Tecnología de vigilancia en uso.

Una empresa privada de inteligencia en Israel, sospechada de espionaje cibernético

Nuevas revelaciones acerca de Rayzone, la empresa israelí de recopilación de datos de inteligencia que permite rastrear, vía aplicaciones, a todos los usuarios de teléfonos móviles. Desde hace algunos años las actividades de esa compañía son secretas y sus principales directivos operan en las sombras. Cómo acceden a la información y qué ofrecen a sus potenciales clientes

Tomer Ganon y Hagar Ravet - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 29.12.20 , 10:41
En abril de 2015, 24 empresarios israelíes se reunieron para una sesión de fotos de relaciones públicas. La razón fue el anuncio de Hadassah International –el brazo de recaudación de fondos del Centro Médico con sede en Jerusalem– del lanzamiento de una junta directiva internacional. Entre los integrantes de esa junta se encontraban empresarios exitosos y ex funcionarios gubernamentales. Es poco probable que alguno de ellos supiera en ese momento, y tal vez aún no, acerca de las actividades de uno de los miembros más jóvenes de la junta: Matan Caspi.
Caspi es uno de los cinco cofundadores del grupo de inteligencia y cibernética israelí Rayzone, cuyos productos permiten, entre otras cosas, la recopilación de datos personales secretos y el seguimiento de la ubicación de individuos o grupos a través de Internet o redes celulares, tanto en tiempo real como en en retrospectiva. Durante las últimas semanas, el grupo ha estado en el centro de atención tras los informes sobre sus actividades en las principales publicaciones de noticias, como Forbes y The Guardian.
Tecnología de vigilancia en uso. Tecnología de vigilancia en uso.
Tecnología de vigilancia en uso.
(Reuters)
Caspi no es ajeno al mundo de la recopilación de inteligencia y el espionaje. Junto con otro fundador de Rayzone, Eran Reshef, ayudó a intermediar un acuerdo de 2011 en el que la empresa de vigilancia NSO vendió su tecnología de software espía Pegasus a los militares de una nación extranjera con la ayuda de un empresario extranjero condenado por cargos de corrupción cuyo nombre está protegido por una orden de mordaza emitida por la corte.
Desde el acuerdo con NSO las actividades comerciales de Rayzone se han llevado a cabo en completo secreto. Reshef, quien según los archivos de la compañía se desempeña como su CEO, y Caspi, quien recientemente se mudó a los Países Bajos, junto con sus tres socios: Ron Zilka, Yohai Bar Zakay Hasidoff y Yaron Elrom, lograron operar en las sombras.
Las presentaciones de impuestos de Rayzone obtenidas por Calcalist junto con los documentos presentados al tribunal como parte de una disputa de accionistas en uno de los proveedores de servicios de Rayzone –la empresa israelí de ciberinteligencia Senpai–, ayudaron a arrojar luz sobre sus actividades, sus clientes y la facturación de tres de las empresas del grupo, que en 2019 ascendía a 33,25 millones de dólares.
Matan Caspi (circulado en rojo) y el consejo de administración de Hadassah International.Matan Caspi (circulado en rojo) y el consejo de administración de Hadassah International.
Matan Caspi (circulado en rojo) y el consejo de administración de Hadassah International.
(captura de pantalla)
La lista de agencias de inteligencia, servicios clandestinos y cuerpos de seguridad interna con los que trabaja Rayzone es uno de sus secretos mejor guardados, pero los documentos legales revelan algunos de los países en los que actuó o negoció en el pasado e incluyen a México, Singapur, Filipinas, Vietnam y Grecia.
La información aparece en documentos presentados al tribunal en 2019 debido a una disputa entre los accionistas de Senpai. Como publicó anteriormente Calcalist, en mayo de 2018, un mes antes de las elecciones en Malasia, la agencia de seguridad compró un sistema de Senpai utilizado para rastrear a los activistas de la oposición.
Los documentos judiciales mencionaron que Rayzone había considerado adquirir las actividades de Senpai. El tribunal recibió una transcripción de una llamada entre Ron Zlika, un accionista de Rayzone (20%), y el vicepresidente de ventas de Senpai, Roy Shloman, en la que se hablaba de los clientes compartidos de la empresa.
Una lista de clientes y contratos de Senpai revela que vendió varios servicios a Rayzone en varios países. Uno de esos países es México. Según los documentos, Rayzone pagó a Senpai 50.000 dólares en marzo de 2018 a cambio de los servicios que brindó en el país centroamericano. Los documentos no especifican qué agencia mexicana recibió el servicio en nombre de Rayzone o cuál era ese servicio.
Singapur, Vietnam y Filipinas son otros tres países a los que los documentos revelan que Senpai proporcionó servicios, negoció o tenía derecho a una comisión en nombre de Rayzone. En Singapur, por ejemplo, Senpai operaba frente al Departamento de Seguridad Interna, mientras que en Filipinas trabajaba en enlace con la Agencia Nacional de Coordinación de Inteligencia y la Policía Nacional de Filipinas. Senpai también actuó frente a la policía griega en nombre de Rayzone.
Vigilancia cibernética de Rayzone. Vigilancia cibernética de Rayzone.
Vigilancia cibernética de Rayzone.
(Rayzone)
La más conocida entre las empresas del grupo Rayzone es la propia Rayzone, que se fundó en octubre de 2010 y se ocupa de la planificación, fabricación y venta de soluciones tecnológicas para la recopilación secreta de datos en línea para agencias de seguridad e inteligencia. Estas soluciones se venden a gobiernos nacionales y servicios de seguridad interna principalmente en Asia y América Central, pero también en Europa.
La segunda, y quizás la más interesante empresa del grupo, es Echo-On Technologies, que fue fundada en febrero de 2018. Desarrolla un sistema SIGINT estratégico que permite a las agencias de inteligencia y de aplicación de la ley realizar investigaciones de seguridad y criminales. La plataforma permite a los clientes analizar datos digitales y computarizados y construir un marco de inteligencia basado en el tiempo y la ubicación.
El producto estrella de la compañía se llama Echo y es un sistema de inteligencia de señales que proporciona a las agencias estatales de aplicación de la ley información diversa sobre los usuarios de Internet. Se describe como "un método de recopilación totalmente sigiloso para cualquier usuario de Internet, sin la necesidad de la cooperación del objetivo ni de ninguna entidad tecnológica o comercial". Según el sitio web de la empresa, "Echo es independiente del tipo de dispositivo, sistema operativo o versión, y no requiere preinstalación de ningún equipo físico". Además, se describe como capaz de "proporcionar los beneficios de un enfoque centrado en el objetivo (recopilar información sobre un punto de interés en particular) y un enfoque centrado en los datos (recopilación masiva de todos los usuarios de Internet en un país)".
Según un artículo de Forbes sobre Rayzone, publicado este mes, "los datos de ubicación GPS son precisos, tan cerca como a un metro del objetivo, pero estarán un poco atrasados ​​en tiempo real, debido a la naturaleza de la vigilancia". Echo, según el informe, hace uso de los datos de ubicación recopilados por las plataformas de publicidad móvil. Las fuentes se negaron a decirle a Forbes cómo la empresa accede a los datos, pero señalaron que se ha convertido en una práctica común en la industria. El uso de tales plataformas preocupa a los activistas de derechos humanos, que temen una escasez de supervisión sobre los datos que los anunciantes recopilan sobre consumidores desconocidos.
La tercera empresa interesante del grupo es Root Networks, que fue fundada en octubre de 2016. Root investiga y desarrolla soluciones defensivas para proteger el anonimato y los datos personales de los usuarios de redes celulares. Según un informe de The Guardian hace dos semanas, Rayzone “recibió acceso a la red global de telecomunicaciones a través de un operador de telefonía móvil en las Islas del Canal en la primera mitad de 2018, lo que potencialmente permitió a sus clientes en ese momento rastrear la ubicación de los teléfonos móviles en el mundo."
El logotipo del grupo Rayzone. El logotipo del grupo Rayzone.
El logotipo del grupo Rayzone.
(Rayzone)
Otro producto producido por el grupo Rayzone se llama Vegas: es un sistema de interceptación que, según la empresa, "proporciona información íntima y significativa de cualquier dispositivo conectado dentro de redes específicas en ubicaciones designadas".
Otro producto de Rayzone se llama Piranha y se describe como un receptor IMSI (Identidad de abonado móvil internacional). IMSI (International Mobile Subscriber Identity, Identidad Internacional del Abonado Móvil) es un número único que se le da a cada usuario de la red celular que utilizan las empresas de telecomunicaciones. La policía y los cuerpos de inteligencia utilizan productos como estos que buscan interceptar y monitorear las comunicaciones celulares, incluida la escucha de llamadas. Ésa es una de las razones por las que las organizaciones de derechos humanos han criticado su uso.
El sitio web de Rayzone dice que el sistema ofrece "herramientas avanzadas para utilizar la información recopilada y manipular los teléfonos". Piranha también se puede integrar en otros sistemas, como cámaras de vigilancia, reconocimiento facial, sistemas biométricos y otros. Fue sorprendente descubrir que Rayzone también ofrece un producto llamado ArrowCell que brinda protección contra los receptores IMSI, lo que significa que produce tanto la tecnología como su contramedida.
Un producto adicional llamado Sprinter es un sistema que permite la interceptación de redes celulares para obtener acceso y grabar llamadas, mensajes de voz, mensajes de texto y ubicación del dispositivo. Según la empresa, “el sistema Sprinter intercepta y registra las llamadas de voz entrantes y salientes del objetivo, los mensajes de texto (SMS) y manipula la comunicación del objetivo. El sistema es totalmente transparente e indetectable ni por el operador móvil ni por el objetivo ".
Una falla de seguridad afecta a millones de teléfonos inteligentesUna falla de seguridad afecta a millones de teléfonos inteligentes
El sitio web de Rayzone dice que el sistema ofrece "herramientas avanzadas para utilizar la información recopilada y manipular los teléfonos".
Detrás de escena del establecimiento de Rayzone
Las declaraciones que Caspi y Reshef presentaron ante el tribunal en mayo de 2017, como parte de una disputa financiera sobre los pagos de mediación para un acuerdo vinculado a NSO, exponen la historia de la fundación de Rayzone y la entrada al sector de la ciberseguridad.
Caspi, quien en ese momento se desempeñaba como guardaespaldas en el exterior, testificó que había vivido varios años en California, durante los cuales había trabajado vendiendo productos tecnológicos en Centroamérica. “Durante esos años”, dijo, “trabajé con Eliott Broidy, quien vivía en Los Ángeles. Tiene amplias actividades comerciales y vínculos en América del Sur y Central. Me desempeñé como vicepresidente de desarrollo comercial en una de sus empresas, Broidy Capital Management ”.
Broidy fue uno de los principales recaudadores de fondos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y recientemente fue acusado de violar las leyes de lobby después de intentar convencer al presidente de que detuviera una investigación sobre la malversación masiva de un fondo de inversión de Malasia.
Cuando regresó a Israel, en 2010, Caspi se reunió con varios empresarios, incluido Eric Banoun, una figura central en la industria cibernética israelí, lo que le abrió la puerta para ingresar a la comunidad cibernética local. Tanto Banoun como Broidy participaron en la mediación de un acuerdo de 2011 en el que NSO vendió su sistema Pegasus a los militares de un gobierno extranjero. Caspi y Banoun más tarde tuvieron una pelea con Broidy y él fue eliminado del trato. Finalmente, en un acuerdo de resolución secreto, a Banoun se le concedió el 40% de la comisión, y Rayzone y Rayspot se llevaron el 60%.
Comentarios 0