Yael Ben Arie, CEO de Octopai.

"Lo que aprendí de los hombres es decir una frase inteligente al final de una reunión"

Yael Ben Arie, empresaria, explica cómo se convirtió en líder y cómo es estar en lo más alto de una empresa siendo mujer.

Noa Gadot, Adaptado por Mark Mysler |
Published: 07.10.22, 13:31
Yael Ben Arie, CEO de Octopai, no estaba segura de tomar el puesto que le ofreció la empresa. “Antes de unirme, hablé con varias personas sobre que me ofrecieron el puesto de CEO en esta startup. Todos los hombres me dijeron 'no te atrevas a ir, abre tu propia empresa'. Debes estar loca para siquiera considerarlo’. Todas las mujeres dijeron 'wow, esta oportunidad suena increíble'. Vi la brecha de género con mis propios ojos. Aparentemente, para las mujeres es más fácil unirse a una startup existente, mientras que para los hombres es difícil liderar algo que no es suyo”.
Octopai es una startup de administración de datos que ayuda a las organizaciones a comprender los flujos de datos. “Entrenamos a los sistemas de datos de la organización y mostramos dónde se encuentra la información y cómo viaja de un sistema a otro para que puedan navegar y comprender cuál será el impacto de cada cambio que están a punto de realizar.
1 צפייה בגלריה
Yael Ben Arie, CEO de Octopai.
Yael Ben Arie, CEO de Octopai.
Yael Ben Arie, CEO de Octopai.
(Cortesía)
“Estamos liderando la revolución de las operaciones de datos en el sentido de que ayudamos a nuestros clientes desde la fase de diseño a comprender el riesgo y el impacto, hasta la producción y, más adelante, monitoreando, comprendiendo y analizando la forma en que se comporta su entorno de producción. Básicamente, ayudamos a nuestros clientes a lo largo del ciclo de vida de sus datos”.
Ben Arie finalmente decidió aceptar el desafío. “Hay tres cosas que Octopai ofrece a sus clientes con las que me identifico personalmente. Primero, permitimos que nuestros clientes sean proactivos y yo soy una persona muy proactiva. Además, creo en asumir la responsabilidad total y Octopai permite a sus clientes analizar datos y comprender cómo afectará cualquier cambio a la organización, lo que les permite una toma de decisiones más responsable. Finalmente, Octopai ofrece a sus usuarios la capacidad de comprender el panorama general, que es importante para la toma de decisiones”.
–¿Qué pasó con el CEO fundador?
–Los dos fundadores trabajan en la empresa, pero ninguno es director general. Desde el principio, el puesto de director ejecutivo fue una contratación, no un fundador. Reemplacé a otro director ejecutivo contratado. Es un desafío muy diferente estar ubicado en una organización que ya tiene una cultura. Esta es la segunda vez que me uno a una empresa madura y la llevo al siguiente nivel. Lo encuentro muy satisfactorio, aunque es un gran desafío.
La serie She-inspires de CTech sigue las historias de varias líderes femeninas en Israel. Las entrevistadas provienen de varios sectores: algunas trabajan en puestos de alto nivel en grandes organizaciones, algunas son fundadoras y otras son piezas clave en industrias destinadas a cambiar el mundo para mejor. El objetivo es saber de dónde vienen, adónde van y cómo están inspirando a todo un sector que se abre camino hacia un techo de cristal a punto de estallar.
–¿Cómo balanceas tu familia y tu puesto?
–Soy madre de tres hijos, y mi esposo es vicepresidente de I+D. Ambos estamos ocupados. Mi primer hijo nació cuando terminé mi maestría, así que durante toda mi carrera tuve hijos. Estaba amamantando mientras construia equipos. Para mí, desde el principio fue importante elegir una pareja que compartiera la vida conmigo. Nos apoyamos el uno al otro. Además, el equilibrio entre el trabajo y la vida personal es crucial para mí. Creo en los límites y siempre tuve el mejor desempeño. Creo firmemente que se necesita tiempo para la familia.
"Estaba amamantando mientras construía equipos. Para mí, desde el principio fue importante elegir una pareja que compartiera la vida conmigo"
–¿Sientes que ser mujer te benefició?
–No soy consciente cuando soy la única mujer en una mesa, o la única oradora en un panel. No lo veo a menos que la gente me lo diga. Todo lo que no me funciona lo dejo a un lado. Soy bueno ignorando las cosas que no me ayudan.
Cuando se le pregunta cómo hace esto, Ben Arie explica: “Me entrené en la escuela secundaria. Me enseñé a dejar ir las cosas, como lo que los demás piensan de mí”.
–Eso es muy raro a una edad tan joven.
–Soy muy consciente de mí misma, reconocí dónde estaba teniendo problemas y tomé la decisión de cambiar. No quería pagar por lecciones de vida tan caras. Aprendí a comunicarme, aprendí a contenerme y pensar antes de hablar. Traté de aprender de los demás y la principal lección que aprendí de los hombres es ser el último en decir una frase inteligente al final de una reunión.
–¿Por qué cree que muchas mujeres tienen problemas para alcanzar puestos de alto nivel?
“Veo a muchas mujeres buscando encontrar estabilidad a toda costa. Esto impide el progreso. Solía cambiar de posición todo el tiempo. Creo que fallar es algo que atemoriza a muchas mujeres”, explica Ben Arie. “Creo que tiene que ver con cómo nos educan desde una edad temprana. Doy mucho crédito a la forma en que mi padre me crió. Me impulsó a hacer cosas arriesgadas y resolver desafíos. Eso no quiere decir que no sienta miedo, lo siento, pero lo hago de todos modos. Creo que por eso estoy donde estoy”.
Comentarios 0