Desyatnik, a la izquierda, y sus compañeros de armas.
Desyatnik, a la izquierda, y sus compañeros de armas.
Ynet
Dennis Desyatnik.

El ex comando israelí que se unió a la lucha contra putin

Dennis Desyatnik sirvió en fuerzas de seguridad de Israel por 14 años y luego fue guardaespaldas de uno de los mafiosos más conocidos del país, pero cuando se enteró de los horrores de la guerra, dejó todo y se unió a la lucha.

Itamar Eichner - Adaptado por Marcos Olivera |
Published: 20.07.22, 12:23
Una cosa es segura: la historia de Dennis Desyatnik no se caracteriza por momentos tranquilos. Su vida transcurre al ritmo de una película de acción, y está hecho con el material que les gusta a los directores de cine.
Empezando como joven inmigrante en Israel, Dennis se alistó en la unidad de comandos de fuerzas especiales del país y luego trabajó de guardaespaldas de uno de los señores del crimen más conocidos de Israel.
4 צפייה בגלריה
Dennis Desyatnik.
Dennis Desyatnik.
Dennis Desyatnik.
(Ynet)
Recientemente regresó herido de Ucrania tras unirse a la guerra los primeros días y establecer una fuerza de comandos para luchar contra los rusos.
Desyatnik, de 45 años, hizo Aliá desde Uzbekistán hace 26 años. Asegura haber servido por 14 años en fuerzas de seguridad israelíes; primero en las Fuerzas de Defensa (FDI) y después en la unidad encubierta de la Policía de Fronteras en Jerusalem y en la unidad de patrulla especial Yasam de la Policía de Israel en Tel Aviv.
Ahora, vive en Haifa, con su esposa, una israelí de origen ucraniano, y sus cinco hijos.
En algún momento, este oficial decidió dejar el cuerpo de policía y se convirtió en guardaespaldas de Amir Molner, considerado uno de los mafiosos más sofisticados y peligrosos de Israel.
Entre tanto, Desyatnik, que también es instructor de armas de fuego de profesión, se dedicó al boxeo profesional e impartió formación premilitar a adolescentes que se preparaban para el servicio de combate en las FDI.
4 צפייה בגלריה
Desyatnik, a la izquierda, y sus compañeros de armas.
Desyatnik, a la izquierda, y sus compañeros de armas.
Desyatnik, a la izquierda, y sus compañeros de armas.
(Ynet)
Con el estallido de la guerra en Ucrania a finales de febrero, los familiares de su esposa en Ucrania se pusieron en contacto con él y le dijeron que temían por sus vidas, al haber sido atrapados por las fuerzas del presidente ruso, Vladimir Putin, y le pidieron ayuda para salir.
Desyatnik no lo dudó y se embarcó hacia Ucrania, prometiendo a su mujer que volvería en una semana. Tras llegar a Europa del Este y ser testigo del alcance de la guerra, se dio cuenta de que tendría que romper su promesa.
"Los rusos asesinaron a niños y violaron a mujeres. Fue muy duro para mí verlo", manifestó.
Desyatnik contó que se ofreció de voluntario para una unidad de inteligencia especial de las fuerzas armadas ucranianas que se asemeja a la unidad de fuerzas especiales de élite, Sayeret Matkal, de las FDI.
Con libertad de acción, estableció una fuerza independiente con algunos de los combatientes de la unidad, entre los que se encontraban varios israelíes de ascendencia ucraniana y un estadounidense de origen israelí que había luchado anteriormente en Afganistán.
Según Desyatnik, él y sus compañeros se dedicaron a la guerra de guerrillas, infiltrándose en territorio controlado por Rusia y golpeando a fuerzas de Putin.
4 צפייה בגלריה
Desyatnik, a la izquierda, con Amir Molner, uno de los mafiosos más conocidos de Israel.
Desyatnik, a la izquierda, con Amir Molner, uno de los mafiosos más conocidos de Israel.
Desyatnik, a la izquierda, con Amir Molner, uno de los mafiosos más conocidos de Israel.
(Ynet)
"Destruimos varios tanques, vehículos blindados de transporte de personal, un helicóptero y un camión militar y neutralizamos a cientos de combatientes. Los miramos a los ojos, los combates fueron duros y perdimos amigos", recordó.
Durante uno de los combates más encarnizados de la unidad con las fuerzas rusas, Desyatnik fue alcanzado en una pierna por una ametralladora. Tras recibir tratamiento, se recuperó y siguió luchando a pesar del dolor.
Luego de cuatro meses de lucha, regresó a Israel y a su trabajo de instructor de armas de fuego.
"Extrañaba mucho a mi mujer y a mis hijos y también tenía que mantenerlos", sostuvo. "En Ucrania no recibí ninguna paga. Todo era voluntario", planteó.
Desyatnik aseguró que él y sus compañeros de armas recibieron elogios del gobierno ucraniano y todavía llaman y piden que vuelva. Contó que lo consideraría, si le pagaran para mantener a su familia.
4 צפייה בגלריה
Desyatnik, a la izquierda, y sus compañeros de armas.
Desyatnik, a la izquierda, y sus compañeros de armas.
Desyatnik, a la izquierda, y sus compañeros de armas.
(Ynet)
Mientras tanto, Desyatnik cree que Ucrania acabará imponiéndose a pesar de ser militarmente inferior a las fuerzas invasoras de Putin.
"Su espíritu de lucha es mucho mayor que el de los rusos. Tal vez estén mal equipados y carezcan de comandantes profesionales, pero a diferencia de los rusos, luchan por su casa", concluyó.
Comentarios 0