Sandías.
Sandías.
Cosecha de sandia en Israel.

Israelíes convierten los residuos de sandía en combustible

La sandía Malali es conocida por sus grandes semillas crujientes, que son un bocadillo popular en Israel, y aunque el 97% de la fruta se desecha en el campo, un nuevo estudio muestra que podría usarse para producir energía renovable.

ZAVIT * Agencia de Noticias de Medio Ambiente y Ciencia - Adaptado por Alejo Sanzo |
Published: 07.25.20 , 20:15
Los calurosos días de verano israelíes son el momento perfecto para comer una deliciosa y fresca rebanada de sandía dulce y fría. La sandía Malali no es conocida por su sabrosa pulpa, sino por sus crujientes semillas.
Desafortunadamente, las semillas son la única parte de la sandía que se está utilizando. El resto de la fruta se arroja al campo donde se desperdicia.
Sin embargo, un nuevo estudio israelí descubrió que el residuo de fruta puede usarse para producir etanol, un combustible biológico alternativo para vehículos, que también es el ingrediente principal del alcohol.
Cosecha de sandia en Israel.Cosecha de sandia en Israel.
Cosecha de sandia en Israel.
Un tipo diferente de sandía
La sandía Malali lleva el nombre del pueblo de Kfar Malal en el centro de Israel, donde se cultivó la variedad por primera vez. La investigación sugiere que la variedad Malali es un cruce entre el Mahasni local y el Negro chileno. Hoy el Malali crece en Israel en un área total de 40.000 dunams.
A diferencia de otras variedades israelíes, que contienen pocas o ninguna semilla, la sandía Malali está plagada de ellas. Las plantas locales de sandía proporcionan a la industria 2.800 toneladas de semillas al año.
En algún momento del crecimiento de las sandías, los agricultores dejan de regarlas durante aproximadamente dos semanas, lo que provoca estrés en las frutas. Este estrés las alienta a acelerar el proceso de maduración de las semillas.
Cuando las semillas están maduras, una cosechadora combinada separa las semillas de la fruta y las recoge.
Sin embargo, la pulpa y la cáscara, que juntas representan el 97 por ciento del peso de la sandía, no se recogen sino que se desechan en el campo.
"El desperdicio aquí es claro y deslumbrante", menciona el profesor asociado Yoram Gerchman del Departamento de Biología y Medio Ambiente de la Universidad de Haifa y el Colegio Académico Oranim, que supervisó la investigación realizada por uno de sus estudiantes en su laboratorio.
Las sandías de Malali se cultivan en Kfar Malal.Las sandías de Malali se cultivan en Kfar Malal.
Las sandías de Malali se cultivan en Kfar Malal.
200 toneladas de dióxido de carbono
Este desperdicio también tiene consecuencias ambientales. La pulpa representa el 59 por ciento del peso de la sandía Malali, pero no se vende como alimento porque la variedad Malali no es famosa por su sabor. Por lo tanto, cada año, alrededor de 56.000 toneladas de pulpa de sandía se desperdician en los campos, de las cuales 5.600 toneladas son azúcares. Cuando varias bacterias y hongos en el suelo comienzan a alimentarse de los azúcares, liberan gases (principalmente dióxido de carbono), que contribuyen al efecto de los gases de efecto invernadero y, por lo tanto, a la crisis climática.
Los investigadores estiman que cada año se emiten a la atmósfera un total de 8.200 toneladas de dióxido de carbono a causa de los desechos de sandía. Se libera dióxido de carbono adicional durante el proceso de producción de sandía debido al uso de herramientas agrícolas, fertilizantes y agua, todo para un producto, del cual se desperdicia el 97 por ciento.
Convierte el azúcar en combustible
En el nuevo estudio, que fue realizado en el laboratorio de Gerchman como parte de un proyecto de licenciatura en biología por su estudiante Maya Maliniak, los investigadores examinaron la posibilidad de producir etanol a partir de pulpa de sandía.
Ahora hay motores alimentados con etanol, pero incluso un motor de gasolina normal puede funcionar con gasolina que contenga hasta 10 por ciento de etanol.
Uno de los beneficios del uso de bioetanol y biocombustibles en general, es la reducción de la dependencia de los combustibles fósiles: carbón, petróleo y gas natural, cuyas reservas se agotan sin la capacidad de regenerarse y cuyo uso genera importantes emisiones de gases de efecto invernadero.
Sin embargo, el uso de etanol también tiene desventajas, la más importante es que para su producción, las tierras agrícolas se utilizan para cultivos industriales o cultivos no alimentarios.
En varios países, los granos y otras plantas comestibles (principalmente maíz y caña de azúcar) se cultivan explícitamente para la producción de etanol, un fenómeno que exacerba la escasez mundial de alimentos y aumenta los precios de estos.
En la pequeña nación de Israel, donde todavía es necesario importar la mayoría de las semillas de granos que se consumen, actualmente no existe una industria de etanol. Sin embargo, el uso de residuos de sandía permitirá la producción de etanol sin desperdiciar tierras agrícolas.
Sandía con numerosas semillas. Sandía con numerosas semillas.
Sandía con numerosas semillas.
Cuando una sandía no se riega, pierde sus líquidos, pero no su contenido de azúcar. Por lo tanto, el porcentaje de azúcar en las sandías maduras de Malali es alto, hasta un 18 por ciento, en comparación con solo el 10 por ciento en las variedades comestibles.
Además del etanol, los investigadores también examinaron la posibilidad de utilizar residuos de sandía para producir licopeno: un suplemento dietético que se vende en las tiendas naturistas como antioxidante.
El licopeno, que está presente en grandes cantidades en la sandía y le da su color rojo, generalmente se produce a partir de tomates cultivados específicamente para este propósito.
"Las sandías tienen una gran cantidad de licopeno que simplemente se arroja al campo", explica Gerchman. Según él, el beneficio de la utilización del licopeno en las sandías puede ayudar a los agricultores. "Los agricultores no ganan mucho con las semillas de sandía, y la agricultura generalmente es un campo muy poco rentable. Los agricultores agradecerían cualquier dinero adicional".
'El desperdicio más fácil con el que he trabajado'
En el nuevo estudio, los investigadores recolectaron varias docenas de sandías durante el período de cosecha en el área del Valle de Jezreel y fermentaron el jugo de sandía en etanol.
"Resulta que las sandías están fermentando muy bien", dice Gerchman, quien ha investigado la producción de etanol a partir de diversos materiales, como los residuos de la poda, el aceite de oliva y el papel. "Este es el desperdicio más fácil con el que he trabajado".
Además, los investigadores encontraron que cada sandía puede producir ocho cápsulas de licopeno.
Gerchman y su equipo están trabajando actualmente para recaudar fondos que les permitan avanzar a la siguiente etapa de la investigación. Esta próxima etapa incluirá mayores cantidades de sandías y se llevará a cabo fuera de las condiciones del laboratorio, en el campo agrícola, utilizando herramientas utilizadas por los productores de sandías.
Gerchman espera que en el futuro, la producción de etanol a partir de residuos de sandía se convierta en una realidad que se implemente en los campos.
"No es complicado desarrollar una cosechadora que transfiera el jugo de sandía al tanquero en lugar de tirarlo al campo", menciona.
Cultivo de sandías en el sur de Israel.Cultivo de sandías en el sur de Israel.
Cultivo de sandías en el sur de Israel.
Primer paso hacia la producción de etanol en Israel
Cabe señalar que, dado que la industria de la sandía en Israel es bastante pequeña, la cantidad total de etanol que se puede producir con este método es, según los investigadores, solo 2.900 toneladas por año (en comparación, la cantidad de gasolina utilizada en Israel cada año es de 3,2 millones de toneladas).
Más allá de eso, el crecimiento es estacional, por lo que los desechos solo están disponibles en ciertas épocas del año. Sin embargo, según Gerchman, todavía vale la pena extraer etanol de las sandías.
"Cuando se trata de establecer una planta de etanol en un lugar como Israel, que no tiene antecedentes de producción de etanol en absoluto, hay que comenzar en alguna parte", sostiene.
Según Gerchman, las propuestas para la producción de etanol en Israel se centran en materias primas como los desechos de poda, que están disponibles en grandes cantidades durante todo el año. Sin embargo, a diferencia de las sandías, la producción de etanol a partir de otros materiales requiere un tratamiento temprano complejo.
Aunque los investigadores no realizaron un análisis económico exhaustivo para evaluar la rentabilidad de la producción de etanol a partir de sandías, en opinión de Gerchman, aún sería económicamente viable. "En la industria actual del etanol, la mayor parte del costo radica en la materia prima, que en este caso es gratuita", concluye.
Comentarios 0