Un nuevo desarrollo de la Universidad de Tel Aviv permite ver colores impercetibles para el ojo humano.
Nuevo desarrollo israelí para ver colores desconocidos.
AFP
Un nuevo desarrollo de la Universidad de Tel Aviv permite ver colores impercetibles para el ojo humano.

Tecnología israelí para ver colores imperceptibles para el ojo humano

Investigadores de la Universidad de Tel Aviv afirmaron que el nuevo desarrollo permitirá fotografiar gases como el hidrógeno, el carbono y el sodio y también ayudará a detectar células cancerosas. Y es posible que la tecnología también pueda utilizarse en el iPhone.

Ynet - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 01.10.20 , 07:46
Un nuevo desarrollo de la Universidad de Tel Aviv nos permitirá ver, a través de fotografías "comunes", colores que el ojo humano e incluso las cámaras normales no pueden captar. Entre otras cosas, la nueva tecnología brindará la posibilidad de identificar gases como el hidrógeno, el carbono y el sodio -cada uno de los cuales tiene un color único- o diferentes sustancias biológicas que se encuentran en la naturaleza pero que son "invisibles". La universidad señaló que la nueva tecnología tiene aplicaciones innovadoras en una variedad de campos, desde la vida cotidiana, el juego y la fotografía, pasando por la seguridad y la medicina y hasta en los satélites de detección remota en el espacio. El estudio fue realizado por el doctor Michael Marjan, Yoni Erlich, el doctor Assaf Lebanon y el profesor Haim Suchowski, del Departamento de Física de Materiales Condensados ​​de la Universidad de Tel Aviv. Los resultados del estudio se publicaron recientemente en la revista Laser & Photonics Reviews.
Un nuevo desarrollo de la Universidad de Tel Aviv permite ver colores impercetibles para el ojo humano.Un nuevo desarrollo de la Universidad de Tel Aviv permite ver colores impercetibles para el ojo humano.
Un nuevo desarrollo de la Universidad de Tel Aviv permite ver colores impercetibles para el ojo humano.
(AFP)
"El ojo humano capta fotones en longitudes de onda entre 400 nanómetros (el color azul), y 700 nanómetros (el color rojo)", explicó el doctor Marjan. “Pero esto es solo una pequeña parte del espectro electromagnético, que también incluye radio, micro, rayos X y más. Por debajo de 400 nanómetros hay radiación ultravioleta (UV), y por encima de 700 nanómetros hay radiación infrarroja, que a su vez se divide en infrarrojo cercano, medio y lejano. En cada uno de estos segmentos del espectro electromagnético hay mucha información de color que hasta ahora ha estado oculta a la vista".
Los investigadores explican que el color de la fotografía es de gran importancia, ya que muchos materiales tienen un color único en el rango infrarrojo medio. Así, por ejemplo, las células cancerosas tienen una mayor concentración de moléculas de cierto tipo. Las tecnologías de detección de infrarrojos existentes son costosas y a la mayoría le dificulta identificar los mismos "colores". En imágenes médicas, se han realizado experimentos en los que las imágenes infrarrojas se convierten en luz visible para identificar las células cancerosas por las moléculas.
Hasta el día de hoy, esta conversión se realiza color por color, por lo que se requieren cámaras muy sofisticadas y costosas, que no son necesariamente accesibles para la gran mayoría de las personas. En el estudio, los investigadores pudieron desarrollar una tecnología económica y eficiente que se coloca en una cámara estándar y, de hecho, permite por primera vez convertir los fotones de luz de todo el campo infrarrojo al campo de la luz visible, en frecuencias que la persona puede captar.
 Una fábrica (izquierda) emite radiación electromagnética en el campo infrarrojo. La tecnología de la Universidad de Tel Aviv convierte las ondas al campo de la luz visible (en el centro). Estas ondas son captadas por una cámara estándar y nos permiten ver el color único de los gases emitidos por las chimeneas de la fábrica (derecha). Una fábrica (izquierda) emite radiación electromagnética en el campo infrarrojo. La tecnología de la Universidad de Tel Aviv convierte las ondas al campo de la luz visible (en el centro). Estas ondas son captadas por una cámara estándar y nos permiten ver el color único de los gases emitidos por las chimeneas de la fábrica (derecha).
Una fábrica (izquierda) emite radiación electromagnética en el campo infrarrojo. La tecnología de la Universidad de Tel Aviv convierte las ondas al campo de la luz visible (en el centro). Estas ondas son captadas por una cámara estándar y nos permiten ver el color único de los gases emitidos por las chimeneas de la fábrica (derecha).
(Universidad de Tel Aviv)
"En el campo infrarrojo hay información inequívoca sobre las sustancias en nuestro mundo, especialmente de las moléculas orgánicas", manifestó el profesor Suchowski. “Es decir, diferentes materiales tienen una 'huella digital' de un color diferente. Los humanos podemos ver entre rojo y azul. Si pudiéramos ver en el campo infrarrojo, podríamos observar que elementos como el hidrógeno, el carbono y el sodio tienen un color único. Un satélite ambiental que fotografiara en este campo podría identificar un contaminante que se emitiera desde alguna chimenea. Asimismo, un satélite espía podría detectar dónde se ocultan explosivos o uranio. Además, dado que cada objeto emite calor en el campo infrarrojo, toda esta información se puede ver incluso de noche".
Después de registrar una patente para su invención, los investigadores de la Universidad de Tel Aviv se encuentran en pleno desarrollo de la tecnología gracias a una subvención de la Autoridad de Innovación, y ya se han reunido con varias empresas israelíes e internacionales. "En el futuro, podremos ofrecer una tecnología a un costo de unos pocos cientos de dólares, que también podrá utilizarse en el iPhone, por lo que todos podrán ver de noche, en colores que no conocen y con una gran cantidad de información desconocida hasta el día hoy", concluyó el profesor Suchowski.
Comentarios 0