Esti Ayalon-Kovo, jefa de la Misión Económica de Israel en Beijing.

China emerge como la gran promesa para la tecnología israelí

Esty Ayalon-Kovo, agregada económica de Israel en Beijing, señala que el mercado chino es prometedor, pero insta a las empresas israelíes a consultar con ella sobre la regulación antes de precipitarse en ese mercado.

Allon Sinai - Calcalist |
Published: 27.07.20 , 18:26
Después de más de cuatro meses de trabajar desde Israel debido a la pandemia de COVID-19, Esti Ayalon-Kovo finalmente regresó a Beijing el mes pasado. Pero eso fue sólo el comienzo de la prueba para la jefa de la misión económica israelí en la capital de China. Debido a las restricciones en aquel país con respecto a los extranjeros que ingresan, Ayalon-Kovo y su esposo se vieron obligados a ponerse en cuarentena por separado durante 15 días; cada uno se debió llevar a uno de sus hijos en la etapa de aislamiento. Después de completar la cuarentena y tras las pruebas negativas de coronavirus, finalmente se les permitió unirse y regresar a casa.
“Salimos de China para las vacaciones del Año Nuevo chino, a fines de enero, y fue muy complicado regresar después de eso", señaló Ayalon-Kovo, y agregó que para ingresar a cualquier espacio público en Beijing, incluido el complejo de viviendas donde reside, se necesita descargar y mostrar la aplicación de atención médica local que confirma que no está infectada de coronavirus. "Como diplomáticos, generalmente estamos exentos de ciertos requisitos, pero con China desesperada por evitar cualquier importación del virus desde el extranjero, también se nos exigió entrar en cuarentena en un hotel especialmente asignado. Para mí, personalmente, aumentó la sensación de seguridad cuando vi qué medidas se están tomando para evitar una propagación recurrente del virus”, añadió Ayalon-Kovo.
Esti Ayalon-Kovo, jefa de la Misión Económica de Israel en Beijing. Esti Ayalon-Kovo, jefa de la Misión Económica de Israel en Beijing.
Esti Ayalon-Kovo, jefa de la Misión Económica de Israel en Beijing.
(Shlomi Amsalem)
China fue el lugar donde comenzó la pandemia, pero la mayoría de los países ahora sólo pueden envidiar la forma en que el país más poblado del mundo, con alrededor de 1.400 millones de personas, lidió con el brote inicial. El número de casos confirmados, según las autoridades sanitarias locales, es de 83.891 y el número de muertos es 4.634.
Gran parte del mundo seguramente anhela imitar el cambio económico que está mostrando la economía china. La segunda economía más grande del mundo sufrió una fuerte caída del 6,8% en su PIB en el primer trimestre del año, pero anunció la semana pasada que creció un 3,2% más que lo esperado en el segundo trimestre. La cifra apunta hacia una recuperación en forma de V y puso fin a cualquier ilusión de que la economía de China podría enfrentar un daño significativo a largo plazo por COVID-19, lo que lo hace aún más importante para las empresas y startups israelíes.
"Esta es la única embajada israelí en el mundo en la que hay dos agregados económicos, lo que resume su importancia”, informó Ayalon-Kovo. "Yair Albin es el jefe de la Misión de Comercio e Inversiones, mientras que yo soy jefa de la Misión Económica. Albin se centra en promover la exportación israelí a China, así como las inversiones chinas en Israel. Yo estoy a cargo de los sectores regulatorio y gubernamental; aduanas, patentes, estandarización, la NMPA, que es la FDA china, y todo lo demás que ayuda a crear las bases para el comercio. No se puede exportar a un país como China sin entender la regulación. También estoy a cargo de promover el sector médico israelí en China, ya que es un campo que está muy regulado. La regulación en este sector es más compleja en todos los países”.
Cuando la pandemia golpeó a Israel y quedó claro que el equipo médico era escaso, Ayalon-Kovo fue puesta al frente de una iniciativa que involucra a agregados económicos israelíes de todo el mundo con el objetivo de ayudar al país a adquirir los bienes necesarios.
Una sala de coronavirus en el Centro Médico Sheba en el centro de Israel . Una sala de coronavirus en el Centro Médico Sheba en el centro de Israel .
China cumplió un papel fundamental para Israel a la hora de conseguir los equipos médicos de protección para enfrentar la pandemia.
(AFP)
El intercambio comercial no fue en un solo sentido, pues también aumentaron las exportaciones de Israel a China, en un 15% en los primeros cuatro meses del año, según Ayalon-Kovo. "Esto fue muy sorprendente para nosotros. La mayor parte se debió al aumento en la exportación de equipos médicos sofisticados", explicó.
La jefa de la misión económica israelí en China dijo que la tecnología israelí tiene una excelente reputación en China, aunque eso no significa que las compañías israelíes deben apresurarse a ingresar en aquel mercado.
"Tengo personal local que siempre está monitoreando la regulación, lo que significa que estamos actualizados ante ciertos cambios"
"Mi función más importante es monitorear y comprender la regulación local y mantener a los exportadores israelíes informados. No podemos llegar a una situación en la que no estemos familiarizados con las demandas locales. Tengo personal local que siempre está monitoreando la regulación, lo que significa que estamos actualizados ante ciertos cambios", comentó la agregada diplomática. "Otra parte de mi trabajo es resolver puntos muertos en el comercio. A veces identificamos que una determinada regulación podría generar problemas, por lo que trabajamos frente al regulador. Muchas empresas también acuden a nosotros después de encontrar dificultades con los reguladores y les ayudamos a resolver el problema. Sin embargo, no creo que la diferencia cultural sea tan complicada de superar. Una gran parte de mi trabajo es explicar a las compañías israelíes que no se apresuren a ingresar en este mercado sin prepararse. Deben comprender primero la infraestructura y las regulaciones locales y eso ayudará a prevenir muchos problemas en el futuro".
El paso a las reuniones en línea debido a la pandemia no fue sencillo para los chinos, pero Ayalan-Kovo dijo que se han acostumbrado en gran medida a la nueva realidad. Informó que se completaron varios acuerdos durante la pandemia a pesar de que las partes sólo podían negociar virtualmente y que hay un creciente interés en la tecnología israelí.
"Antes de COVID-19, le decíamos a las compañías que querían ingresar al mercado en China que la mayor parte del negocio se realiza cara a cara", comentó Ayalon-Kovo. "Realmente no pensamos que fuera relevante organizar eventos en línea. Pero desde que comenzó la pandemia, eso ha cambiado y la demanda de las compañías chinas está aumentando continuamente. Estamos trabajando bajo el supuesto de que esto continuará al menos hasta el final de 2020. Al principio pensé que tal vez este nuevo formato también resultaría en menos trabajo, pero estoy tan ocupada como antes de que comenzara la pandemia. La esencia del trabajo no ha cambiado, sólo el formato ".

Comentarios 0