El CEO de Kando, Ari Goldfarb.
El CEO de Kando, Ari Goldfarb.
Ella Faust
Las pruebas de Kando en acción.

Cómo trabajan los científicos israelíes desde las alcantarillas para detectar brotes de Covid-19

Los resultados de estas pruebas pueden ayudar a las autoridades para identificar posibles brotes y prevenir las cuarentenas estrictas, al sectorizar los lugares más peligrosos de circulación del virus.

James Spiro - Calcalist |
Published: 30.07.20 , 10:35
Kando Enviromental Services Ltd.,, empresa de tecnología de gestión del agua, e investigadores de las principales instituciones israelíes anunciaron los resultados iniciales de un programa piloto diseñado para detectar brotes de coronavirus en la ciudad de Ashkelon, Israel. Al analizar las aguas residuales de los 150,000 residentes, demostraron que los puntos críticos de COVID-19 podían detectarse en calles y vecindarios específicos.
Ashkelon fue elegida como la ciudad piloto debido a su número relativamente bajo de casos, sin incluir los dedicados 'hoteles de coronavirus' que albergan pacientes infectados. Sin embargo, los investigadores pronto descubrieron que había restos significativos de COVID-19 en las aguas residuales de la ciudad, lo que sugiere un brote en el horizonte.
Las pruebas de Kando en acción. Las pruebas de Kando en acción.
Las pruebas de Kando en acción.
(Kando)
"Monitorear nuestras alcantarillas es como tomar un 'análisis de sangre' de una ciudad", dijo Ari Goldfarb, CEO de Kando. “Los resultados iniciales exitosos de este estudio piloto demuestran que nuestros sofisticados sistemas de monitoreo de aguas residuales pueden ayudar a detectar nuevos brotes y determinar exactamente dónde y qué tan graves son. Junto con nuestros distinguidos socios de la Universidad Ben Gurion y el Technion - Instituto de Tecnología de Israel, hemos demostrado que podemos ofrecer información procesable a las autoridades, alertándolos sobre brotes incluso antes de que los residentes sean sintomáticos”, añadió Goldfarb.
Entre los investigadores se incluyen científicos que provienen de una gran variedad de disciplinas que incluyen virología, ingeniería del agua, medicina, epidemiología, bioestadística y políticas de salud pública.
Los primeros resultados sugieren que el seguimiento de COVID-19 en las alcantarillas sería una forma efectiva de medir la propagación del virus, particularmente debido a su naturaleza y cómo algunos casos muestran síntomas tardíos, o incluso son completamente asintomáticos. Esto significa que las autoridades locales tendrán la capacidad de rastrear nuevos puntos críticos y evitar las cuarentenas estrictas en todo el país.
El CEO de Kando, Ari Goldfarb. El CEO de Kando, Ari Goldfarb.
El CEO de Kando, Ari Goldfarb.
(Ella Faust)
“Nuestra metodología única nos permite detectar y rastrear la presencia del virus y calcular su concentración con estas sustancias factorizadas en la ecuación, e integrar evidencia epidemiológica para identificar los puntos críticos emergentes de Covid-19”, dijo el profesor Nadav Davidovitch, director, Escuela de Salud Pública de la Universidad Ben Gurion. “Esto permitirá a las autoridades tomar medidas para contener futuros brotes. Este tipo de ciencia interdisciplinaria continuará ayudando a los métodos de contención de enfermedades, para el coronavirus y aún después”.
Kando monitorea las aguas residuales de las ciudades a través de sus redes de alcantarillado utilizando sensores IoT e inteligencia artificial para ayudar a los municipios. Al obtener acceso a estos conocimientos, las ciudades pueden detectar la contaminación, reparar bloqueos y mantener los sistemas en general más higiénicos. La compañía fue fundada en 2011 y tiene su sede en Israel y opera en América del Norte, Europa, Australia y Asia.

Comentarios 0