Orilla del mar Rojo en Eilat, en el extremo sur de Israel.
Orilla del mar Rojo en Eilat, en el extremo sur de Israel.
Meir Ohion
Las playas de Tel Aviv, uno de los atractivos turísticos con mayor densidad de personas en este fin de semana extendido.

Shavuot especial en Israel: playas y parques nacionales llenos

El inicio de la festividad judía coincidió con la apertura de hoteles y atractivos turísticos. Alrededor de 40.000 ciudadanos pasearon por parques nacionales y reservas naturales. La vuelta del turismo a las playas de Eilat, la costa mediterránea y el mar de Galilea.

Ynet - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 28.05.20 , 19:11
Una fiesta feliz como pocas: la apertura de las playas, el regreso de la actividad hotelera, el clima primaveral y el fin de semana extendido por Shavuot provocó que decenas de miles de israelíes visitaran los centros turísticos del país después de meses de encierro por el coronavirus.
Las autoridades de gobierno que administran las reservas naturales y parques nacionales de Israel indicaron que durante el jueves habían recibido la visita de 40.000 personas. Pero los israelíes no eligieron para el disfrute solamente amplios espacios abiertos sino que las playas, en donde rigen medidas de distanciamiento más rigurosas, también recibieron un aluvión de personas que hacía mucho tiempo esperaban un descanso como el de este fin de semana extendido que empezó el jueves y finalizará el sábado.
“El clima no es el ideal para entrar al mar, pero hay que aprovechar cada momento de libertad después del coronavirus”, contó Amit, una joven que se acercó a descansar a un balneario de Tel Aviv. “Mi mascarilla está en el bolso, en la playa las personas no las usan”, se excusó sobre el motivo por el que su rostro permanecía descubierto.
Las playas de Tel Aviv, uno de los atractivos turísticos con mayor densidad de personas en este fin de semana extendido. Las playas de Tel Aviv, uno de los atractivos turísticos con mayor densidad de personas en este fin de semana extendido.
Las playas de Tel Aviv, uno de los atractivos turísticos con mayor densidad de personas en este fin de semana extendido.
(Amit Huber)
En cambio una pareja de abuelos, que paseaba junto a su nieta Mika, afirmaron que la prevención de contagios debe continuar: “Nos divertimos pero nos cuidamos, eso es lo más importante, respetamos todas las reglas, mantenemos la distancia con el resto de las personas”, destacó la abuela Sara. “El coronavirus no terminó”, resumió el abuelo Israel.
Las autoridades de las comunidades cercanas al mar de Galilea estiman que en la tarde del jueves albergaron a más de 20.000 turistas distribuidos en 15 balnearios. “Venimos aquí dos veces al año, en Yom Haatzmaut (Día de la Independencia) y Shavuot, y por suerte pudimos llegar porque ya era hora de un alivio después de tanto encierro”, contó Salim, quien viajó desde Haifa junto a amigos y familiares. Su pequeña hija Noa acotó en el mismo sentido: “El mar de Galilea es más divertido que el coronavirus”, dijo.
Las cabañas y hoteles que rodean el mar de Galilea registraron una alta tasa de ocupación después de meses sin trabajar. “Las 245 habitaciones estarán llenas de huéspedes de todo el país, que disfrutarán del agua en su mejor momento”, afirmó Roni Manor, gerente de uno de los hospedajes, quien aclaró que la reapertura está sujeta de manera estricta a las medidas de distanciamiento que ordena el Ministerio de Salud.
Actividad plena en los balnearios del mar de Galilea. Actividad plena en los balnearios del mar de Galilea.
Actividad plena en los balnearios del mar de Galilea.
(Aviahu Shapira)
En el extremo sur de Israel, en Eilat, los habitantes de la ciudad y los turistas que viajaron desde todo el país comenzaron a llenar los restaurantes, tiendas y hoteles. Yehoram, oriundo de Petach Tikva, relató con alegría que las horas de viaje en automóvil con su familia fueron un placer porque el tránsito de vehículos fluyó, pero que al llegar a destino observó un nuevo panorama: “La costa está llena de gente y los centros comerciales están abarrotados”, describió con sorpresa, y contó que estas vacaciones estaban previstas para las vacaciones de Pésaj pero debió cancelarlas por el coronavirus. “Las vacaciones en Eilat son mejores que fuera del país”, completó Yehoram.
En tanto Rinat, procedente de Ramat Hasharon, explicó que las medidas de distanciamiento social no afectan la diversión de su grupo de amigos: “La pasamos bien en el hotel y también afuera, sentimos que volvimos a la normalidad”.
Turistas de Eilat, recostados en la arena y manteniendo la distancia. Turistas de Eilat, recostados en la arena y manteniendo la distancia.
Turistas de Eilat, recostados en la arena y manteniendo la distancia.
(Meir Ohion)

Comentarios 0