Obed Hrangchal entrenando.
Obed Hrangchal entrenando.
Cortesía
Obed Hrangchal.

Un joven indio-judío campeón de kickboxing planea emigrar a Israel y unirse a las FDI

El joven Obed Hrangchal, de la comunidad Bnei Menashe, desea unirse a las FDI y representar a Israel en competencias internacionales una vez que finalmente emigre al país con sus padres y su hermana después de Rosh Hashaná y Yom Kippur.

Itamar Eichner - Adaptado por Maura Silva |
Published: 22.09.20 , 13:49
Un judío-indio y campeón de kickboxing, quién ganó una serie de prestigiosas competencias, está listo para hacer “aliyah” (inmigración judía a la Tierra de Israel​) a Israel, donde competirá por el estado judío.
Obed Hrangchal, de 26 años, ya ganó varias medallas nacionales: dos de oro, siete de plata, y dos de bronce nacionales; en áreas de Wushu, Kickboxing, Muay Thai y Karate. Pero lo que hace la historia de este joven única es que es un judío observante y parte de la comunidad Bnei Menashe.
Obed Hrangchal. Obed Hrangchal.
Obed Hrangchal.
(Cortesía)

Esta comunidad dice que son descedientes de judíos de una tribu bíblica judía perdida, que fue desterrada del antiguo Israel a la India en el siglo VIII a. C.
Junto con sus padres, Gabriel y Ruth Hrangchal, y su hermana Lucy, Obed está decidido para cumplir su sueño de toda la vida poco después de las fiestas de Rosh Hashaná y emigrar a Israel. Quieren instalarse en la ciudad de Nof HaGalil en la parte norte del país después de completar su proceso de absorción.
“Siempre soñé con hacer aliya a la tierra de Israel y estoy súper emocionado con hacerlo. Si es posible, me encantaría unirme a las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel) y sería un honor representar a Israel en las competiciones de MMA de Kickboxing”, dijo el joven Obed.
El atleta espera completar el proceso de inmigración con la ayuda de “Shavei Israel”, una organización judía con sede en Israel que alienta a las personas de ascendencia judía a fortalecer su conexión con Israel.
Obed Hrangchal entrenando. Obed Hrangchal entrenando.
Obed Hrangchal entrenando.
(Cortesía)

"Estamos muy orgullosos de Obed y sus impresionantes logros. Esperamos darle la bienvenida a él y su familia aquí en Israel junto con los más de 700 Bnei Menashe, a quienes traeremos el próximo año", dijo Michael Freund, fundador y presidente de Shavei Israel. “Obed es otro ejemplo sobresaliente de cómo el Bnei Menashe puede contribuir a la sociedad israelí y espero que pronto lo veamos subir al escenario y ganar medallas para Israel en todo el mundo”, agregó.
Obed es originario del pueblo de Thinghlun en el estado indio de Mizoram, donde los Hrangchals eran la única familia judía en el pueblo. En 2013, vendieron su casa y tierras para mudarse a la ciudad capital de Aizawl para unirse a la comunidad judía local, mientras esperan la oportunidad de hacer aliya.
Sin la granja familiar, el padre de Obed se quedó sin trabajo y ser judío hace que sea más difícil encontrar un trabajo estable, ya que los judíos no trabajan en Shabbat ni en las festividades judías.
A pesar de las dificultades, Obed triunfó ganando reconocimiento en el mundo deportivo, ganando premios en artes marciales del Consejo Estatal de Deportes de Mizoram y la Asociación Estatal de Wushu de Mizoram, quienes estan afiliados tanto con la Asociación Olímpica de la India como con el Comité Olímpico Internacional (IOC, por sus siglas en inglés).
Obed recibe una medalla en la India. Obed recibe una medalla en la India.
Obed recibe una medalla en la India.
(Cortesía)

“Yo empecé a practicar artes marciales desde muy pequeño, como a los 6 años, pero sin una instrucción apropiada”, comparte Obed Hrangchal. “Mientras seguí creciendo, continué mejorando y después empecé a competir a nivel estatal en 2014, que fue cuando competí en Kickboxing chino o Wushu y gané el segundo lugar. El mismo año, comencé a estudiar Artes Marciales Mixtas (MMA, por sus siglas en inglés) bajo el seguimiento de un instructor”.
Hasta ahora, más de 4.000 Bnei Menashe hicieron aliya a Israel en las últimas dos décadas, en gran parte gracias a Shavei Israel. Otros 6.500 permanecen en India, quienes desean hacer del estado judío su hogar.

Comentarios 0