Nir Zook, chef.
Nir Zook, chef.
Yaron Sharon
El CEO de Plantish, Ofek Ron.

Una empresa israelí imprime productos de pescado veganos

La compañía está en camino de convertirse en la única a nivel mundial en ofrecer mariscos a base de plantas, hechos con tecnología de impresión 3D.

Yuval Mann - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 14.01.22, 12:15
Mientras que muchas empresas ofrecen alternativas a la carne roja real, una empresa israelí busca ofrecer una alternativa a aquellos que se abstienen de los productos animales por completo, y desean disfrutar de alternativas de calidad a todo tipo de mariscos.
Plantish, empresa de desarrollo de productos alimenticios con sede en Israel, tiene como objetivo salvar el delicado tejido de la vida del océano mediante el uso de materiales de origen vegetal para desarrollar un sustituto con la misma apariencia, textura, sabor y valores nutricionales que los productos pesqueros reales.
"Un pez es el animal más cazado del mundo", dice Ofek Ron, fundador de la compañía, CEO y ávido vegano. "A menos que hagamos algo, en unas pocas docenas de décadas probablemente no habrá más peces en el mar", añadió.
3 צפייה בגלריה
El CEO de Plantish, Ofek Ron.
El CEO de Plantish, Ofek Ron.
El CEO de Plantish, Ofek Ron.
(Yaron Sharon )
Plantish fue fundada por Ron, junto con otras personas de ideas afines, incluidos la doctora Hilla Elimelech, el doctor Ron Sicsic, el doctor Ariel Szklanny, Eli Zinal y Eyal Ziller, todos quienes han participado del objetivo de revolucionar la industria pesquera de la misma manera que compañías como Beyond Meat e Impossible Foods revolucionaron el mercado alternativo de la carne.
Según Ron, el primer producto de Plantish será un corte principal de salmón a base de plantas, uno de los pescados más populares del mundo, y la compañía ya está considerando el desarrollo de alternativas adicionales, incluidos tipos adicionales de pescado e incluso mariscos como camarones y calamares.
La forma en que se fabrica el producto, explica Elimelech, jefe de I + D de la compañía, es mediante "ingeniería inversa del pescado real".
"Luego llegamos al laboratorio y tomamos ciertas sustancias de las plantas, por ejemplo, proteína de soja, grasa, agua, Omega 3, Omega 6, para crear la composición que volvemos a ensamblar en una configuración similar a la de un pez, utilizando una impresora 3D", dice Elimelech.
3 צפייה בגלריה
Hilla Elimelech y Ofek Ron.
Hilla Elimelech y Ofek Ron.
Hilla Elimelech y Ofek Ron.
(Yaron Sharon)
"La impresión 3D es el nombre del juego. Queremos reconstruir la estructura de los peces con precisión", añade.
A diferencia de otras compañías que se centran en alternativas de peces –todas las cuales desarrollan productos pesqueros cultivados en laboratorio mediante el muestreo de varias células animales y su cultivo en el laboratorio–, Plantish desarrolla sus productos utilizando sólo reemplazos a base de plantas. "Queremos liderar la tendencia de reemplazo de plantas en Israel", dice Ron.
"Puede ser que en el futuro integremos peces cultivados en laboratorio en nuestras propias tecnologías, ya estamos hablando con compañías que desarrollan tales productos en Israel y pensando en cómo integrar sus células dentro de nuestros productos de sexta, séptima u octava generación", agregó.
3 צפייה בגלריה
El producto de Plantish.
El producto de Plantish.
El producto de Plantish.
(Gentileza)
Para comprender mejor los beneficios y limitaciones del producto de salmón de la compañía, así como para alcanzar el sabor preciso y deseado, Plantish contó con la ayuda del conocido chef Nir Zookk, quien creó tres platos distintos a base de alternativas al salmón.
Y aunque los probadores admitieron que el sabor y el aspecto de los platos eran perfectos, agregaron que la textura del salmón a base de plantas dejaba algo que desear. "De hecho, lo más desafiante es la textura", admite Elimelec. "Ahí radica la mayor parte de nuestros esfuerzos".
Plantish agrega que su producto llegará a los restaurantes de todo el país en aproximadamente dos años, y a los supermercados de Israel aproximadamente un año después.
Comentarios 0