Instituto Biológico de Israel.
Instituto Biológico de Israel.
Shaul Golan
El Instituto Biológico de Israel se mostró muy conforme con los resultados de los ensayos de su vacuna.

La vacuna israelí contra el COVID-19: ¿cuán útil es y cuándo estará lista?

El Instituto Biológico publicó los resultados de la investigación en roedores sobre la innovadora vacuna que desarrolló: los resultados mostraron que todos los hámsters vacunados no contrajeron el virus. El centro continuará con los ensayos, que en el futuro se harán en seres humanos.

Dr. Itay Gal - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 21.06.20 , 13:02
Científicos del Instituto Biológico en Nes Tziona publicaron los primeros resultados de la vacuna que desarrollaron contra el coronavirus. Si bien es temprano para alegrarse, todo parece indicar que pronto habrá un punto de inflexión en Israel. Hasta ahora, la vacuna se ha probado solamente en hámsters, y el camino aún es largo hasta que comiencen los ensayos en seres humanos. Sin embargo, los primeros resultados mostraron un comienzo exitoso.
En un folleto de 26 páginas, los científicos describieron cómo se creó la vacuna y cómo funciona. La introducción desarrolla la estructura del coronavirus y sus formas de invadir el cuerpo. Los investigadores explicaron que al ingresar por la nariz o la boca al cuerpo, se adhiere a las células mediante un poderoso enlace al receptor llamado 2ACE (enzima convertidora de angiotensina). Este poderoso enlace crea una fusión del virus con la envoltura celular humana, permitiendo que el virus invada.
La vacuna desarrollada en el Instituto Biológico está compuesta por el virus de la estomatitis vesicular (VSV, por sus siglas en inglés), que pertenece a una familia de virus que causan enfermedades animales. Sin embargo, es extremadamente inusual que el virus cause infección en humanos. El pasado, los virus VSV también se desarrollaron en laboratorios para servir como una plataforma para producir una variedad de vacunas antivirus, como el ébola, el HIV y la fiebre del Congo.
VacunasVacunas
El Instituto Biológico de Israel se mostró muy conforme con los resultados de los ensayos de su vacuna.
(Ynet)
En el virus VSV, los científicos cambian una proteína llamada VSV-G, que se utiliza como plataforma viral. Se sabe que esta proteína es la principal causa de la capacidad destructiva del virus en el cuerpo. Por lo tanto, este virus se convierte en una especie de "esqueleto" que puede actuar como portador de otras partículas de virus que harán que el cuerpo "piense" que es verdadero, produzca anticuerpos y ataque en caso de infección.
En el presente caso, los científicos israelíes han creado un híbrido que contiene el virus VSV diseñado de donde extrajeron la proteína G. En lugar de esta, los científicos inyectaron la proteína S del COVID-19, que es responsable de generar una respuesta inmune como si fuera el verdadero virus. Como resultado, el virus diseñado no causa enfermedades, sino que hace que el cuerpo produzca anticuerpos y, por lo tanto, lo inmuniza contra el coronavirus.
Después de que se creó la vacuna que contiene el esqueleto del virus VSV y la proteína S del COVID-19, se inyectó en hámsters dorados de 6 a 7 semanas de edad. 20 a 25 días después de que los roedores fueron vacunados, se los infectó con el coronavirus. Durante los siguientes 11 días, los hámsters fueron examinados día tras día, y luego se les realizó una cirugía para verificar el nivel de anticuerpos en su sangre y la concentración de virus que quedaba en sus cuerpos.
Instituto Biológico de Israel.Instituto Biológico de Israel.
Instituto Biológico de Israel.
(Shaul Golan)
Los resultados que se obtuvieron luego de comparar el grupo de hámsters inmunizados con los que no fueron vacunados, fueron sorprendentes: los análisis de sangre en los roedores vacunados mostraron un aumento en el nivel de anticuerpos contra el coronavirus y no se causaron daños a sus pulmones ni había ningún virus residual en el tejido pulmonar. Este hallazgo es, quizás, el más significativo, ya que el COVID-19 suele atacar principalmente a los pulmones.
La seguridad de la vacuna también demostró ser efectiva. Los hallazgos mostraron que los hámsters inmunizados estaban activos, mantuvieron un peso corporal normal y se recuperaron rápidamente en solo 5 días después de la contraer la enfermedad.
Sin embargo, el camino para crear una vacuna para humanos aún es largo: los investigadores deberán demostrar la seguridad y la eficacia en otros grupos de animales superiores, a saber, los mamíferos. Si los resultados positivos se mantienen, el instituto podría solicitar la aprobación de los primeros ensayos en humanos. Tal proceso llevará varios meses más, pero a principios de 2021 podría estar terminada la primera vacuna israelí contra el virus mortal que ha golpeado al mundo.
Comentarios 0