El doctor Guinea, junto a la receptora del riñón, su esposo y su hiijo, que a la vez también fue donante.
El doctor Guinea, junto a la receptora del riñón, su esposo y su hiijo, que a la vez también fue donante.
Sharon Yaniv
Paz Arbely Baruch: "Vengo de un lugar de emoción y no de miedo".

Trasplantes cruzados bajo fuego en Israel

Mientras el país se encontraba en pleno conflicto con la Jihad Islámica, en Gaza, y cientos de cohetes eran lanzados hacia el sur de Israel, la donación permitió los trasplantes cruzados que salvaron las vidas de tres personas, un judío, un médico árabe y una mujer drusa. Donantes y receptores cuentan su experiencia.

Dr. Itay Gal |
Published: 11.08.22, 17:49
Mientras el sur era bombardeado y sus residentes acudían a refugios y espacios protegidos, un maratón de trasplante cruzado salvó a tres pacientes gracias a una residente de Lehavim, Paz Arbely Baruch. Una donación altruista de su riñón en el Hospital Soroka, a una persona que no conocía –un médico árabe del norte– permitió la semana pasada una cadena de trasplantes cruzados que salvó a dos personas más: la esposa del médico donó su riñón a otra paciente; y el hijo de esta última donó un riñón a un tercer paciente.
"Soy de un hogar sionista, y así es como estamos acostumbrados", dijo Arbely esta semana. La idea de donar un riñón, que le surgió en los últimos años, se fue intensificando hasta que la semana pasada sucedió. "Durante años tuve un deseo oculto de hacer un movimiento de donación significativo", dijo Arbely, de 49 años, residente de Lehavim. Es madre de tres hijos y dirige una escuela en Be'er Sheva.
4 צפייה בגלריה
Paz Arbely Baruch: "Vengo de un lugar de emoción y no de miedo".
Paz Arbely Baruch: "Vengo de un lugar de emoción y no de miedo".
Paz Arbely Baruch: "Vengo de un lugar de emoción y no de miedo".
(Gentileza)
"La semilla probablemente se sembró cuando estuve hace unos años en una entrevista televisiva sobre la donación de riñón, y era una especie de bichito que se me metió en la cabeza y se hacía cada vez más fuerte", con la donante.
Este año, Paz decidió tomar medidas: se puso en contacto con el centro de trasplantes, "y a partir de ahí se desarrolló todo", contó a Ynet. Se sometió a numerosos exámenes médicos y entrevistas, en todos los cuales tuvo éxito. "Vengo de un lugar de emoción y no de miedo", explica, "sentí todo el tiempo que éste era un gran privilegio".
–¿Y no tenía miedo, ni siquiera por un momento, de las consecuencias de perder un riñón?
–Era importante para mí que el riñón se trasplantara con éxito en la persona que lo recibía, y ésa era quizás la única preocupación que tenía. . Siempre he estado muy centrada en el acto, y no en los ruidos de fondo, en los miedos de los demás. Realmente tenía muchas esperanzas de poder hacer algo significativo, y ésta es la respuesta a mi gran deseo de dar a los demás.
–¿Cómo reaccionó su familia?
–Conté con el apoyo del fan de mi esposo. Si él hubiera vetado este asunto, simplemente no hubiese sucedido. Ohad fue muy importante para ayudar en la recuperación. Todos los demás también reaccionaron con emoción. La familia en sí estaba muy pendiente de mí. No estoy diciendo que no se levantaron las cejas a mi alrededor, desde un lugar de preocupación, pero creo que fue lo menos significativo para mí.
4 צפייה בגלריה
Momento en que los médicos del Hospital Soroka extirpan el riñón de Arbely.
Momento en que los médicos del Hospital Soroka extirpan el riñón de Arbely.
Momento en que los médicos del Hospital Soroka extirpan el riñón de Arbely.
(Ynet)
–¿Cómo fue la sensación el día del trasplante en sí?
–Es un día muy emocionante, la adrenalina fluye de una manera muy significativa y sientes que vas a cambiar el mundo de alguien. Sentir que vas a hacer algo que es crear vida es difícil de explicar, incluso para mí. El cirujano que me operó, el doctor Abed Abu Ganim, es una persona única que me acompañó de una manera muy profesional, por lo que médicamente no tuve preocupaciones. Sólo quería que todo saliera bien y que el destinatario viviera.
El efecto mariposa
Arbely sabía que su donación desencadenaría un salvavidas de más pacientes, lo que aumentó su emoción antes de la operación: "Me di cuenta de que era un efecto mariposa que resultaría en que tres personas obtuvieran un riñón. El momento más emocionante que tuvimos fue hablar con el destinatario. La conversación con él fue muy conmovedora, y es divertido ver que tiene el riñón y se siente bien".
–El hecho de que usted sea residente del sur de Israel, bajo un aluvión de disparos desde Gaza, y su receptor de riñón sea del sector árabe, ¿ha cambiado algo en su sentimiento?
–Para nada. Nosotros, todos los residentes del sur estábamos bajo bombardeos, y esto sólo intensificó aún más la emoción de que el destinatario sea un árabe. Me pareció una persona increíble, y veo a la persona y no a los estereotipos alrededor. Ojalá abriera la responsabilidad mutua. Soy de un hogar muy sionista, y crecí con esos valores que todos necesitamos tanto.
"A mi esposa le dijeron que podría morir a causa del trasplante"
El riñón de Arbely fue recibido por el doctor Marwan Genini, un médico de familia de Abu Snan en el norte. En una conversación con él, unos días después de la operación, compartió: "Estoy feliz, orino mucho, cada hora, y esta acción aparentemente trivial es tan significativa para un receptor de trasplante de riñón, porque es la principal señal de que el órgano está funcionando".
La enfermedad de Genini comenzó hace nueve años, pero decidió ignorar las señales de advertencia: "Sabía que mi madre tenía una enfermedad renal hereditaria, y sospechaba que yo también la tenía. Las pruebas iniciales mostraron que tenía quistes renales, pero los análisis de sangre mostraron que las funciones renales eran normales. Así que lo ignoré hasta que comenzó el deterioro".
Después de varios años en los que la enfermedad empeoraba, aparecieron signos pronunciados de angustia característicos de la enfermedad renal: palidez, edema en las piernas, agotamiento y falta de sangre: "Llegué a la hemoglobina 5", recuerda, "fui hospitalizado de inmediato, recibí dos dosis de sangre y comencé la diálisis. Entonces ya sabía que necesitaba un trasplante de riñón".
4 צפייה בגלריה
El receptor de trasplante de riñón Eliyahu Shalian y el equipo de trasplante del Hospital Soroka.
El receptor de trasplante de riñón Eliyahu Shalian y el equipo de trasplante del Hospital Soroka.
El receptor de trasplante de riñón Eliyahu Shalian y el equipo de trasplante del Hospital Soroka.
(Prensa Hospital Soroka)
La esposa de Genini, Miranda, quería donar un riñón a su esposo, pero no había compatibilidad. Entonces surgió la posibilidad de trasplante cruzado, en el que se realizan varios trasplantes, algunos de los cuales son contribuciones mutuas entre familiares de los propios receptores.
"Al principio, mi esposa estaba asustada porque su salud también estaba en riesgo –dice–, tiene presión arterial alta, por lo que le dijeron que podría morir a causa del trasplante. Ella se puso ansiosa, así que decidí salir de ella y buscar un riñón en el extranjero". El doctor Janini viajó a uno de los países asiáticos, donde se horrorizó por lo que vio: "Los pacientes allí pasaron por cosas desagradables, sin que yo diera más detalles, y decidí volver aquí y esperar el riñón. El personal de Rambam donde me trataron estaba preocupado por la donación de riñón de mi esposa, así que decidimos mudarnos al Hospital Beilinson, donde nos abrazaron, y recibimos permiso para hacer la donación de riñón de mi esposa".
"Este tipo de trasplante, que involucra a seis pacientes, es un gran evento que requiere una preparación integral y una coordinación cuidadosa", explica el Dr. Vladimir Tanak, director adjunto del Departamento de Trasplantes de Beilinson. "La espera para una donación de riñón de los fallecidos en Israel es larga. Hay cientos de pacientes esperando y pocos donantes. El trasplante cruzado es una excelente opción, que permite proporcionar una solución para un mayor número de pacientes, que están recibiendo una nueva vida. La operación fue exitosa y Marwan, que recibió el riñón, se sintió bien y fue dado de alta", contó.
"Estoy eternamente agradecido a Paz"
Janini donó su riñón en el Hospital Beilinson a Shams Heshan, de 63 años. "Esperé durante toda la cirugía de Miranda frente a las pantallas de los quirófanos", cuenta. "Fueron momentos de miedo, y después de unas horas vi en la pantalla que la operación había terminado. Me llevaron inmediatamente a la sala de operaciones para el riñón. Me desperté de la anestesia y me encontré en la misma cama, así que pregunté si la cirugía ya había tenido lugar. Me alegró saber que todo salió bien".
–¿Cómo se siente recibir una donación altruista de un residente judío del sur, a quien ni siquiera conocías?
–Hablé con Paz y le dije que sabía que el pueblo judío tiene una cultura emocionante de dar, sin importar a quién. Conozco esta cultura y la aprecio. En nuestro sector, la cultura de la donación y el dar no es trivial, y estoy eternamente agradecido a Paz. Siento que debo proteger y ser fiel al preciado dinero de su cuerpo que ella me ha donado, y no sólo a mi salud, y haré todo lo posible para no decepcionar a Paz.
Y así es como funcionó el maratón de trasplante cruzado: la persona que, como se mencionó, inició la cadena es Paz Arbely, de 49 años, residente del sur, quien donó su riñón en el Centro Médico Soroka a Marwan Genini, de 68 años, del norte del país. La esposa de Marwan, Miranda Genini, de 58 años, donó su riñón a Shams Heshan, de 63 años, en el Centro Médico Sheba. El hijo de Shams, Timor, de 31 años, donó su riñón a Eliyahu Shilian, de 51 años, y su trasplante se realizó en el Centro Médico Soroka, donde Arbely se sometió a una cirugía.
4 צפייה בגלריה
El doctor Guinea, junto a la receptora del riñón, su esposo y su hiijo, que a la vez también fue donante.
El doctor Guinea, junto a la receptora del riñón, su esposo y su hiijo, que a la vez también fue donante.
El doctor Guinea, junto a la receptora del riñón, su esposo y su hiijo, que a la vez también fue donante.
(Sharon Yaniv)
Shams Heshan, de 62 años, una mujer drusa, sufrió de insuficiencia renal debido a la diabetes, y pasó aproximadamente un año y medio sometiéndose a un procedimiento de trasplante de riñón en Sheba. Su hijo, Timur, pidió donarle su riñón, pero resultó no ser adecuado para ella, sino para otro paciente en Soroka, y así el cruce fue posible. Shams dijo que le encantaba viajar por el mundo con su esposo Salman, un guía turístico, y sus destinos favoritos son Croacia y Eslovenia. Hoy se encuentra recuperada, en buen estado, y anhela volver a la vida tras el trasplante.
El doctor Ronen Guinea, especialista del Departamento de Cirugía General B y del Centro de Trasplantes del Centro Médico Sheba, dijo: "Cada trasplante de riñón que se lleva a cabo es el final de un proceso complejo en el que participan muchos profesionales. En un trasplante cruzado triangular, participó un gran equipo que trabajó hacia un objetivo común. Llevamos más de un año y medio acompañando a la familia Heshan en Saba en el que ha habido altibajos y ha habido momentos en los que parece que el trasplante está más lejos que nunca, pero la esperanza siempre permanece. Un hijo que aporta a una madre es una historia familiar que siempre nos emociona como equipo. Hoy, después del trasplante, ver la sonrisa en la cara de esta familia especial es la mayor satisfacción para nosotros como equipo, y nos llena de la fuerza para continuar participando en este oficio especial y emocionante".
Comentarios 0