a nuestro objetivo principal: ayudar a aliviar el aislamiento de las personas mayores. Los estudios sobre la soledad encuentran que tiene serias ramificaciones de salud física y mental, y un estudio lo compara con fumar 15 cigarrillos al día. Cuando imagino a Willa, lo veo como un lugar donde la generación de mis padres, las personas que ahora viven en Nueva Jersey, pueden venir a disfrutar de su vida en la ciudad de Nueva York mientras están activos y comprometidos, y también como un lugar donde me gustaría pasar el rato, en el futuro."

Comentarios 0