Yossi y Ruty Toretzky con el prisionero etíope de Sión, Yaakov Elias.
Yossi y Ruty Taretzky con el prisionero etíope de Sión, Yaakov Elias.
Itzik Biran
Yosef Zabedia, uno de los prisioneros etíopes de Sión.

“Me torturaron por ser sionista, pero en Israel no me creyeron”

Simultáneamente con el fenómeno de los prisioneros de Sión en la Unión Soviética, se llevó a cabo una persecución en la Etiopía comunista de activistas de la comunidad judía de ese país. Todos eran profesores sospechosos de ser sionistas y de enseñar hebreo y judaísmo. Pero su historia ha sido silenciada y ni siquiera los jóvenes etíopes la conocen. Un nuevo libro y un proyecto documental para que las víctimas “reciban el respeto que se merecen”.

Eliezer Hayoun - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 26.09.21, 10:09
Yona Bugla llegó a Israel desde Etiopía en la década de 1920. Asistió a la Escuela Tajkemoni, y desde allí continuó sus estudios en Frankfurt y París. A principios de la década de 1930, regresó al país africano, donde estableció una red de educación que contribuyó en gran medida a dar forma a la identidad judeo-sionista del pueblo Beta Israel. Bugla tuvo muchos estudiantes que lo ayudaron a establecer su visión, pagando altos precios por ello. Cuatro de ellos son prisioneros de Sión cuyos nombres son desconocidos, y un nuevo libro busca corregir esta falla histórica.
"Yo misma conocí la historia de los prisioneros etíopes de Sión de mi comunidad a una edad avanzada", admite Ruty Taretzky, cuyo apellido de soltera es Anthon. Junto con su esposo, Yossi, escribió el libro "Héroes en Etiopía". "Todo el mundo conoce a Natan Sharansky y a Ida Nudel, yo también”, señala. “Pero nadie conoce a Yona Bugla y sus alumnos. Por lo tanto, es hora de que se llene este espacio y de que los héroes etíope-sionistas reciban el respeto que se merecen”, agrega.
5 צפייה בגלריה
Yosef Zabedia.
Yosef Zabedia.
Yosef Zabedia, uno de los prisioneros etíopes de Sión.
(Yossi Tarotzky)
"Una vez, cuando iba camino a la tercera escuela donde planeaba enseñar en un mismo día, los soldados me arrestaron, me acusaron de traición y de espiar para Israel, y me sometieron a interrogatorio"
Yaakov Elias
No en vano se compara a los prisioneros etíopes anónimos de Sión con los famosos que atravesaron por duras experiencias en la Unión Soviética. Etiopía en la década de 1970 era comunista y odiaba a Israel, y la comunidad judía se convirtió en el "enemigo de la nación". Bugla fue el líder de la comunidad judía etíope de 1950 a 1980. El comienzo de su propio viaje comienza con una reunión con Jacques Faitlovitch, un experto en Estudios Orientales polaco-israelí que había realizado varias visitas a Etiopía y ayudó a enviar a miembros jóvenes de la comunidad a Israel y a Europa para capacitarlos con el fin de que fueran activistas clave cuando regresaran a su país. Como parte de sus actividades educativas, Bugla capacitó a maestros que luego se convirtieron en "prisioneros de Sión".
Información crítica
Taretzky explica que la información sobre los heroicos maestros etíopes y su trabajo es fundamental. Estos judíos ya tienen ochenta años, y uno de las cuatro, Gedalia Uria, falleció recientemente. Los otros tres, Yaakov Elias (Asnakau Sandaka), Tadasa Bioj e Yosef Zabedia, recuerdan dolorosamente las duras experiencias que atravesaron.
"Una vez, cuando iba camino a la tercera escuela donde planeaba enseñar en un mismo día, los soldados me arrestaron, me acusaron de traición y de espiar para Israel, y me sometieron a interrogatorio", cuenta Elias. "La 'investigación' incluyó una máscara de tortura parecida a las utilizadas en la Edad Media. Me sometí a seis tipos de tortura, como golpes, el uso de tornillos, estrangulamiento y más. Mi piel estaba completamente pelada y para despertarme me arrojaban cubetas de agua. Agonicé durante dos años y tres meses, hasta que me liberaron". Elias recuerda que le metieron la cabeza en un balde con agua durante largos minutos: "Me dije: ‘si Dios quiere, moriré pronto y me libraré de toda esta tortura’”.
5 צפייה בגלריה
Yaakov Elias.
Yaakov Elias.
El prisionero etíope de Sión, Yaakov Elias.
(Yossi Tarotzky)
"Los judíos etíopes fueron héroes. No solo nosotros, sino también muchos maestros que sufrieron en las cárceles oscuras. Todos los judíos lo fueron, los que emigraron durante noches y días a nuestro país, muriendo en masa en el camino. Estas son historias que el pueblo de Israel no conoce. Esto debe formar parte de los planes de estudio del Ministerio de Educación"
Yaakov Elias
Otro maestro, Yosef Zabedia, recuerda los fuertes golpes que recibió de siete hombres y una gran pelota de tela empapada en sangre que se le introdujo en la boca. "Lo hacían de la misma manera que los herreros golpean con un mazo”.
El Estado no los valoró
El “crimen” de los maestros era claro: enseñar sionismo, hebreo y judaísmo y fomentar la inmigración a Israel. Pero los judíos etíopes no se acobardaron. Continuaron con sus actividades y, con devoción, los llevaron a Sudán de contrabando. Los discípulos de Yona Bugla se esparcieron por toda la república, continuando sus actividades sin miedo mientras enseñaban continuamente a los hombres y las mujeres jóvenes sobre la Tierra Prometida. Hoy, a la edad de 80 años, sólo piden que se cuente su historia y la de sus amigos.
El Estado no valoró a estos héroes. Cuando Yaakov Elias llegó a Israel, fue trasladado a un comité que examinaría su condición de prisionero de Sión, y se le pidió que se quitara los zapatos para acudir al comité. La severa tortura que sufrió no le permitió cumplir con la orden, y uno de los funcionarios le preguntó con sospecha si su discapacidad era congénita.
Elias cuenta que esa pregunta lo hirió profundamente. "En la cárcel, después de la severa tortura en mis pies, tuve que caminar descalzo sobre guijarros. La carne de mis pies había desaparecido y mis venas estaban expuestas. Sin embargo, en Israel, el país por el que pasé todas experiencias, ignoraban mi sufrimiento”, dice.
Ahora Elias quiere que todos conozcan su historia. "Los judíos etíopes fueron héroes. No solo nosotros, sino también muchos maestros que sufrieron en las cárceles oscuras. Todos los judíos lo fueron, los que emigraron durante noches y días a nuestro país, muriendo en masa en el camino. Estas son historias que el pueblo de Israel no conoce. Esto debe formar parte de los planes de estudio del Ministerio de Educación", asevera.
5 צפייה בגלריה
Yossi y Ruty Toretzky en familia.
Yossi y Ruty Toretzky en familia.
Yossi y Ruty Taretzky en familia.
Logros de vida de una pareja
Yossi y Ruty Taretzky son una pareja inusual. Ella emigró de Etiopía a principios de la década de 1990 -en la Operación Salomón- y él es hijo de padres ingleses. Los dos decidieron casarse a pesar de los temores internos y los estereotipos sociales después de conocerse y enamorarse en el movimiento juvenil Bnei Akiva.
"Teníamos preocupaciones relacionadas con las diferencias personales y culturales, pero luego, después de superarlas, comenzamos a sentir temores por las posibles reacciones de nuestras familias y, finalmente, de la sociedad, cuenta Yossi Taretzky. "Es cierto que es más cómodo tener una pareja perteneciente a tu comunidad", señala su esposa. "Tuvimos que superar muchos miedos, pero gracias a Dios todo salió muy bien y, a veces, son precisamente nuestras diferencias y la fusión cultural lo que hace que esta relación sea muy especial”, añade.
- ¿Cómo afrontan sus hijos esta realidad?
- No les parece una realidad extraña, crecieron en ella. De hecho, están orgullosos. Antes de casarnos, Yossi tenía miedo. Preguntaba: ‘¿Qué identidad tendrán nuestros hijos? ¿Serán etíopes o israelíes?’ Resulta que su identidad es muy sólida; son ambas cosas.
Esta historia se ha convertido en un logro de vida. Yossi lanzó un video que se volvió viral, y luego los dos comenzaron a realizar un programa juntos para niños y adultos sobre el mundo de los judíos etíopes. El éxito del mismo derivó en la publicación de un libro de historietas sobre el viaje de Yosef Halevi, quien descubrió a los judíos de Etiopía, y de ahí surgió la segunda y actual parte que trata sobre los prisioneros etíopes de Sión, aquellos heroicos maestros que dieron su vida para enseñar el sionismo, el judaísmo y el amor a la patria.
5 צפייה בגלריה
Yossi y Ruty Toretzky con el prisionero etíope de Sión, Yaakov Elias.
Yossi y Ruty Toretzky con el prisionero etíope de Sión, Yaakov Elias.
Yossi y Ruty Toretzky con el prisionero etíope de Sión, Yaakov Elias.
(Itzik Biran)
No somos, en realidad, similares a los negros de Estados Unidos que lucharon por sus derechos. ¡No! Somos judíos, con una historia que nos convierte en parte integral de la sociedad israelí. Cuando un niño etíope lea sobre su herencia, sobre sus héroes, comprenderá que nuestra herencia judía e israelí no es menor que la de los demás”
Ruty Taretzky
La pareja comenzó a tratar de localizar a los estudiantes de Yona Bugla y, después de un gran esfuerzo, descubrió que cuatro de ellos aún estaban vivos. "Todo el mundo está familiarizado con la inmigración de los judíos etíopes de las operaciones conocidas -Moisés y Salomón-, pero resulta que el israelí medio no conoce la historia de los grandes héroes de la comunidad etíope, que en los años previos a la inmigración pasaron por un infierno para alentar la llegada de judíos de Etiopía a Israel.
"No somos como la población negra de Estados Unidos"
Pero este vacío histórico no es del dominio exclusivo de los israelíes. Incluso los jóvenes etíopes desconocen importantes hechos de su comunidad. "Nuestros jóvenes no saben que tenemos una historia única", afirma Taretzky. "No somos, en realidad, similares a los negros de Estados Unidos que lucharon por sus derechos. ¡No! Somos judíos, con una historia que nos convierte en parte integral de la sociedad israelí. Cuando un niño etíope lea sobre su herencia, sobre sus héroes, comprenderá que nuestra herencia judía e israelí no es menor que la de los demás”, añade.
5 צפייה בגלריה
El libro sobre los héroes judíos de la comunidad etíope.
El libro sobre los héroes judíos de la comunidad etíope.
El libro sobre los héroes judíos de la comunidad etíope.
- ¿Entonces, por qué su historia no es conocida?
Yossi: - Creo que los etíopes tienen una humildad incorporada en su personalidad. No cuentan nada si no se les pregunta al respecto.
Ruty afirma que sólo tiene palabras de agradecimiento para el país que "ha hecho mucho por la comunidad''. El propio Nathan Sharansky, quizás el prisionero más famoso de Sión, hizo todo lo posible para apoyar el proyecto de la pareja Taretzky.
"Al mismo tiempo", aclara Ruty, "hay que llenar el espacio, hay que hacer reparaciones. Admiramos a los prisioneros de Sión que vinieron de la Unión Soviética, pero también nosotros tuvimos héroes", concluye.
Comentarios 0