Soldados de las FDI con máscaras antigás.
Soldados de las FDI con máscaras antigás.
Efi Sharir
Soldados de las FDI con máscaras antigás.

Las armas más aterradoras: virus y bacterias

Silenciosas, letales y difíciles de detectar: el uso de enfermedades y patógenos como armas puede ser el arsenal más mortal que se haya utilizado en cualquier campo de batalla. Sin embargo, su uso no es tan fácil y por eso pocos países y grupos lo han intentado.

Ynet |
Published: 20.08.22, 17:21
El concepto de arma biológica es bien conocido, aunque es más probable como parte de una trama de película o una serie de televisión, en lugar de como una amenaza real. ¿Qué es un arma biológica en la práctica? ¿Se usó alguna vez? ¿Desarrollaron realmente los países un concepto de guerra que depende de los patógenos? ¿Qué enfermedades se consideraron adecuadas para su uso como armas biológicas?
Un arma biológica se define como un arma que hace uso de patógenos –principalmente bacterias y virus– o toxinas, que son sustancias tóxicas producidas por microorganismos. El objetivo puede ser matar a soldados y civiles enemigos, causar una enfermedad que los neutralice o crear pánico.
12 צפייה בגלריה
Soldados de las FDI con máscaras antigás.
Soldados de las FDI con máscaras antigás.
Soldados de las FDI con máscaras antigás.
(Efi Sharir)
La forma de distribución puede ser diversa: liberación de patógenos de un avión, contaminación del agua potable y de los recursos alimenticios, liberación de animales infectados que portan el patógeno y pueden transmitirlo a los humanos (como mosquitos o pulgas) y más.
Un arma biológica tiene algunas propiedades clave: primero, más allá de su efecto directo, tiene un efecto psicológico devastador: la moral dañada y el pánico que es probable que induzca en la población atacada pueden ser tan dañinos como el efecto directo del patógeno en sí.
A continuación, a diferencia de las armas químicas, las armas nucleares o cualquier arma convencional, los efectos de un arma biológica pueden propagarse y pueden ser potencialmente peligrosos incluso en lugares distantes de la zona de ataque, a través de la propagación de la enfermedad.
Y finalmente, un ataque con armas biológicas es muy difícil de detectar: generalmente se hace evidente después de que muchas personas se enferman o mueren, e incluso entonces a menudo no está claro cómo sucedió y quién es el responsable.
Sin embargo, el uso de armas biológicas es rastreable: en primer lugar, la epidemiología generalmente indicará que muchas personas presentaron síntomas en un período de tiempo relativamente corto, en contraste con un singular o múltiples casos separados, como se esperaría en el caso de una enfermedad natural.
12 צפייה בגלריה
Ilustración de cómo se ven las bacterias.
Ilustración de cómo se ven las bacterias.
Ilustración de cómo se ven las bacterias.
(Shutterstock)
En segundo lugar, los síntomas causados por un ataque biológico a veces son diferentes de los síntomas causados por los mismos patógenos cuando se propagan naturalmente, lo que inmediatamente levantará sospechas de guerra biológica.
La guerra biológica no está necesariamente dirigida a los humanos: la propagación de patógenos que se dirigen a los cultivos agrícolas, o al ganado, también se considera guerra biológica la que se dirige a los suministros de alimentos y la economía del enemigo.
Las epidemias siempre han sido una fuente de gran temor. Desde la antigüedad hasta tiempos relativamente modernos, fueron percibidos como un castigo divino y como un mal contra el que uno no puede defenderse. Las epidemias eran especialmente comunes en tiempos de guerra, ya que tales tiempos presentan condiciones favorables para su propagación.
Las causas de las epidemias eran generalmente desconocidas, como en muchos casos también lo era la forma en que se propagaban, y por lo tanto en la antigüedad no había muchos casos de intentos de infectar a los enemigos para causar una plaga. Incluso en los casos en que tales prácticas estaban en uso, no incluían la propagación directa de un patógeno, sino que se utilizaban de una manera más indirecta.
Dicho esto, algunos casos documentados recordaban ligeramente un uso deliberado de epidemias como forma de arma, como: obligar a los pacientes con una enfermedad infecciosa a huir a territorios enemigos para propagar la enfermedad entre la población enemiga.
12 צפייה בגלריה
Ilustración de cómo se ven las bacterias.
Ilustración de cómo se ven las bacterias.
Ilustración de cómo se ven las bacterias.
(Shutterstock)
La mayoría de estos casos fueron eventos a pequeña escala y permanecieron relativamente localizados. Algunos de estos ejemplos son documentaciones históricas de envenenamiento de pozos, así como de la colocación de colmenas que producían miel tóxica a partir de plantas venenosas, en un intento de envenenar a las tropas enemigas que avanzaban. También hubo casos de catapultamiento de cadáveres infestados de enfermedades a ciudades sitiadas, en un intento de propagar enfermedades en su interior.
La infame "plaga", también conocida como la Peste Negra en la Europa del siglo XIV, probablemente comenzó como una especie de guerra biológica. Cuando los tártaros sitiaron la ciudad de Kaffa (actual Feodosiya), en la península de Crimea, catapultaron cadáveres infestados de peste a la ciudad sitiada y la enfermedad se extendió entre sus habitantes.
Los cadáveres pueden no haber sido la causa principal de la epidemia, ya que también pudo haber sido causada por ratas que entraban y salían de la ciudad libremente, transportando pulgas infestadas de peste de los tártaros. Después de que el asedio terminó con la ciudad todavía en pie, los comerciantes italianos que fueron atrapados en el asedio regresaron a Italia, y llevaron la plaga con ellos. Desde Italia se extendió rápidamente por toda Europa, matando entre un cuarto y un tercio de la población europea en los años siguientes.
Después del descubrimiento de los microorganismos y la comprensión de sus funciones como agentes causantes de enfermedades, muchos países invirtieron en investigación y, a menudo, incluso en el desarrollo del campo de la guerra biológica. En la Primera Guerra Mundial, la guerra biológica se utilizó hasta cierto punto, aunque era relativamente insignificante en comparación con la guerra química.
Una parte importante de dicha guerra estaba dirigida contra el ganado, especialmente los caballos, que todavía eran los principales vehículos de los ejércitos en guerra. La guerra biológica, así como la guerra química, fueron prohibidas para su uso en 1925 por la Convención de Ginebra, aunque no estipulaba medidas activas de vigilancia para garantizar que ningún país se aventurara a desarrollar tales armas.
12 צפייה בגלריה
Ilustración de un investigador.
Ilustración de un investigador.
Ilustración de un investigador.
(Shutterstock)
El principal uso a gran escala de la guerra biológica fue hecho por Japón en la Segunda Guerra Mundial. Los japoneses utilizaron armas biológicas en China, principalmente peste y tifus. Cientos de miles de chinos, soldados y civiles por igual, murieron como resultado, además de miles de civiles y soldados cautivos adicionales, que fueron objeto de experimentos por parte de los japoneses.
Uno de los ataques, por ejemplo, se realizó bombardeando una ciudad con pulgas infestadas de peste. Muchos de los científicos japoneses que participaron en el desarrollo de estos horribles inventos no fueron procesados por crímenes de guerra y gran parte del conocimiento japonés sobre la guerra biológica terminó en los Estados Unidos, similar a los científicos nazis que proporcionaron una gran cantidad de información a los estadounidenses.
Desde la Segunda Guerra Mundial no ha habido un uso comprobado de armas biológicas por ningún país o en el campo de batalla. Ha habido varios incidentes en los que se han hecho afirmaciones sobre el uso de armas biológicas. Por ejemplo, Estados Unidos acusó a Corea del Norte de usar armas biológicas durante la Guerra de Corea, y también se plantearon afirmaciones similares durante la invasión soviética de Afganistán. Sin embargo, esto no se ha probado y por lo tanto se duda de su autenticidad.
Otros países grandes también desarrollaron armas biológicas. El Reino Unido llevó a cabo investigaciones sobre el ántrax durante la Segunda Guerra Mundial y lo mantuvo como un plan ofensivo durante muchos años. La Unión Soviética tuvo un extenso programa de armas biológicas durante la Guerra Fría, y China también posiblemente operó tal programa en el pasado, aunque éste no parece ser el caso hoy en día. Existen algunas afirmaciones sobre la posibilidad de que Rusia, que heredó la mayoría de los programas militares de la Unión Soviética, actualmente continúe operando un programa de armas biológicas, aunque la información disponible públicamente sobre este asunto es escasa.
La mayoría de estos programas han sido descontinuados, como el programa estadounidense, que dejó de desarrollar medidas ofensivas durante la década de 1960 y destruyó sus arsenales de armas biológicas. La investigación actual en este campo en los Estados Unidos se está llevando a cabo sólo con fines defensivos. El Reino Unido suspendió el desarrollo de armas biológicas en la década de 1950.
La Convención sobre las armas biológicas, que fue firmada por la gran mayoría de los países del mundo y está en vigor desde 1975, prohíbe el desarrollo de armas biológicas. Actualmente, ningún país admite públicamente la ejecución de un programa biológico con fines ofensivos o la posesión de tales armas, y sólo unos pocos países admiten haber mantenido previamente tales programas.
12 צפייה בגלריה
Bacterias vistas bajo el microscopio.
Bacterias vistas bajo el microscopio.
Bacterias vistas bajo el microscopio.
(Reuters)
No obstante, existen todavía algunas preocupaciones respecto de que algunos países, como Irán, Rusia y Corea del Norte, mantengan programas ilegales y encubiertos de armas biológicas. Se han levantado sospechas en el pasado contra Israel, pero nunca se hizo pública ninguna evidencia sobre la existencia de un programa ofensivo de armas biológicas.
Muchos ejércitos de todo el mundo todavía se están preparando para la posibilidad de que se utilicen armas biológicas contra ellos. Las directrices de la alianza de la OTAN en caso de un ataque no convencional que incluya armas biológicas, con detalles de posibles patógenos que constituyen amenazas potencialmente razonables, se pueden encontrar en este documento.
¿Qué enfermedades se consideraron candidatas para ser utilizadas como arma biológica potencial? Naturalmente, no todas las enfermedades se pueden usar para un propósito tan dudoso. Es necesario definir inicialmente las propiedades que debe tener tal enfermedad. Por ejemplo, ¿querríamos una enfermedad letal, o una que simplemente neutralizara a los infectados?
Desde un punto de vista militar, por ejemplo, un soldado enemigo enfermo es preferible a uno muerto: ambos no pueden luchar, pero se requieren recursos y gastos adicionales para el tratamiento de las personas enfermas. Además, las imágenes de hospitales repletos de víctimas pueden inducir un efecto psicológico de miedo a la enfermedad y disminuir la moral del enemigo.
Otros criterios relevantes para el partido que desarrolla tal arma son, por ejemplo: ¿importa lo difícil que sería tratar a las personas infectadas? ¿Sería prudente usar una enfermedad que se propaga de persona a persona, o sería más sabio propagar patógenos dentro de un área determinada en la que infectarán sólo a las personas presentes, como los soldados en un campo de batalla? ¿Es interesante dejar el área de dispersión de patógenos comprometida durante un largo período, o sería preferible que se limpiara en poco tiempo para poder pasar a través de ella sin equipo de protección?
12 צפייה בגלריה
Antrax, un arma temida y que ya ha sido usada.
Antrax, un arma temida y que ya ha sido usada.
Antrax, un arma temida y que ya ha sido usada.
(Shutterstock)
Todos los criterios mencionados afectan a la selección del patógeno que se utilizará para la guerra biológica. Una amplia variedad de microorganismos, principalmente bacterias y virus, fueron evaluados a lo largo de la historia por diferentes programas de armas biológicas. Dichos programas también consideraron el uso de toxinas, que se consideran armas biológicas ya que son producidas por microorganismos. Las toxinas no se reproducen y no son infecciosas, por lo que son más similares a las armas químicas en su forma de aplicación.
Sorprendentemente, y contrariamente a las normas comunes a las obras de ficción, la mayoría de las enfermedades consideradas no son muy mortales, especialmente en el tratamiento, ni son particularmente contagiosas. Esto permite un mejor control de su uso y evita brotes de epidemias a gran escala, que también podrían dañar al atacante.
El escenario común de una enfermedad altamente contagiosa con tasas de mortalidad cercanas al 100% y sin tratamiento efectivo, es en gran medida ficticio. Las dos principales excepciones son la viruela y la peste: ambas son altamente peligrosas, sin tratamiento y altamente contagiosas, aunque debe tenerse en cuenta que actualmente existe un tratamiento antibiótico eficaz contra la bacteria causante de la peste.
Entre las otras enfermedades que se consideraron por este dudoso papel de ser utilizada como arma biológica, una de las enfermedades más conocidas y estudiadas es el ántrax, y por lo tanto merece ser investigada. La razón de su popularidad como arma biológica es una combinación de alta letalidad, especialmente bacterias resistentes y bajas tasas de contagio. Por lo tanto, es posible infectar una cierta área con esporas bacterianas durante un largo período de tiempo, décadas e incluso más, y causar una enfermedad mortal de una manera muy localizada.
Una espora es el estado latente de la bacteria, en el que permanece altamente resistente a condiciones como el calor y la sequía y puede sobrevivir durante muchos años. Por ejemplo, las esporas de la bacteria Botulinum, que producen toxinas especialmente mortales y causan intoxicación alimentaria, son uno de los pocos organismos que pueden sobrevivir en la miel, por lo que se desaconseja encarecidamente alimentar con miel a los bebés, ya que pueden desarrollar una enfermedad como resultado de la exposición.
12 צפייה בגלריה
Ilustración.
Ilustración.
Ilustración de una espora.
(Shutterstock)
Cuando las esporas se exponen a condiciones adecuadas, vuelven a su estado activo y las bacterias se reproducen. Las esporas de ciertas cepas de ántrax pueden sobrevivir durante décadas y aún así causar una enfermedad al ingresar al cuerpo humano.
Para las bacterias del ántrax, la forma efectiva de su dispersión es mediante la creación de gotas de aerosol que pueden dispersarse sobre el área atacada. El ántrax se transmite naturalmente a través del contacto con animales infectados. Esta enfermedad, denominada "ántrax cutáneo", no es particularmente peligrosa durante el tratamiento.
En el caso de la guerra biológica, aquellos que inhalan las esporas probablemente desarrollarán "ántrax respiratorio", una forma de la enfermedad que muy rara vez ocurre naturalmente y es significativamente más mortal. La aparición de múltiples casos simultáneos de ántrax respiratorio es una clara señal del uso de la guerra biológica. Uno de los casos más graves relacionados con el uso de armas biológicas durante el siglo XX ocurrió de hecho como un accidente, en el que las esporas de ántrax fueron liberadas accidentalmente de una fábrica en la Unión Soviética, que probablemente las estaba produciendo para la guerra biológica.
Aunque el ántrax es causado por una bacteria que generalmente no es resistente a los antibióticos, el tratamiento antibiótico suele ser ineficaz, ya que debe administrarse antes de la aparición de los síntomas, lo que rara vez se hace y, por lo tanto, no se logra salvar al paciente.
Cabe señalar que las esporas son extremadamente duraderas y las áreas que estaban contaminadas con esporas de ántrax permanecen contaminadas durante mucho tiempo. Durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército británico bombardeó la pequeña isla escocesa de Gruinard con esporas de ántrax como parte de un experimento de armas biológicas, para probar la efectividad de un ataque como arma biológica.
12 צפייה בגלריה
Los antibióticos a veces no ayudan.
Los antibióticos a veces no ayudan.
Los antibióticos a veces no ayudan.
(Shutterstock)
Rápidamente se hizo evidente que tal ataque haría que un área fuera inhabitable durante mucho tiempo. La isla permaneció contaminada y peligrosa para cualquier mamífero durante décadas, hasta que fue limpiada durante el curso de un esfuerzo de descontaminación muy costoso y difícil.
La mayoría de las enfermedades que fueron evaluadas como armas biológicas no tienen un tratamiento efectivo, especialmente las causadas por patógenos virales, aunque se han desarrollado algunas vacunas específicas. Por ejemplo, tras el último gran brote del virus del Ébola en África occidental, hace unos años, se desarrolló una vacuna contra la enfermedad, además de varios métodos de tratamiento.
El ébola ha sido considerado como un arma biológica, y es especialmente popular en obras de ficción. Dado que es una enfermedad que no es naturalmente común, la población generalmente no está vacunada contra ella. Las vacunas se administran principalmente en momentos de necesidad o a trabajadores en riesgo, en contraste con enfermedades infantiles anteriormente comunes, como el sarampión, contra el cual la mayoría de la población suele estar vacunada.
Para muchas de las enfermedades que han sido consideradas como armas biológicas, el tipo de tratamiento depende del agente causal (patógeno): para las enfermedades bacterianas, como la peste y el cólera, suele haber un tratamiento antibiótico eficaz, aunque en algunos casos es importante administrar el tratamiento lo antes posible para asegurar su eficacia, como en el caso del ántrax.
Es posible que las cepas bacterianas diseñadas para ser utilizadas como una forma de guerra biológica sean modificadas genéticamente para ser resistentes a diferentes tipos de antibióticos. En tales casos, el tratamiento puede ser más difícil y menos efectivo.
12 צפייה בגלריה
Personal médico con equipo de protección contra epidemias. )
Personal médico con equipo de protección contra epidemias. )
Personal médico con equipo de protección contra epidemias.
(MCT)
La mayoría de las enfermedades virales no tienen un tratamiento efectivo, aunque la mayoría no son letales. Algunos medicamentos antivirales generales, o un tratamiento específico, como en el caso del virus del Ébola, pueden aliviar la enfermedad del paciente. Los antibióticos son ineficaces contra las toxinas, ya que las toxinas no son patógenos vivos y, por lo tanto, no se multiplican. Casi todas las toxinas peligrosas no tienen un tratamiento efectivo, excepto la atención de apoyo hasta que la intoxicación pasa.
Es de notar que existen vacunas contra la mayoría de estas enfermedades peligrosas, aunque no se administran comúnmente al público en general, ya que tales enfermedades son raras y la posibilidad de contraerlas es muy baja. Un ejemplo interesante es la viruela, que acompañó a la humanidad durante siglos, hasta que fue completamente erradicada, hace unos 40 años, debido a un extenso esfuerzo de vacunación.
Esto evita la necesidad de administrar vacunas contra la viruela al público en general, ya que el virus sólo existe en dos laboratorios vigilados en el mundo, que se encuentran uno en los Estados Unidos y otro en Rusia.
Hasta ahora hemos discutido programas de armas biológicas a nivel de países y política; sin embargo, muchos temen que la mayor fuente de peligro sea la posibilidad de liberación intencional de patógenos por parte de una organización terrorista, o una liberación accidental por parte de un centro de investigación, como algunos han afirmado infundadamente con respecto a la pandemia de COVID-19.
Normalmente, las instalaciones que trabajan con patógenos peligrosos están sujetas a estándares muy estrictos y los incidentes de infecciones accidentales con enfermedades mortales son muy raros. Sin embargo, tales casos han ocurrido en el pasado, como el incidente de ántrax antes mencionado en la Unión Soviética.
12 צפייה בגלריה
Vacuna COVID.
Vacuna COVID.
Vacuna COVID.
(AFP)
Otro incidente grave y bien conocido ocurrió en 1978 y resultó en el último caso documentado de muerte por viruela en el mundo. En circunstancias que siguen sin estar claras hasta el día de hoy, una fuga en un laboratorio que estudió el virus en la Facultad de Medicina de la Universidad de Birmingham resultó en la infección de Jannet Parker, una fotógrafa médica que trabajaba en una habitación sobre el laboratorio.
Parker murió de la enfermedad aproximadamente un mes después de que aparecieran los síntomas iniciales. Un examen epidemiológico exhaustivo indicó que no había infectado a nadie con el virus, excepto a su madre, que tenía un caso muy leve de la enfermedad.
El caso más famoso de ataque terrorista biológico fue, sin duda, el incidente de ántrax de 2001. Personas anónimas enviaron sobres que contenían esporas de ántrax a decenas de destinatarios, incluidos periodistas y funcionarios del gobierno estadounidense. En total, 22 personas estaban infectadas con ántrax, la mitad de ellas con la forma respiratoria y la otra mitad con la forma cutánea.
De los 11 que contrajeron ántrax respiratorio, cinco murieron. Todas las víctimas que contrajeron la forma cutánea de la enfermedad se han recuperado. Una investigación intensiva del FBI condujo a un científico estadounidense que había trabajado durante décadas en la investigación del ántrax para el gobierno estadounidense. Se suicidó antes de ser arrestado y la investigación se cerró formalmente.
Otro incidente ocurrió cuando los miembros del culto japonés Aum Shinrikyo intentaron liberar esporas de ántrax en Tokio en 1993, pero nadie resultó herido, ya que la cepa de ántrax que usaron no causaba enfermedades en los humanos. Los miembros de este culto volvieron a aparecer en el centro de atención dos años después, tras otro ataque terrorista en Tokio, en el que se liberó un agente nervioso en el metro. Trece personas murieron y miles resultaron heridas en este ataque.
12 צפייה בגלריה
Ilustración
Ilustración
Ilustración
(Shutterstock)
El objetivo principal de una organización terrorista es sembrar el pánico entre la población atacada. El uso de un patógeno no contagioso probablemente resultaría en un número limitado de víctimas, que no excedería el número de víctimas de un ataque terrorista convencional, aunque tendrá un efecto psicológico mucho más extenso, como el pánico causado en los Estados Unidos por cartas no identificadas que siguieron a los ataques de sobres de ántrax de 2001. Sin embargo, es mucho más difícil ejecutar un ataque de este tipo, debido a la dificultad de obtener patógenos, su producción en cantidades suficientes y su propagación efectiva.
Otro temor es que los terroristas puedan diseñar genéticamente un virus o bacteria peligrosa en un laboratorio. Hoy en día es relativamente simple obtener las secuencias genéticas (ARN o ADN) de muchos agentes causantes de enfermedades peligrosas, y la preocupación de que las organizaciones terroristas puedan producir los patógenos en un laboratorio con relativa facilidad es bastante real.
Una causa importante de tales preocupaciones es el virus de la viruela, que, como se dijo, se encuentra sólo en dos laboratorios bien vigilados en el mundo. Sin embargo, cabe señalar que aunque la producción artificial de viruela es técnicamente posible utilizando el equipo adecuado, ésta no es una tarea fácil y es muy poco probable que una organización terrorista pueda lograrlo con éxito utilizando un laboratorio improvisado. En contraste, un país con una amplia infraestructura biotecnológica puede muy bien ser capaz de tener éxito en tal esfuerzo.
En este artículo hemos descrito las armas biológicas y los muchos peligros que presentan, así como mencionado algunos incidentes en los que se utilizaron tales armas, incluso tan tarde como el siglo XX. ¿Por qué, entonces, este tipo de arma no ha tenido un uso más amplio?
La respuesta puede tener varias explicaciones. En primer lugar, es un arma no convencional brutal, cuyo uso va en contra de todas las reglas de guerra aceptadas en el mundo de hoy. Como se mencionó, tales armas son muy difíciles de usar discretamente y en muchos casos se identifica al atacante, lo que puede resultar en una reacción severa, tanto por parte de la parte atacada como de la comunidad internacional.
12 צפייה בגלריה
Ilustración
Ilustración
Ilustración
(Shutterstock)
Además, contrariamente a su popular presentación en los medios de comunicación, no es tan fácil usar armas biológicas. La mayoría de las enfermedades candidatas no son (afortunadamente) muy contagiosas y, por lo tanto, causar una epidemia generalizada no es simple y requiere una dispersión inicial muy efectiva y extensa de los patógenos.
La distribución a través del aerosol también es complicada, ya que es necesario producir gotas en el tamaño adecuado para que el aerosol sea efectivo: las partículas que son demasiado pequeñas no se absorberán de manera efectiva y las partículas que son demasiado grandes no llegarán a los pulmones y son fáciles de defender. La propagación de organismos vivos que sirven como vectores de la enfermedad, por ejemplo, ratas infectadas o pulgas, no es tan efectiva. Esta es probablemente una de las razones por las que aún no hemos sido testigos de un uso exitoso de armas biológicas por parte de una organización terrorista.
El uso de una enfermedad no contagiosa proporciona un mejor control del resultado, pero presenta múltiples desventajas. En primer lugar, debe difundirse ampliamente en toda el área de interés, lo que generalmente no es una tarea simple. Además, muchos patógenos, como el ántrax, contaminan el área mucho después de su dispersión original, lo que los hace problemáticos, ya que las áreas relevantes no pueden ser pobladas por los propios soldados del atacante.
En el fondo, para los países, las armas biológicas pueden llenar un nicho bastante estrecho, y en muchos casos las armas convencionales resultan mucho más preferibles, dejando de lado las consideraciones legales y morales. Como se dijo anteriormente, muchos países decidieron suspender sus programas de desarrollo de armas biológicas y centrarse únicamente en la defensa contra ellas.
Para las organizaciones terroristas, las armas biológicas son demasiado difíciles de aplicar con eficacia, aunque sus efectos psicológicos aún podrían hacerlas atractivas para esos grupos. Tal arma es indudablemente más fácil de obtener en comparación con un arma nuclear, y por lo tanto todavía existen preocupaciones con respecto a tal escenario.
Comentarios 0