La bajista de Pixies, Paz Lenchantin.
La bajista de Pixies, Paz Lenchantin.
Moti Kimchi
Pixies actúan en Israel.

La actuación de Pixies en Tel Aviv fue decepcionante, pero al público le gustó

Los miembros de la banda, tal vez cargados de viejos rencores, parecían distanciados entre ellos y del público, pero su lista de himnos rockeros atemporales fue suficiente para extasiar a los fans que se acercaron a la Expo Tel Aviv 2022.

Eliasaph Deuel - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 12.07.22, 17:23
El público de Tel Aviv recibió este lunes por la noche a los pioneros del rock alternativo estadounidense Pixies con los brazos abiertos, pero los miembros de la banda ofrecieron una actuación mecánica y poco estimulante.
Esta es la primera gira de la banda desde que se reunió de nuevo en 2004 después de haberse disuelto sin contemplaciones en 1993, y parecía que algunas viejas tensiones seguían persistiendo bajo la superficie.
3 צפייה בגלריה
Pixies actúan en Israel.
Pixies actúan en Israel.
Pixies actúan en Israel.
(Moti Kimchi)
A pesar de que las entradas se agotaron en cuestión de minutos y de que los fans, extasiados, aplaudían a rabiar cuando la banda subió al escenario, un miasma muy desagradable envolvió el escenario.
El fantástico documental "loudQUIETloud, A Film About the Pixies" arrojó algo de luz sobre las diferencias que llevaron a la ruptura del grupo.
Los de Boston nunca superaron esas diferencias, pero su público sigue siendo fiel y acude en masa a sus conciertos. La actuación del lunes por la noche en la Expo Tel Aviv mantuvo esa atmósfera estéril.
Tras una larga y gran actuación de calentamiento de Jerry Cantrell -el guitarrista de los gigantes del grunge Alice in Chains, que mimó al público con bastantes éxitos de la banda madre-, los cuatro Pixies subieron al escenario.
Cada uno de los cuatro miembros -el vocalista Black Francis, el guitarrista Joey Santiago, el baterista David Lovering y la bajista Paz Lenchantin- permaneció estático en su pequeña área e hizo todo lo posible por evitar la interacción entre ellos durante todo el espectáculo.
3 צפייה בגלריה
La bajista de Pixies, Paz Lenchantin.
La bajista de Pixies, Paz Lenchantin.
La bajista de Pixies, Paz Lenchantin.
(Moti Kimchi)
No hay nada grandioso en una actuación de Pixies en estos días. No hay videoarte, la batería no es de marca y el set se reduce a un par de luces de colores y un poco de humo. Desconcierta que este sea el montaje para una actuación de una de las bandas de rock más importantes de la historia.
Otra cosa que estuvo ausente en la actuación es la interacción con el público. Durante todo el espectáculo, ni el cantante ni ninguno de los otros miembros de la banda intercambiaron una sola palabra con los miles de fans.
Ni siquiera una avería en la guitarra de Francis, un escenario que suele dar a los cantantes la oportunidad de soltar un par de divertidos juegos de palabras, pudo romper el silencio.
Pero a los Pixies no les hace falta todo eso para dar la talla. Los miles de fans que cantaban al ritmo de los himnos rockeros atemporales de la banda desprendían la atmósfera de un templo donde una multitud de creyentes adora a sus ídolos.
Después de una hora y media, la banda cerró el espectáculo con su éxito Debaser, y dejó al público animado y pidiendo un bis. Pero, por lo que parecía, los Pixies salieron de su turno y nadie les paga horas extras.
Se despidieron del público con la mano, se inclinaron brevemente, cada uno por su lado, y luego, en un momento raro e incluso sorprendente, se pusieron en fila, se abrazaron, hicieron una larga y última reverencia y se separaron. Sin decir una palabra.
Comentarios 0