Médicos árabes y judíos trabajan juntos en Israel. "Un ejemplo de coexistencia y paz".
Médicos árabes y judíos en Israel.
Tal Shahar
Médicos árabes y judíos trabajan juntos en Israel. "Un ejemplo de coexistencia y paz".

Equipos médicos de árabes y judíos envían un mensaje de paz en medio del conflicto

La ola de violencia y odio en las calles de Israel daña el delicado y frágil tejido de la sociedad mixta israelí. Yedioth Ahronoth reunió a los equipos médicos conformados por árabes y judíos que lucharon juntos contra el coronavirus. "Un puñado de extremistas está tratando de llevarnos a un lugar oscuro. No debemos permitirle que se salga con la suya”, afirmó una enfermera. Un ejemplo de coexistencia y paz.

Adir Yanko - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 18.05.21, 16:28
Yedioth Ahronoth informó el viernes que los miembros judíos y árabes de los equipos médicos temen ser atacados en su camino a los hospitales
A lo largo de los años, el sistema de atención médica se ha considerado una isla de cordura en lo que respecta a las relaciones entre judíos y árabes. La crisis del coronavirus ha vuelto a demostrar el extraordinario compromiso y sacrificio de los equipos que lucharon juntos por la vida de los pacientes. Desde el momento en que ingresan a los centros médicos, los profesionales de la salud saben que deben brindar una atención igualitaria a todas las personas, independientemente de su religión, raza o género.
Yedioth Ahronoth reunió a equipos médicos de los hospitales Sheba, Ichilov, Wolfson y Kaplan. Hablaron abiertamente sobre el temor de que las grietas violentas en la sociedad israelí puedan dañar también la atención brindada en los hospitales y prometieron hacer todo lo posible para que esto no suceda. Su objetivo es que los centros médicos sigan siendo un ejemplo de trabajo en equipo ejemplar y humano.
3 צפייה בגלריה
Médicos árabes y judíos trabajan juntos en Israel. "Un ejemplo de coexistencia y paz".
Médicos árabes y judíos trabajan juntos en Israel. "Un ejemplo de coexistencia y paz".
Médicos árabes y judíos trabajan juntos en Israel. "Un ejemplo de coexistencia y paz".
(Tal Shahar)
Yedioth Ahronoth informó el viernes que los miembros judíos y árabes de los equipos médicos temen ser atacados en su camino a los hospitales. En los últimos días, altos funcionarios del sistema de salud han publicado cartas en las que llaman a la calma y la convivencia pacífica en la sociedad israelí.
Mahana Bishara, un enfermero jefe del Hospital Beilinson de Petah Tikva, que reside en la ciudad árabe de Tira, expresó: "No pensamos que llegaría a tanto; es triste y frustrante. Recibí mensajes de miembros de mi personal, especialmente árabes, que tenían miedo de venir al hospital. Una de las enfermeras usa un hiyab y temía salir de Kfar Qassim, donde reside, por temor a ser atacada. Les informé sobre esta situación a mis jefes, y ellos le enviaron un transporte especial”.
Según Bishara, "hay una minoría muy pequeña en los sectores árabe y judío que está tratando de arrastrarnos a todos a un lugar peligroso para dañar la convivencia. No debemos dejarnos arrastrar por estas voces. Me temo que la sociedad tardará un tiempo en recuperar la confianza entre las partes. Crecí en una familia con amigos judíos, por lo que todo esto es extraño para mí. Creo que al final la mayoría cuerda vencerá”.
3 צפייה בגלריה
Disturbios en Lod.
Disturbios en Lod.
Disturbios en Lod.
(AP)
Ola Sahaka, de Kfar Qara, volvió a trabajar el domingo como enfermera jefe en el Hospital Ichilov de Tel Aviv. "Es una semana negra, la más negra que he tenido en mi vida", dijo con dolor.
"Fue difícil ver toda esa violencia. Lo que está sucediendo en la sociedad, toda esta anarquía y todo este caos, derivó en que ambos lados se sintieran amenazados. Es simplemente insoportable. Regresé al trabajo anteayer y después de reencontrarme con mis amigos árabes y judíos, estoy segura de que la relación es fuerte y firme y nada la romperá. Nos abrazamos y algunos de los miembros del equipo incluso lloraron. Una de las fisioterapeutas judías de nuestro departamento se paró frente a mí y tenía lágrimas en los ojos. Me abrazó y siguió llorando. La relación entre ambos lados afuera llegó al punto más bajo, pero eso no sucedió en el hospital. Un puñado de extremistas está tratando de llevarnos a un lugar oscuro. No debemos permitirle que se salga con la suya”, manifestó Sahaka.
La doctora Dai se mostró optimista respecto del futuro. “Espero que tomemos nuestra maravillosa relación de equipo y la usemos para demostrar que se puede de otra manera
Yael Polishuk, directora de enfermería de la unidad de cuidados intensivos generales del Hospital Kaplan de Rehovot, ha estado trabajando en el sistema de atención médica durante 40 años. "Nunca me importó", dijo. "Nunca sentí la diferencia. Tengo dos trabajadores árabes, uno de Lod y otro de Umm al-Fahm. El que vive en Lod se llevó a su familia al norte, no pudo venir a trabajar, y nos preocupamos por él a nivel personal. Buscamos el punto de unión entre nosotros. Ese debería ser el mensaje. Quizás la paz comience desde abajo, desde la gente, desde los ciudadanos que quieren vivir aquí tranquila y pacíficamente", añadió.
3 צפייה בגלריה
Sala de coronavirus en el Hospital Ziv de Safed.
Sala de coronavirus en el Hospital Ziv de Safed.
Equipos médicos de árabes y judíos han luchado juntos contra el coronavirus en Israel.
(EPA)
"Trabajamos como un solo tejido humano", sostuvo la doctora Victoria Vishnevskaya-Dai, directora del servicio de oncología ocular del Hospital Sheba, cerca de Tel Aviv. "Todos trabajamos juntos y las diferencias nunca se sienten. Tenemos pacientes de Gaza y Naplusa, al igual que de Lod y Tel Aviv. El origen de los pacientes que atendemos, así como el origen de los miembros del personal, no nos interesa. Conduces al trabajo y los misiles caen sobre ti, pero en el momento en que ingresas al hospital dejas todo a un lado. Es como si vivieras en dos esferas diferentes", agregó.
La doctora Dai se mostró optimista respecto del futuro. “Espero que tomemos nuestra maravillosa relación de equipo y la usemos para demostrar que se puede de otra manera. Es cierto que hay extremistas que llevan a cabo linchamientos, pero también hay muchos otros que saben vivir en paz. Si no miramos al horizonte, él no vendrá", concluyó.
Comentarios 0