Elecciones medio ambiente
Paneles solares en Israel
Ynet
Paneles solares en Kkibbutz Yotvata

Israel abraza el mundo del desarrollo sustentable

Mientras que el medio ambiente continúa beneficiándose de las restricciones impuestas por el gobierno debido al COVID-19, tal vez sea hora de aprovechar las condiciones climáticas y sentar las bases para una sociedad menos contaminante y más saludable.

Max Kaplan-Zantopp, ZAVIT * Agencia de Noticias de Ciencia y Medio Ambiente |
Published: 13.06.20 , 14:57
Entre marzo y abril, el gobierno israelí estableció pautas de aislamiento inéditas para evitar la propagación del COVID-19.
Junto con el cierre de múltiples negocios e instituciones, el transporte se vio severamente limitado, lo que obligó a las personas a trabajar desde casa, reduciendo drásticamente la cantidad de vehículos en la carretera.
Paneles solares en Kkibbutz Yotvata Paneles solares en Kkibbutz Yotvata
Paneles solares en Kkibbutz Yotvata
(Ynet)
Como resultado, Israel experimentó una reducción del 40% en las concentraciones de dióxido de nitrógeno, un gas reactivo emitido por la quema de combustible, durante marzo de 2020 en comparación con los meses previos a la cuarentena.
Desde entonces, Israel ha levantado gradualmente sus restricciones, permitiendo al público aventurarse libremente al aire libre, así como otorgando a las empresas la posibilidad de reabrir.
En otras partes, las ciudades en cuarentena también han detectado mejoras en sus propios entornos particulares. Por ejemplo, las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de China se han reducido en un 18% entre principios de febrero y mediados de marzo (aunque esta estadística era originalmente un 25% antes de que su economía comenzara a recuperarse).
Coincidiendo con los bloqueos de la ciudad y las restricciones a los viajes no esenciales, se ha experimentado una disminución en la producción de óxido de nitrógeno de hasta un 56% en Madrid a mediados de marzo. La capital de India, Nueva Delhi, ha visto una disminución del 60% en las partículas de aire dañinas, una realidad que incluso se puede observar en Los Ángeles, una ciudad infamemente conocida por su mala calidad del aire, que ha tenido una mejora del 20% en el período de tres semanas después de su cierre a mediados de marzo.
Aunque estas recuperaciones ambientales son temporales debido a un eventual reinicio económico, no deberíamos dar por sentados estos cambios beneficiosos para el medio ambiente.
Ministerio de Energía presenta su plan de energía verde Ministerio de Energía presenta su plan de energía verde
Ministerio de Energía presenta su plan de energía verde
(Ynet)
Las reducciones significativas en las emisiones de carbono, los niveles de óxido de nitrógeno y las partículas dañinas en el aire le han dado a toda la humanidad una idea de cómo sería nuestro planeta si viviéramos más armoniosamente con nuestro entorno natural, la misma lección que imparte el movimiento Solarpunk.
Esto no significa que debamos permanecer en el interior de nuestros hogares por el bien de la salud de nuestro medio ambiente.
En su lugar, deberíamos buscar estrategias y planes para controlar las indulgencias previamente no contempladas de la sociedad para que nuestros paisajes artificiales ya existentes funcionen junto con el entorno natural.
¿Qué es el Solarpunk?
Este movimiento originado en Internet, es relativamente joven. Se creó en 2008 antes de que comenzara a proliferar en 2015. Los Principios de Solarpunk involucran un amplio espectro de actividades reconocibles que han surgido en la era de la sostenibilidad. Entre esas actividades se encuentran: realizar la permacultura, evitar el uso de artículos desechables o de un solo uso, practicar el reciclaje, ahorrar y conservar agua, reducir nuestra huella de carbono o implementar medidas de restauración de la tierra, entre otras.
Según la ONU, las ciudades actualmente consumen el 78% de la energía mundial y son responsables de producir más del 60% de las emisiones de gases de efecto invernadero, que solo empeorarán en los próximos 30 años. En este momento, el 55% de la población mundial vive en ciudades. Para 2050, se prevé que esta cifra aumente al 68%, lo que sugiere un aumento adicional de la contaminación.
Pajitas de un solo uso que quedan en la playa Pajitas de un solo uso que quedan en la playa
Pajitas de un solo uso que quedan en la playa
(Shutterstock)
En lugar de crear políticas, el movimiento Solarpunk sirve como fuente de inspiración para que todas las personas visualicen un punto de tiempo accesible, donde el mundo podría modificarse para la convivencia universal y, por lo tanto, construirse para durar.
Solarpunk en el siglo 21 y en Israel
El siglo XXI ha sido ejemplar de una increíble expansión urbana sostenible considerando los numerosos y diversos tipos de innovaciones, diseños regenerativos y hazañas arquitectónicas que se han desarrollado en todo el mundo en lugares notables como China, Singapur, Copenhague e Italia.
Israel también se ha convertido en uno de los principales contribuyentes del mundo hacia el desarrollo sostenible y la innovación. Establecidas en 2006 y 2009, las compañías israelíes Vertical Field y Green Wall, respectivamente, han encabezado cientos de proyectos que abordan problemas de contaminación del aire urbano y futuras deficiencias agrícolas al plantar en las fachadas de edificios municipales, casas particulares y oficinas, diversos tipos de vegetación y productos agrícolas. Estos esfuerzos no solo reflejan estéticamente las imágenes urbanas infundidas por la naturaleza que a menudo ejemplifica Solarpunk, sino que también nos brindan servicios esenciales y restauradores cruciales para nosotros y el medio ambiente.
Campo de paneles solares en Sde Boker Campo de paneles solares en Sde Boker
Campo de paneles solares en Sde Boker
(Ynet)
Las compañías israelíes también han dirigido sus esfuerzos al mar para recolectar energía renovable. En 2014, Eco Wave Power comenzó a operar estaciones con una tecnología innovadora que genera electricidad limpia a partir del movimiento de las olas en el puerto de Jaffa. La conexión inminente de la estación a la red eléctrica de Tel Aviv servirá como un paso adelante hacia la sinergia urbano-ambiental.
Pero aún más prominente que las olas a lo largo de la costa de Israel es la cantidad de luz solar que recibe el país debido a su latitud subtropical y, a menudo, a la falta de nubosidad. No es sorprendente que los paneles de calefacción solar sobre los techos para el uso doméstico de agua sean tan comunes.
Sin embargo, la compañía israelí SolarEdge ha estado trabajando desde 2006 para mejorar aún más el sistema fotovoltaico. La tecnología de la compañía ofrece una mayor cantidad de energía y reduce el costo de la producida por el sistema fotovoltaico. Con la abundancia de luz solar en la región, la inversión continua en tecnologías solares acercará a Israel mucho más a una dependencia reducida de los combustibles fósiles, componiendo un ambiente más saludable en el proceso.
Aunque el futuro puede parecer impredecible, especialmente con la amenaza del COVID-19 aún entre nosotros, este tiempo nos ha dado a todos la oportunidad de reexaminar el estado de nuestra huella de carbono. Quizás deberíamos aprovechar este momento de recesión económica y recuperación ambiental para capitalizar las tecnologías que pueden mejorar ambas de forma mutua.
Comentarios 0