Túnel de escape en un campo de detención dirigido por británicos para refugiados judíos en la ciudad de Larnaca.
Túnel de escape en un campo de detención dirigido por británicos para refugiados judíos en la ciudad de Larnaca.
AFP
Refugiados judíos que se preparan para abandonar un campamento británico en Chipre, el 10 de febrero de 1949.

Entre el Holocausto e Israel: la historia de los judíos encarcelados en Chipre

Después de la Segunda Guerra Mundial, miles de refugiados judíos se abrieron camino desde la Europa devastada por el conflicto hasta la Palestina gobernada por los británicos. Sin embargo, en el medio, cientos fueron interceptados.

AFP - Adaptado por Juan Martín Fernández |
Published: 10.08.21, 17:55
Después de sobrevivir al Holocausto, caminar por los Alpes en invierno y cruzar el Mediterráneo en un barco abarrotado, Rose Lipszyc recuerda claramente sus meses encarcelados en los duros campos británicos en Chipre. Se trata de un fragmento muy oscuro de la historia judía que muchos buscan dejar en el olvido. Sin embargo, quienes lo experimentaron no jamás podrán dejarlo atrás.
"Luego de todo lo vivido, volvimos a estar detrás de alambres de púas", cuenta resignado Lipszyc, de 92 años, 75 años después de que los soldados británicos comenzaran a encarcelar a judíos en la isla del este del Mediterráneo.
4 צפייה בגלריה
Refugiados judíos que se preparan para abandonar un campamento británico en Chipre, el 10 de febrero de 1949.
Refugiados judíos que se preparan para abandonar un campamento británico en Chipre, el 10 de febrero de 1949.
Refugiados judíos que se preparan para abandonar un campamento británico en Chipre, el 10 de febrero de 1949.
(AFP )
La familia de Lipszyc, de la ciudad polaca de Lublin, estuvo entre los seis millones de judíos que los nazis masacraron durante la Segunda Guerra Mundial. Ella escapó de la pena usando documentos falsos y trabajando como mano de obra forzada en Alemania.
Después de la guerra, junto al éxodo de miles de refugiados traumatizados que soñaban con una nación judía, caminó hasta Italia. De este modo, Lipszyc abordó un desvencijado barco en Venecia con destino a la Palestina dirigida por los británicos. "Éramos unas 300 personas apretujadas en el bote", afirma Lipszyc. Y añade: "Éramos como sardinas".
4 צפייה בגלריה
Barco anclado en el puerto de Haifa antes de ser deportado a Chipre, el 30 de octubre de 1947.
Barco anclado en el puerto de Haifa antes de ser deportado a Chipre, el 30 de octubre de 1947.
Barco anclado en el puerto de Haifa antes de ser deportado a Chipre, el 30 de octubre de 1947.
(AFP )
Entre agosto de 1946 y febrero de 1949, más de 52.000 judíos sacados de 39 barcos fueron detenidos en una decena de campos de concentración, según los registros Yad Vashem, el centro educativo y conmemorativo del Holocausto de Israel. "Los ingleses nos daban comida y no nos mataban como los alemanas, pero fue muy traumático volver a estar tras las rejas. Y encima por orden de los que nos habían liderado", exclama la polaca de 92 años.
Los británicos querían que los campos abarrotados en Chipre fueran un "disuasivo" destinado a "romper el poder del movimiento de resistencia judía en Palestina". En ese sentido, según los registros, más de 400 personas murieron de diferentes enfermedades.
4 צפייה בגלריה
Recorte de cartón de un bebé nacido en el campamento británico en Chipre.
Recorte de cartón de un bebé nacido en el campamento británico en Chipre.
Recorte de cartón de un bebé nacido en el campamento británico en Chipre.
(AFP )
Esta es una historia que Arie Zeev Raskin, rabino principal de Chipre, quien dice que varios miles de judíos rezan en la sinagoga del país cada año, quiere "enseñar a la próxima generación". Lo llama una "pieza muy importante del rompecabezas" entre el Holocausto y la fundación de Israel en 1948.
De hecho, cuando descubrió que un granjero usaba una de las últimas chozas de metal que quedaban en los campos como cobertizo para un tractor, Raskin la convirtió en la pieza central del Museo Judío de Chipre, ubicado en la ciudad portuaria de Larnaca. "Las cabañas estaban hirviendo en verano y heladas en invierno", dice Raskin.
4 צפייה בגלריה
El rabino jefe de Chipre, Arie Zeev Raskin, habla durante una entrevista en una sinagoga en la ciudad portuaria chipriota de Larnaca.
El rabino jefe de Chipre, Arie Zeev Raskin, habla durante una entrevista en una sinagoga en la ciudad portuaria chipriota de Larnaca.
El rabino jefe de Chipre, Arie Zeev Raskin, habla durante una entrevista en una sinagoga en la ciudad portuaria chipriota de Larnaca.
(AFP)
En los campos, alrededor del 80 por ciento tenían entre 13 y 35 años. Y, a pesar de las pésimas condiciones de vida, allí nacieron 2.200 bebés. Tally Barash, quien recuerda con claridad aquellos tiempos y afirma que su nombre significa "hija de la inmigración", fue una de estos bebes. Hoy, con 73 años y habiéndose convertido en directora de una imprenta en Londres, repasa lo que fue aquella experiencia junto a sus padres, judíos de Rumania.
"El museo ayudará a mantener vivos los recuerdos", dice Barash, quien sirvió como soldado israelí durante la Guerra de los Seis Días de 1967 y asegura que está "muy orgullosa" de su pasado.
Comentarios 0