Ceremonia de casamiento de las rabinas Becca Walker y Ariella Rosen en Palmer, Massachusetts.
Ceremonia de casamiento de las rabinas Becca Walker y Ariella Rosen en Palmer, Massachusetts.
Kelly Prizel Photography
Las rabinas Becca Walker (izquierda) y Ariella Rosen durante su casamiento.

Histórico: primera boda rabínica entre personas del mismo sexo del Movimiento Conservador

Las rabinas Ariella Rosen y Becca Walker se casaron en una ceremonia oficiada por una rabina queer en Estados Unidos. Hoy comparten su vida y su amor en Toronto, Canadá. "Fue un privilegio", afirmaron. Su historia.

JTA - Adaptado por Leandro Fleischer |
Published: 09.11.21, 14:46
A 15 años de una decisión histórica en el Movimiento Conservador del judaísmo que allanó el camino para que los estudiantes gays y lesbianas ingresaran a sus escuelas rabínicas y para que los rabinos oficiaran ceremonias de casamiento entre personas del mismo sexo, dos rabinas celebraron su boda en Estados Unidos.
Las rabinas Ariella Rosen y Becca Walker se casaron en Camp Ramah, el campamento de verano del Movimiento Conservador en Palmer, Massachusetts, Estados Unidos, el mes pasado. La rabina queer Megan GoldMarche ofició la ceremonia con la colaboración del padre de Ariella, el rabino Jim Rosen.
Walker y Rosen hicieron historia como el primer matrimonio entre personas del mismo sexo entre dos rabinas conservadoras, señaló la rabina Ashira Konigsburg, directora de operaciones de la Asamblea Rabínica del movimiento. Y agregó que no estaba enterada de que se hubieran llevado a cabo otras bodas de este tipo.
2 צפייה בגלריה
Las rabinas Becca Walker (izquierda) y Ariella Rosen durante su casamiento.
Las rabinas Becca Walker (izquierda) y Ariella Rosen durante su casamiento.
Las rabinas Becca Walker (izquierda) y Ariella Rosen durante su casamiento.
(Kelly Prizel Photography)
El Movimiento Conservador adoptó fallos legales diseñados para hacer que los judíos gays y lesbianas "se sientan aceptados y bienvenidos" en sus sinagogas y comunidades. Al año siguiente, sus dos escuelas rabínicas estadounidenses admitieron a sus primeros estudiantes homosexuales. Y en 2012, el movimiento emitió pautas por primera vez para bodas entre personas del mismo sexo, aunque muchos rabinos ya las habían estado realizando.
Ahora, los rabinos conservadores abiertamente homosexuales trabajan en una variedad de entornos, y aunque muchos han estado casando parejas, hasta ahora no habían contraído matrimonio entre ellos, como lo hicieron Rosen y Walker.
Hasta recientemente, Walker, de 33 años, se desempeñaba como rabina asistente en la congregación Beth David de Toronto, Canadá; en tanto que Rosen, de 35 años, trabaja como educadora en Hillel Ontario, en el mismo país.
Se conocieron en un retiro de la Asamblea Rabínica en mayo de 2018 para mujeres rabinas que comenzaron su carrera en el Centro de Retiro Judío Isabella Freedman, en Connecticut, Estados Unidos.
“Fue un privilegio para nosotras que otros hicieran el importante trabajo de crear un marco que se sintiera significativo para nosotras y viable para quienes somos”
Ariella Rosen
Ambas mujeres crecieron en Nueva Inglaterra, Estados Unidos, y se conocieron mientras eran estudiantes universitarias en el programa conjunto de estudios judíos del Colegio List y la Universidad de Columbia.
Rosen fue ordenada por el Seminario Teológico Judío de América en Nueva York en 2015, en tanto que Walker fue ordenada por la Escuela Ziegler de Estudios Rabínicos de la Universidad Judía Estadounidense de Los Ángeles en 2016.
Walker terminó su último año de universidad, mientras que Rosen lo hizo un año después de la ordenación. Rosen vivía entonces en Filadelfia, y Walker en East Lansing, Michigan. En agosto de 2018, Rosen fue a visitar a Walker, quien era su primera pareja mujer.
Una boda judía al aire libre
Su relación comenzó a larga distancia, ya sea visitándose o reuniéndose en otro lugar. En julio de 2019, Walker se mudó a Toronto. Mientras tanto, Rosen se había mudado de Filadelfia a Nueva York, planeando unirse a Walker en el verano de 2020. Sin embargo, luego llegó la pandemia, por lo que se mudaron con la familia de Rosen a West Hartford, Connecticut.
“Hicimos una gran transición de la relación a larga distancia a estar juntas permanentemente”, dijo Walker. "Pero al ver lo fácil que es vivir juntas, incluso con toda la complejidad que nos rodea, sentimos que podemos hacer esto", agregó.
Ambas disfrutan de aprender la Torá juntas, o incluso de, a veces, impartir clases juntas.
Sabían que querían una boda adecuada cuando fuera seguro reunirse. Pero también se enteraron de que Rosen podía unirse a Walker en Canadá solo si estaban legalmente casadas.
2 צפייה בגלריה
Ceremonia de casamiento de las rabinas Becca Walker y Ariella Rosen en Palmer, Massachusetts.
Ceremonia de casamiento de las rabinas Becca Walker y Ariella Rosen en Palmer, Massachusetts.
Ceremonia de casamiento de las rabinas Becca Walker y Ariella Rosen en Palmer, Massachusetts.
(Kelly Prizel Photography)
Entonces, en mayo de 2020, su amiga Julie Finkelstein, directora senior de estrategia e innovación de programas en la Fundación para el Campamento Judío, realizó una ceremonia civil en una azotea de Brooklyn (Rosen todavía era residente de Nueva York). Decidieron que una persona que no fuera rabina oficiara la ceremonia, y si bien estaban legalmente casadas en ese momento, se refirieron a esa ceremonia como su “compromiso”.
En julio de 2020, ambas se mudaron a Toronto.
El 24 de octubre, tuvieron su boda judía en el lugar donde Rosen asistió a los servicios de Shabat como campista de Camp Ramah. Fue una ceremonia igualitaria en la que se cambiaron algunas bendiciones para decir “novia y novia”, y cada mujer rompió una copa de vidrio. Había alrededor de 100 invitados, entre ellos, estiman, 19 rabinos, un jazán (persona que guía los cantos en la sinagoga) y un estudiante rabínico.
Cambiaron el lenguaje tradicional del intercambio de anillos por lo que el Movimiento Conservador llama “brit ahuvot” (pacto de amor).
“Fue un privilegio para nosotras que otros hicieran el importante trabajo de crear un marco que se sintiera significativo para nosotras y viable para quienes somos”, declaró Rosen.
Si bien la mayoría de los invitados estaban vacunados, la ceremonia, la recepción y el baile se llevaron a cabo al aire libre
"Me alegra que más personas vean esto, ya que hace que genera que muchos sientan que también hay lugar para ellos”, manifestó Walker.
Comentarios 0