Danza folclórica israelí.
Danza folclórica israelí.
JTA
Bailarines taiwaneses en Yilan practican una danza circular ucraniana para una manifestación mundial de danza en apoyo al país europeo por la guerra.

En Taiwán, las canciones israelíes son parte de la cultura de la danza popular

Los bailarines crecieron en una época en que la danza folclórica internacional era la única actividad de grupo permitida por el gobierno nacionalista del Kuomintang, y las danzas conocidas por los profesores se limitaban a las escandinavas e israelíes.

JTA |
Published: 30.06.22, 17:08
Era un fresco día de primavera en Yilan, una ciudad de la costa noreste de Taiwán, conocida por sus pintorescos campos de arroz. Bajo un puente que hacía de pista de baile, con un nublado telón de fondo montañoso salpicado de grúas blancas, unos 10 adultos taiwaneses bailaban con maestría al son de la música folclórica clásica israelí -canciones como "Hine Matov", "David Melej Israel", "Sulam Yaakov"- y otras melodías de todo el mundo.
En total, se practicaron más de 35 danzas durante tres horas. Para muchos de estos lugareños, los bailes son familiares, casi una segunda naturaleza.
4 צפייה בגלריה
Bailarines taiwaneses en Yilan practican una danza circular ucraniana para una manifestación mundial de danza en apoyo de Ucrania.
Bailarines taiwaneses en Yilan practican una danza circular ucraniana para una manifestación mundial de danza en apoyo de Ucrania.
Bailarines taiwaneses en Yilan practican una danza circular ucraniana para una manifestación mundial de danza en apoyo al país europeo por la guerra.
(JTA)
Todos ellos tienen más de 50 años y crecieron en una época en que la danza folclórica internacional era la única actividad de grupo permitida por el gobierno nacionalista del Kuomintang (KMT), a partir de 1949.
El KMT gobernó Taiwán bajo una estricta ley marcial para suprimir la posible presencia comunista china o cualquier actividad antigubernamental. El resultado fue una fuerte censura de periódicos, libros, televisión, radio y otras formas de entretenimiento, así como la prohibición de las "reuniones ilegales".
El gobierno promovió la cultura china y el idioma chino mandarín, prohibiendo el estudio de la historia de Taiwán, la práctica del idioma taiwanés y el baile, alegando que esa actividad era "contraria a la moral".
Pero había una razón por la que los taiwaneses podían reunirse en grupos, y un género de danza que se les permitía practicar.
4 צפייה בגלריה
Danza folclórica israelí.
Danza folclórica israelí.
Danza folclórica israelí.
(JTA)
"Toda la isla estaba cerrada. En esas condiciones, a nadie se le permitía [practicar otras formas de] danza, no podían unirse a esas actividades porque estaban controladas. Pero había un tipo que se podía hacer, y era la danza folclórica", contó Xu Wenhong, un profesor de ciencias de la alimentación de 57 años de la Universidad de Yilan que organiza clases semanales.
"En aquella época no teníamos realmente ninguna forma de entretenimiento. Ni siquiera se podían estrenar ciertas películas, todas estaban controladas", explicó. "Así que cuando era un niño y veía a mi madre bailar, me parecía divertido, y me inscribí a un club". En ese lugar conoció a su mujer, Tsui-yen.
La danza folclórica "desempeñó un papel tanto como herramienta política como actividad comunitaria durante y después del periodo de la Ley Marcial taiwanesa", escribió Wei-Chi Wu, de la Universidad de California Riverside, en su disertación sobre el tema. "Para el gobierno nacional, la danza folclórica internacional era una labor cultural que le ayudaba a proponer el nacionalismo taiwanés y a mostrar la alineación de Taiwán con Estados Unidos y su oposición a la China comunista", agregó.
Estadounidenses como Rickey Holden, un destacado coreógrafo y profesor de danza folclórica, trajo canciones como "Mayim Mayim" (de Israel), "Shibolet Basadeh" (Israel) y "Wooden Shoes" (Lituania) a los profesores taiwaneses durante su primera visita en 1957.
"Mayim Mayim" -que en hebreo significa "Agua, Agua" y que se conoció como la "Danza del Agua" en chino- fue una de las primeras danzas folclóricas introducidas en Taiwán y se convirtió en sinónimo de la actividad.
4 צפייה בגלריה
Una profesora de danza taiwanesa practica un baile folclórico al ritmo de una canción israelí.
Una profesora de danza taiwanesa practica un baile folclórico al ritmo de una canción israelí.
Una profesora de danza taiwanesa practica un baile folclórico al ritmo de una canción israelí.
(JTA)
En Taiwán, las canciones israelíes son una parte importante de la cultura de la danza folclórica: "Era una especie de internacionalización. Permitió a la gente tener una experiencia 'mundial' [cuando no podían salir del país]", planteó Xu. "Como bailamos danzas de otros países, podemos empezar a aprender sobre los pueblos de otros países, cómo existen, si es con dificultades o con felicidad, podemos ver estas cosas desde la danza", sumó.
Jiaxing Jiang, un hombre de 62 años de Yilan, dijo que practicar la danza folclórica de otro país le permite sentir el espíritu de ese país o pueblo.
¿Qué tipo de sentimiento ofrece la danza israelí a los taiwaneses?
"Fuerza y unidad", contestó. Jiang, por su parte, planteo que le inspira el modo en que los judíos fueron capaces de mantener vivo el recuerdo del Holocausto a través de la literatura y el cine internacionales. Le enseñó a su familia, incluida su hija Lucía, que ahora tiene 25 años, películas como "El violinista en el tejado" y "El pianista".
4 צפייה בגלריה
Danza folclórica israelí.
Danza folclórica israelí.
Danza folclórica israelí.
(Avi Mualem)
Cuando se levantó la ley marcial de Taiwán en 1987, la danza folclórica pasó en gran medida de moda. Por primera vez, los taiwaneses pudieron experimentar con estilos como el hip-hop, el jazz y el baile callejero. También resurgieron las danzas autóctonas taiwanesas y los bailes indígenas. Hoy en día, son pocas las escuelas que siguen enseñando a los niños danzas folclóricas y son pocos los colegios que cuentan con clubes que permanecen.
Pero las danzas israelíes siguen siendo populares entre los grupos de danza folclórica internacional que quedan debido a la abundancia de nuevos estilos que surgieron de Israel a lo largo de los años, especialmente las coreografiadas con música pop israelí, aseguró Chen, veterana profesora de danza. Algunos incluso aplicaron movimientos de baile israelíes a la música popular taiwanesa.
Así que, a pesar del descenso general de la popularidad, Chen y Xu, el profesor de Yilan, no parecen demasiado desanimados. Ambos siguen practicando con grupos que se reúnen con regularidad y, en los tiempos anteriores a la pandemia, viajaban a festivales de danza de todo el mundo, invitando a profesores extranjeros a eventos como el Campamento de Danza de Asia que se celebra anualmente en Taiwán, uno de los eventos de danza folclórica más famosos del mundo.
"La generación más joven tiene mejores oportunidades que en el pasado. Afortunadamente, pueden ir a cualquier parte y aprender la danza de ese país. Me siento muy reconfortado y feliz cuando los veo bailar", cerró Chen.
Comentarios 0