Sobrevivientes Hermanos
Yeti Itzik e Israel Regev, hermanos sobrevivientes de la Shoá.
Ynet
Los hermanos Yeti (96) e Israel (93) se reencontraron después de 10 años.

Hermanos sobrevivientes de la Shoá se reencontraron después de 10 años

Yeti (96) e Israel (93) viven a 200 kilómetros de distancia, pero por motivos de salud y seguridad hacía una década que no se encontraban. “¿Te acuerdas de mí?”, bromeó la hermana mayor.

Matan Tzuri - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 28.12.21, 09:17
Pasaron diez años hasta que Yeti Itzik e Israel Regev, sobrevivientes del Holocausto de 96 y 93 años respectivamente, pudieron reencontrarse de manera presencial y estrechar un abrazo contenido por años.
“¿Cómo estás? ¿Te acuerdas de mí? ¿Nuestra cabeza todavía funciona?”, preguntó Yeti, la hermana mayor, con el sentido humor intacto a pesar de los años y las tragedias compartidas. “Por supuesto que te recuerdo, Yeti, y no te olvidaré hasta mis últimos días”, respondió Israel con la voz temblorosa por la emoción.
2 צפייה בגלריה
Sobrevivientes Hermanos
Sobrevivientes Hermanos
Los hermanos Yeti (96) e Israel (93) se reencontraron después de 10 años.
(Haim Horenshtein)
Los hermanos, oriundos de Rumania, fueron confinados en campos de trabajo durante la Shoá y muchos de sus familiares murieron durante esos años. En 1949 ambos emigraron a Israel y cada uno formó su familia. Yeti vivió muchos años en la ciudad de Ashkelon y actualmente reside en el kibutz Nir Oz, cerca de la frontera con la Franja de Gaza. Mientras que Israel vivió siempre en el norte del país, actualmente en Haifa, a 200 kilómetros de su hermana.
La relación entre ambos siempre fue muy estrecha y se encontraban a menudo, pero a medida que pasaron los años la frecuencia de las reuniones disminuyó. Problemas de salud, la distancia geográfica, los largos años en los que Nir Oz estuvo bajo la línea de ataque de Hamás y dificultades de movilidad postergaron el encuentro en reiteradas oportunidades.
2 צפייה בגלריה
Sobrevivientes Hermanos
Sobrevivientes Hermanos
Las familias de ambos, testigos del emotivo reencuentro.
(Ynet)
“Teníamos muchas ganas de que se encuentren, sabemos lo importante que es para ellos”, contó Riki Greenberg, hija de Israel y organizadora del reencuentro. "A pesar de todas las dificultades no dejamos de intentarlo y hoy finalmente sucedió", agregó. Para concretar el evento Riki contactó al servicio de emergencias Magen David Adom, organización que puso una ambulancia a disposición de la familia. Así fue que Israel y algunos de sus parientes viajaron el jueves pasado, acompañados por personal médico, hasta el lejano desierto del Negev.
Durante la emotiva reunión los hermanos se tomaron de la mano y conversaron sobre sus vidas. Ninguno de los dos habló sobre el Holocausto. Aryeh Itzik, hijo de Yeti, explicó que su madre no suele referirse a sus terribles experiencias durante la Shoá. “Un día mi hijo le ofreció viajar a Rumania pero ella se negó, dijo que no tenía ningún buen recuerdo por recuperar allí”, contó.

Comentarios 0