Los círculos en el césped del Centro Deportivo Israelita, el centro comunitario judío de la Ciudad de México, se dibujan para guiar el distanciamiento social.

Un centro comunitario unió a los judíos en México, la pandemia los volvió a separar

El enorme predio del Centro Deportivo Israelita, que llegó a tener 18.000 miembros, hoy está prácticamente desierto.

JTA - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 14.10.20 , 15:25
El centro comunitario judío más grande de la Ciudad de México, el Centro Deportivo Israelita, se parece más a un club de campo en expansión. Alberga, entre otras cosas, una piscina olímpica de tamaño completo, otra piscina cubierta de 25 metros, decenas de pistas de tenis, múltiples pistas de baloncesto, pistas de frontón (para la práctica de la pelota vasca ), otras pistas de pádel, un teatro para 200 personas, dos campos de fútbol de tamaño completo, un campo de béisbol, saunas para hombres y mujeres, una biblioteca en yiddish y hebreo, una peluquería y un restaurante.
Hoy, las instalaciones normalmente llenas se encuentran inquietantemente silenciosas. El restaurante – en tiempos anteriores a COVID, lleno de niños corriendo, gritándose entre sí y sobre sus padres– estaba completamente vacío a la hora del almuerzo.
Junto a la piscina cercana, la asistente de la biblioteca, una mujer que ha trabajado allí durante décadas, empujaba un carrito lleno de libros:
La mayor parte de la infraestructura al aire libre está abierta, mientras que los espacios interiores (baños, teatros y otras salas, solo alrededor del 30% de todo el club) se han cerrado durante la pandemia. El Deportivo, como se lo llama coloquialmente, también ha desarrollado una aplicación con la que los socios pueden reservar un carril de piscina, o una máquina en el gimnasio, para no sobrecargar el espacio.
Los círculos en el césped del Centro Deportivo Israelita, el centro comunitario judío de la Ciudad de México, se dibujan para guiar el distanciamiento social. Los círculos en el césped del Centro Deportivo Israelita, el centro comunitario judío de la Ciudad de México, se dibujan para guiar el distanciamiento social.
Los círculos en el césped del Centro Deportivo Israelita, el centro comunitario judío de la Ciudad de México, se dibujan para guiar el distanciamiento social.
(Alan Grabinsky)
Pero la mayoría de los miembros se han mantenido alejados del club, desconfiando del virus y prestando atención a las advertencias de los líderes judíos. Para Maia Wajsfeld, de 89 años, que se convirtió en uno de los primeros miembros del centro después de su apertura en la década de 1950, ha sido "lo peor que me ha pasado". “Daría mi vida por el Deportivo”, dijo en una charla telefónica. “El Deportivo es mi vida”, añadió con amargura.
Con 18.000 miembros, el Deportivo es posiblemente la institución judía más importante del país, que reúne a las comunidades insulares separadas por todo México para socializar, unificar y fortalecer su identidad judía. Procedentes de más de 20 países diferentes, los judíos de México están marcadamente divididos, por sus lugares ancestrales de origen y sus costumbres religiosas: ashkenazi y sefardí; judíos de Alepo y judíos de Damasco; ortodoxos y conservadores.
La gran mayoría de los aproximadamente 50.000 judíos del país viven en el Distrito Federal, que es más que la ciudad de Nueva York. Cada comunidad tiene su propia red de sinagogas, escuelas y centros comunitarios, a menudo a sólo 15 minutos en automóvil de las casas de la mayoría de los miembros. Casi todas las comunidades judías mexicanas se inclinan hacia el extremo ortodoxo del espectro religioso; sólo hay dos sinagogas conservadoras activas.
En este espacio tan fragmentado, el Deportivo se enorgullece de ser “La casa de todos”. Históricamente ha sido un espacio secular, y uno de sus días más visitados es precisamente el sábado. Más recientemente, sin embargo, coincidiendo con una tendencia comunal más grande hacia la religiosidad, ha abierto una pequeña sinagoga y alberga oraciones diarias, para consternación de muchos de sus miembros fundadores de origen ashkenazi, más seculares.
En la década de 1950, el Deportivo se estableció en lo que entonces era un pastizal de vacas en las afueras de la Ciudad de México. Durante los primeros días, ser miembro equivalía a ser parte activa de la comunidad judía. “En ese entonces, las comunidades judías estaban aún más divididas de lo que están ahora”, dijo Wajsfeld, quien estuvo presente en la ceremonia cuando se colocó la primera piedra del centro. “Fue la primera vez que todas las comunidades se unieron”.
Una vista del césped principal en 1964. Una vista del césped principal en 1964.
Una vista del césped principal en 1964.
((Cortesía del archivo del Centro Deportivo Israelita))
Otro punto culminante del espacio es un mural enorme creado por Fanny Rabel, estudiante del famoso pintor Diego Rivera. Pintado en 1957, se lee de derecha a izquierda en hebreo y cuenta la historia judía, desde los tiempos bíblicos hasta el nacimiento del Estado de Israel, pasando por la Inquisición española y el Holocausto. Incluye imágenes de Einstein, Shalom Aleichem y Freud encontrándose metafóricamente con Moisés y Abraham. El salón de baile donde está ubicado, conocido como “Salón Mural”, solía albergar deliciosos y populares brunchs buffet dominicales, así como presidentes mexicanos y alcaldes de la Ciudad de México. Una buena parte de los líderes israelíes también han cenado en él a lo largo de los años, como Moshe Dayan, Shimon Peres y, más recientemente, Benjamin Netanyahu.
Cada año, el Deportivo también organiza el festival de danza Aviv, un evento masivo que atrae a miles de jóvenes de toda América latina para una competencia de danza israelí de una semana de duración. El año pasado, fue sede de los Juegos Panamericanos Maccabiah, que atrajeron a personas de todo el mundo y recibieron hasta 10,000 personas en un solo día.
Sin embargo, desde la década de 1990, la membresía ha ido disminuyendo constantemente en un 3% cada año, según Podbilewicz. La tendencia coincide con una migración de judíos desde los barrios centrales hacia los suburbios. La mayor parte de la infraestructura comunal siguió y hoy en día muchos judíos viven en edificios con todo incluido, que ofrecen muchas de las comodidades que se encuentran en el Deportivo.
“Antes de los 80, ser miembro del Deportivo era una cuestión de pertenencia a la comunidad judía”, dijo Podbilewicz. "Ahora sigue siendo importante, pero ya no es una cuestión de identidad".
La institución se ha adaptado, creando una sucursal más pequeña más cercana a la región donde vive la mayoría de la gente, que cuenta con una piscina, un gimnasio y salas de usos múltiples. También ha abierto otro gran complejo, un verdadero club de campo, ubicado en las afueras de la ciudad, en la localidad de Tepoztlán.
El Deportivo estaba en medio de la celebración de su 70 aniversario cuando estalló la pandemia. La desaceleración de la actividad y la entrada restringida han sido una tensión para la comunidad. Y con más de 80.000 muertes oficiales por COVID-19, México se encuentra entre los países más afectados por el coronavirus.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
(AFP)
Sin embargo, la comunidad judía de México ha permanecido relativamente ilesa, en parte gracias a las medidas draconianas impuestas por la junta directiva general de la comunidad, el Comité Central Judío, en las escuelas, sinagogas y centros comunitarios judíos. (En contraste, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha sido criticado por no usar máscara en público y por tener un enfoque laxo del virus. Las medidas de cierre se han aplicado de manera desigual en todo el país.)
A principios de esta semana, hasta 2,000 judíos mexicanos han sido infectados y 21 han muerto, según Tribuna Israelita, el principal canal de comunicación de la comunidad.
Si bien la comunidad judía permanece cerrada (las escuelas están cerradas y se necesitan reservaciones para los servicios de la sinagoga, cuyo límite es del 30% de su capacidad), sólo el Deportivo permanece abierto.
Una vista de una de las piscinas ahora vacías del Deportivo. Una vista de una de las piscinas ahora vacías del Deportivo.
Una vista de una de las piscinas ahora vacías del Deportivo.
(Alan Grabinsky)
El personal se ha reducido de 600 a 420 y, antes del COVID-19, 2.000 personas lo visitaban todos los días. Ahora el número ha bajado a 100, según Podbilewicz.
Hasta hace pocas semanas, la entrada estaba prohibida a todos los mayores de 65 años, precisamente la generación que vivió la época dorada del Deportivo. Durante los días de semana, una caravana de autobuses solía recoger a decenas de adultos mayores; por las mañanas, se les podía ver participando en clubes de lectura en la biblioteca, jugando dominó en las mesas al aire libre, nadando y comiendo. Una media de 350 personas mayores visitaban el espacio todos los días.
Olga Zepeda, quien dirigió el programa de ancianos Beyahad del centro durante siete años, dijo que la falta de acceso ha causado un gran vacío en la vida de estas personas. Antes de la pandemia, se encontraban con “amigos perdidos” de la comunidad judía en el Deportivo, y “era hermoso”, dijo en una entrevista.
(Video para la recaudación de fondos realizada por el Deportivo)
Lo que quizás ha captado mejor lo crucial que ha sido el Deportivo para los judíos de la Ciudad de México es un video que fue parte de una reciente campaña interna de recaudación de fondos. Como parte del gesto de agradecimiento por la donación, los miembros recibieron botellas conmemorativas que contenían agua de la piscina del centro.
“Enviaremos a tu casa un litro de un líquido con el que has estado en contacto desde que eras pequeño”, dice en el video el miembro Aby Stern, nieto de uno de los fundadores del centro, mientras señala hacia la alberca.




Comentarios 0