Shimon ben Iashar

¿Qué aspecto tiene y tendrá el Muro de los Lamentos vacío?

Mientras el número de infectados por el coronavirus sigue aumentando, los israelíes religiosos sopesan cómo llevar a cabo los entierros, las bodas e incluso las oraciones en grupo en el marco de las restricciones que ha impuesto el Ministerio de Salud de Israel con vistas a la protección de la salud. En la casi desierta explanada del Muro de los Lamentos se pueden ver unas pocas personas rezando, y también “valientes” turistas de Texas que viajaron a Israel para brindar apoyo.

Kobi Najshoni |
Published: 18.03.20 , 06:54
La cuestión judía: Tras las últimas medidas que adoptó el gobierno para evitar la propagación del coronavirus, rabinos en general y en particular aquellos “con derecho a promulgar leyes religiosas” tuvieron que decidir si cerrar o no las sinagogas y si aplicar o no la ley religiosa judía que prescribe que los rezos se deben hacer ante un “quórum” de diez correligionarios [llamado minián]. La Organización de Rabinos Tzohar instó a los líderes de las comunidades de todo el país a actuar de manera responsable según los requisitos del Ministerio de Salud.
El rabino de la ciudad de Safed y miembro del Consejo del Rabinato Central, Shmuel Eliahu, dictaminó debido a la dificultad de contar con un “quórum” de exactamente diez personas, que hay que permitir que sean veinte fieles pero que se cuiden de mantener una distancia de al menos dos metros entre una persona a otra. Y también de lavarse las manos antes y después del rezo, de no tener ningún contacto físico entre ellos y de no besar el pergamino de la Torá en forma de rollo ni las mezuzot (pequeño pergamino con dos versículos de la Torá o Pentateuco colocado en una caja que se clava en el lado derecho las puertas). Por su parte, el rabino Haim Kanievsky, jefe espiritual de la llamada “corriente lituana” de los judíos ultraortodoxos, ordenó a los estudiantes de la Torá en todo el país a seguir haciéndolo como siempre. La única excepción que planteó se refería a la localidad de Kiriat Iearim, en la que viven ultraortodoxos y en la que se detectó a varios enfermos de coronavirus.
A su vez Shimon ben Iashar, un hombre religioso que vive en el Barrio Judío de la Ciudad Vieja de Jerusalem, dijo que tiene el privilegio de ir casi todos los días al Muro de los Lamentos. Y contó, en una entrevista con Ynet, que su rutina casi no ha cambiado. “Vivo aquí, en la Ciudad Vieja de Jerusalem, y tengo el privilegio de ir a rezar casi todos los días al Muro de los Lamentos. También hoy, cuando me levanté por la mañana, no me lo pensé dos veces. El Muro de los Lamentos es un lugar abierto con una gran explanada. Y me dije a mí mismo que si hubiera mucha gente me sentaría a un lado. Pero no estaba tan lleno de gente. Pienso que rezar aquí es mejor que hacerlo en otros lugares”.
Shimon ben IasharShimon ben Iashar
Shimon ben Iashar
(Ynet)
Pregunta: ¿Se siente usted más seguro aquí que en la otra sinagoga que hay más arriba?
Respuesta: “No sé cómo actúa el virus, ni cómo se transmite de una persona a otra, pero en general si veo un espacio abierto pienso que es mejor”.
“Espero que con vistas a Pésaj, la Pascua judía, haya buenas noticias”
La Fundación del Legado del Muro de los Lamentos anunció el jueves pasado que habrá una reunión entre los responsables de la administración de ese lugar sagrado y los principales profesionales del Ministerio de Salud, en la que se decidirá cómo va a ser el día a día allí, y cómo serán los eventos especiales. Entre éstos, la juramentación de soldados que comienzan el servicio militar en el Ejército israelí, y la tradicional “bendición de los sacerdotes” en Pésaj, que debería tener lugar allí el mes que viene, con la asistencia de decenas de miles de personas. Ben Iashar afirma que “todo es para bien”.
Persona con barbijo en el Muro de los Lamentos.Persona con barbijo en el Muro de los Lamentos.
Persona con barbijo en el Muro de los Lamentos.
(Alex Kolomoisky)
P.: Como residente en esta zona, ¿ve usted la posibilidad de que se cierre el acceso al Muro de los Lamentos? ¿Lo concibe siquiera?
R.: “Cuando vienen personas especiales como el presidente de Estados Unidos o el de Rusia, generalmente cierran el acceso al Muro de los Lamentos y dejan entrar a unas pocas personas a la cueva adyacente. Eso es más importante cuando se trata de la salud del pueblo israelí. Espero que con vistas a Pésaj tengamos buenas noticias, y que el Todopoderoso acepte todas las oraciones del pueblo de Israel, y que estemos en una situación completamente distinta. Pero, si es necesario, el pueblo israelí será cuidadoso, y cada uno de nosotros actuará de acuerdo con las instrucciones del Ministerio de Salud. De esa manera, cuidaremos lo más posible la salud de todos”.

“Contactos para darle fuerza a Israel”
A la desierta explanada del Muro de los Lamentos han venido también turistas judíos de Texas. Malka, una guía turística que acompaña al grupo, cuenta que iban a venir 27 personas. “La mayoría de quienes vinieron son personal de la institución dedicada a niños con diferentes discapacidades, o son padres de hijos con síndrome de Down u otras limitaciones, que vienen para recibir energía de Tierra Santa. Se pasean por aquí sin miedo ni vergüenza, y aseguran que Dios los protege”.
P.: ¿Cómo reacciona la gente cuando los ven en el hotel o en la calle?
R.: “Ven que es gente de afuera, y preguntan ‘dónde han estado y de dónde son’. No es por curiosidad, sino que preguntan preocupados, pero se trata sencillamente de un milagro. En todos los lugares en los que hemos estado, hemos inspirado a los israelíes. Pero quienes preguntan tienen razón. Hay que mantener las distancias y tomar todas las precauciones. Y yo siento que este grupo me da fuerzas. Salíamos y volvíamos todos los días tranquilos y con el mejor estado de ánimo, aun cuando el hotel cerraba después de que nos fuéramos”.
 La guía turística Malka vino al Muro de los Lamentos acompañando al grupo de Texas La guía turística Malka vino al Muro de los Lamentos acompañando al grupo de Texas
La guía turística Malka vino al Muro de los Lamentos acompañando al grupo de Texas.
(Ynet)
P.: Tengo entendido que vinieron a último momento, antes de que cerraran las puertas.
R.: “Fuimos el último grupo antes de que cerraran, y ahora seremos el último grupo que se irá del Muro de los Lamentos. El aeropuerto está completamente vacío. Cuando estos turistas se vayan mañana por la mañana, la mitad de ellos tendrán que cambiar el vuelo porque se lo cancelaron. Pero todo se arreglará. Hemos oído que algunos hoteles de Jerusalem van a cerrar, pero este grupo se pasea lleno de fe y convencido de que es aquí donde hay que estar. La mayoría de ellos están aquí por segunda, tercera o cuarta vez. Y se sienten mejor en Israel que en cualquier otro lugar del mundo”.
Cynthia, fundadora de la organización Even Hapiná (en español, ‘Piedra Angular’) para niños con discapacidadesCynthia, fundadora de la organización Even Hapiná (en español, ‘Piedra Angular’) para niños con discapacidades
Cynthia, fundadora de la organización Even Hapiná (en español, ‘Piedra Angular’) para niños con discapacidades.
(Ynet)
“Sentimos que Dios nos ha invitado a venir aquí, que éste es un momento especial para estar presentes. Y agradecemos al Estado de Israel, que nos permitió venir. Para nosotros fue una bendición. Es un momento de alegría; acabamos de celebrar Purim [el Carnaval judío]. Le dije a Malka que esto es exactamente como el octavo día de Sucot (la Fiesta de las Cabañas en la que se celebra la relación entre Dios y el pueblo de Israel). Que es el día en el que Dios recibe al pueblo, y sentimos que nos invitó especialmente para estar con Él”, dice Cynthia, directora del programa Even Hapiná para niños con discapacidades leves.
“Es importante reforzar el estudio de la Torá por parte de los jóvenes”
La orden de los líderes ultraortodoxos “lituanos” de seguir estudiando como siempre se dio a conocer el sábado. Y fue después de que el Ministerio de Salud diera instrucciones de que se eviten reuniones de más de diez personas. Aun antes del fin de semana, cuando las instrucciones eran menos estrictas, dichos líderes religiosos ordenaron no obedecer.
El rabino Guershon EdelsteinEl rabino Guershon Edelstein
El rabino Guershon Edelstein.
(Shlomi Cohen)

Entre otras cosas, los rabinos Kanievsky y Guershon Edelstein enfatizaron que “en cosas que no tienen que ver con el estudio de la Torá, como comer juntos en un comedor, hay que tener en cuenta que no se junten más de cien personas. Y en los centros de estudios religiosos no se estudiarán materias seculares. Se estudiará únicamente lo que está relacionado con la Torá”. Respecto de los centros de estudios para chicas, las autoridades ultraortodoxas escribieron que “hay que obedecer las instrucciones del Ministerio de Salud”.
Estaba prevista otra reunión de los rabinos más destacados con objeto de adoptar una decisión respecto de los estudios el resto de la semana. Y eso pese a la suspensión general de los estudios en todos los centros de enseñanza de Israel. Eso quiere decir que decenas de miles de niños, jóvenes y adultos de todo el país –alumnos religiosos de escuelas primarias, de liceos y de centros de estudio más avanzados– acudirán a clases en contra de la decisión de los ministerios de Educación y de Salud. En cambio, los estudios en los centros de enseñanza religiosa para mujeres sí se suspenderán.
"Nosotros tenemos fe y sabemos que, como dijeron nuestros sabios, la Torá protege y salva"
Shimon ben Iashar
Pese a las críticas de las que fueron objeto las comunidades ultraortodoxas, Ben Iashar considera que es muy importante que continúen los estudios religiosos. Precisamente, “Dios me ha dado más chicas que chicos. Y las chicas no estudian. Pero, por otro lado, nosotros tenemos fe y sabemos que, como dijeron nuestros sabios, la Torá protege y salva. Por eso es muy importante reforzar estos días el estudio de la Torá por parte de los chicos, lo que es difícil de hacer en las casas. La relación de un padre con sus hijos es diferente de la de un maestro con sus discípulos”.
“En nuestro colegio de Torá de la Ciudad Vieja, se estudia con intensidad y constancia. Sería una pena perder éste y otros privilegios que tiene el pueblo de Israel. Pero, por otro lado, en el anuncio que envió el centro de estudios de la Torá a los padres, se decía que quien se sienta mal, tenga miedo o tosa se quede en casa. Además, cada clase estará aislada, y no se juntarán al mismo tiempo todos los estudiantes. No estará todo el colegio junto. Cada una de las clases estará ventilada, y tomando en cuenta todas estas condiciones espero que no haya ningún problema, sino que de esto salgan sólo cosas buenas y una bendición para todo el pueblo”, concluye Ben Iashar.

Comentarios 0