Sala de coronavirus en el Hospital Universitario Samson Assuta en la ciudad sureña de Ashdod.
Sala de coronavirus en el Hospital Universitario Samson Assuta en la ciudad sureña de Ashdod.
AFP
Haim Dabush junto a su esposa.

El israelí que volvió de la muerte tras contraer coronavirus

Estuvo cinco meses en coma con escasas posibilidades de sobrevivir y los médicos definen su caso como un milagro de la medicina. De hecho, su esposa y sus hijos habían sido llamados para despedirse. Haim Dabush se infectó hace un año y aún se encuentra en recuperación. Su historia.

Attila Somfalvi - Adaptado por Adrián Olstein |
Published: 25.02.21 , 10:54
Hace exactamente un año, Haim Dabush, de 54 años, de la ciudad de Ashdod, se contagió de coronavirus. Hoy, después de meses de hospitalización en los que estuvo anestesiado y conectado a respiración artificial, todavía se encuentra en rehabilitación: "Mi familia ya había sido llamada para despedirse. Los médicos dicen que soy un milagro de la medicina, que nací de nuevo", cuenta.
Dabush fue hospitalizado en primera instancia en el Hospital Assuta de Ashdod y trasladado luego, en estado crítico, a la Unidad de Cuidados Intensivos Respiratorios del Hospital Sheba, donde fue anestesiado y conectado a respiración artificial durante casi cinco meses en los cuales sus posibilidades de recuperación parecían escasas. Fue dado de alta hace un mes y medio: “Me pude duchar por primera vez en nueve meses, fue un día festivo en que pude bañarme y ponerme tefilín”, relata.
2 צפייה בגלריה
Haim Dabush junto a su esposa.
Haim Dabush junto a su esposa.
Haim Dabush junto a su esposa.
(Cortesía)
- ¿Cuánto tiempo pasaste anestesiado y conectado a respiración artificial?
- Aproximadamente cinco meses. Todo empezó en Purim. Cuando me levanté, le pregunté a mi esposa si había comprado matzá para Pesaj. Pensé que me había quedado dormido unos días.
- Cuando despertaste, ¿entendiste que habías vuelto a la vida después de haber estado virtualmente muerto?
- Me sorprendió lo que pasé durante cinco meses y lo que pasó mi familia. Fui conectado cuatro veces a un dispositivo ECMO (de asistencia cardiorrespiratoria) y perdí 22 kg. En un momento los médicos pensaron que no sobreviviría, le dijeron a la familia que viniera a despedirse. Pero volví a nacer. Estoy en mi cuerpo desde hace 54 años, pero tengo un año. Todavía me cuesta ducharme solo, ir de compras, mi respiración tiene secuelas.
2 צפייה בגלריה
Haim Abush viste los tefilín durante su estadía en el hospital.
Haim Abush viste los tefilín durante su estadía en el hospital.
Haim Dabush viste los tefilín durante su estadía en el hospital.
(Cortesía)
- ¿Qué lección te llevas de este año difícil?
En primer lugar, que hay que cuidarse mucho a uno mismo. No entiendo a los que van sin máscara ni a los que niegan la existencia del coronavirus. Que vengan y hablen conmigo. Que nieguen la existencia del coronavirus mirandome a los ojos. Yo era una persona deportiva y saludable, empleado de una empresa de electricidad casi sin días de licencia por enfermedad, subiendo 80 pisos a pie. Y todo sucedió sin previo aviso.
- Contrajiste el virus en Purim del año pasado. Y ahora la gente se reúne y festeja una vez más en contra de las pautas de salud. ¿Qué mensaje te gustaría darles?
- No jueguen a ser héroes, no pongan en riesgo su vida. Una persona que se infecta, puede perder la vida, o que si se salva nunca más vuelva a ser como antes. También pone en peligro a otros: su esposa, su padre, los vecinos. El coronavirus es mortal. Y si no mata, destruye familias y causa trauma y conmoción. ¿Cómo se puede subestimar algo tan tangible?
Comentarios 0