Autopistas cargadas en la región central de Israel a pesar del cierre general por coronavirus
Autopistas cargadas en la región central de Israel a pesar del cierre general por coronavirus
Ynet
Banco de Israel en Jerusalem

Israel utiliza información de Apple, Google y tarjetas de crédito para monitorear la economía

Con datos gubernamentales cada vez menos confiables debido a la crisis sanitaria, el Banco Central de Israel decidió recurrir a información en tiempo real para controlar los hábitos financieros de las personas.

Reuters - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 23.06.20 , 16:57
¿Alguien utilizó una tarjeta de crédito? ¿O encendió las luces? ¿Condujo hasta el trabajo o el supermercado? El banco central estuvo observando.
Con indicadores tradicionales como la inflación y el desempleo llegando demasiado tarde o de forma poco fidedigna debido a los cierres causados por la epidemia de coronavirus, el Banco de Israel decidió recurrir al monitoreo de datos en tiempo real, incluido el rastreo de teléfonos celulares y el uso de electricidad para responder de forma rápida a la economía golpeada por el coronavirus.
Banco de Israel en Jerusalem Banco de Israel en Jerusalem
Banco de Israel en Jerusalem
(Ynet)
En tiempos normales se trata de una información poco profunda para ser considerada útil. Pero con las cosas sucediendo a gran velocidad, esto permitió tener una visión precisa de los hábitos de las personas, sostuvo el vicepresidente del Banco de Israel, Andrew Abir.
“Era lo único en lo que podíamos confiar”, señaló. “Los otros datos nos resultaban poco confiables o nos llegaban tarde. Si uno está en mayo, ¿de qué le sirven los datos de febrero a marzo?”, ejemplificó Abir.
“El problema para los bancos centrales y para otros responsables de la toma de decisiones económicas es que los datos normales que se recaban, demoran demasiado tiempo o, peor aún, su forma de recopilarlos se vio completamente alterada”, explicó.
Al igual que muchos bancos centrales, el Banco de Israel bajó la tasa de interés de referencia y lanzó un esquema de compra de bonos en el momento en que las restricciones por coronavirus obligaron a muchas empresas a cerrar, aumentando el desempleo. No se descartó la posibilidad de tomar medidas complementarias para ayudar a la economía a recuperarse de una contracción pronosticada de 4,5% este año.
Compradores utilizan mascarillas en un centro comercial de Rehovot Compradores utilizan mascarillas en un centro comercial de Rehovot
Compradores utilizan mascarillas en un centro comercial de Rehovot
(Ynet)
Pronóstico en tiempo real
Las autoridades europeas que utilizan hace tiempo este tipo de herramientas de monitoreo de datos en tiempo real para complementar los indicadores tradicionales, aumentaron aún más su utilización en el último tiempo.
El banco central irlandés informó en abril que estaba desarrollando una serie de indicadores rápidos, como el gasto con tarjetas. El gobierno francés por su parte, contó que trabaja en el monitoreo de datos de las tarjetas bancarias y de uso de la electricidad como parte de lo que denominaron, un “modelo de predicción inmediata”.
Abir contó también que el Banco de Israel analiza los datos proporcionados por Apple y Google acerca del movimiento de las personas por medio de sus teléfonos móviles. Ambas compañías hicieron pública la información, sin develar las identidades individuales, para ayudar a las autoridades a responder mejor a la crisis sanitaria global.
Estacionamiento de un gran centro comercial de Yarka vacío durante el cierre general por coronavirus Estacionamiento de un gran centro comercial de Yarka vacío durante el cierre general por coronavirus
Estacionamiento de un gran centro comercial de Yarka vacío durante el cierre general por coronavirus
(Ynet)
Los datos de movilidad, explicó Abir, “nos dicen exactamente qué estaba haciendo la gente cada día”. Cuando el tráfico mostró un regreso a los centros comerciales, por ejemplo, fue un indicio de que muchas restricciones estaban llegando a su fin. El uso de tarjetas de crédito mostró en tiempo real que las personas gastaron grandes sumas en supermercados y farmacias mientras que los restaurantes y el turismo se lamentaban.
Abir sostuvo que los datos, si bien son cambiantes, muestran actualmente un gasto en torno al 90% del habitual. “Esto nos da una idea de que efectivamente la gente está volviendo a su vida normal, pero no por completo”, añadió.
Israel fue uno de los primeros países en cerrar sus fronteras e imponer restricciones a nivel nacional. Se reportaron desde el inicio de la pandemia 307 muertes por COVID-19. Los nuevos casos diarios cayeron a solo un dígito el mes pasado, pero la tasa aumentó desde que se redujeron las restricciones, algo que, según Abir, observaría de cerca.
Comentarios 0