Israel vista desde la Estación Espacial Internacional.
Israel vista desde la Estación Espacial Internacional.
NASA
El nanosatélite medirá la radiación cósmica alrededor de la Tierra.

La Universidad de Tel Aviv lanzará un nanosatélite al espacio

Se trata del primer prototipo diseñado, desarrollado, ensamblado y probado íntegramente en una universidad israelí. Viajará a la Estación Espacial Internacional para medir la radiación cósmica alrededor de la Tierra.

Agencia AJN |
Published: 20.02.21 , 12:10
La Universidad de Tel Aviv (TAU) anunció que el primer nanosatélite diseñado, desarrollado, ensamblado y probado íntegramente en una universidad israelí será enviado a la órbita de la Tierra a bordo de un cohete de la NASA el sábado 20 de febrero de 2021.
El cohete se acoplará primero a la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) y los astronautas liberarán el satélite en órbita desde allí. El nanosatélite, del tamaño de una caja de zapatos, medirá la radiación cósmica alrededor de la Tierra.
2 צפייה בגלריה
El nanosatélite medirá la radiación cósmica alrededor de la Tierra.
El nanosatélite medirá la radiación cósmica alrededor de la Tierra.
El nanosatélite medirá la radiación cósmica alrededor de la Tierra.
(AJN)
“Es un gran día para la TAU”, dice el profesor Colin Price, director de la Escuela Porter. “Nos hemos sumado a la revolución espacial civil, llamada ‘nuevo espacio’, en la que, a diferencia del ‘viejo espacio’, no sólo las empresas gigantes con enormes presupuestos y grandes equipos de ingenieros pueden construir y lanzar satélites”, explicó.
“Hace unos años creamos el Centro de Nanosatélites, con el objetivo de construir pequeños CubeSats con fines de investigación”, continuó Price. “Desde entonces hemos podido demostrar que, con la planificación adecuada, la miniaturización y la modulación de muchas tecnologías, los estudiantes pueden construir y lanzar al espacio pequeños satélites en un plazo de dos años”.
La TAU completó la construcción del TAU-SAT1 hace unos cuatro meses, y lo envió para las pruebas previas al vuelo a la agencia espacial japonesa JAXA. Hace unas dos semanas, el nanosatélite llegó a su última parada antes del despegue, la isla de Wallops, donde se “subirá” a una nave de reabastecimiento de la NASA con destino a la Estación Espacial Internacional (ISS).
2 צפייה בגלריה
Estación Espacial Internacional.
Estación Espacial Internacional.
Estación Espacial Internacional.
(Shutterstock)
El trabajo se realizó en el Centro de Nanosatélites de la TAU, un esfuerzo interdisciplinario entre la Facultad de Ingeniería Iby y Aladar Fleischman y la Escuela Porter de Medio Ambiente y Ciencias de la Tierra de la Facultad de Ciencias Exactas Raymond y Beverly Sackler y el Centro de Investigación Nuclear Soreq (SNRC).
“Sabemos que hay partículas de alta energía que se mueven por el espacio y que se originan en la radiación cósmica del sol”, dijo el Dr. Meir Ariel, Director del Centro de Nanosatélites de la TAU. “Nuestra tarea científica es vigilar esta radiación y medir el flujo de estas partículas y sus productos. Hay que entender que el espacio es un entorno hostil, no sólo para los humanos sino también para los sistemas electrónicos. Cuando estas partículas golpean a los astronautas o a los equipos electrónicos en el espacio, pueden causar daños importantes”, continuó Ariel.
“La información científica recogida por nuestro satélite permitirá diseñar medios de protección para los astronautas y los sistemas espaciales. Para ello, incorporamos al satélite una serie de experimentos, desarrollados por nuestros socios del Departamento de Medio Ambiente Espacial del SNRC, que también llevarán a cabo la investigación científica pertinente”.
“Cuando el TAU-SAT1 pase por encima de Israel, es decir, en un radio de unos pocos miles de kilómetros del alcance de recepción de la estación terrestre, las antenas seguirán la órbita del satélite y se producirá un proceso de transmisión de datos entre el satélite y la estación. Estas transmisiones tendrán lugar unas cuatro veces al día, y cada una de ellas durará menos de 10 minutos. Además de su misión científica, el satélite también servirá como estación de retransmisión espacial para las comunidades de radioaficionados de todo el mundo”, aseguró.
El Dr. Amrani concluyó: “En total, se espera que el satélite esté activo durante varios meses. Como no tiene motor, su trayectoria se desvanecerá con el tiempo como resultado del arrastre atmosférico, y finalmente se quemará en la atmósfera y volverá a nosotros como polvo de estrellas”. El lanzamiento será transmitido públicamente y estará disponible para su transmisión en vivo, precedido por un panel de discusión sobre el satélite.
A una altura de 250 millas (400 kilómetros) sobre el nivel del mar, el nanosatélite orbitará la Tierra a una velocidad vertiginosa de 17.000 millas por hora (27.600 kilómetros por hora), o cinco millas por segundo (7,6 kilómetros por segundo), completando un circuito alrededor de la Tierra cada 90 minutos.
Comentarios 0