Un cartel que anuncia la ubicación de la planta solar.
Un cartel que anuncia la ubicación de la planta solar.
Captura de pantalla
El empresario solar Yosef Abramowitz.

La esperanza israelí del Nobel que trabaja para llevar energía solar a Africa

Cuando Yosef Abramowitz hizo aliá, eligió establecerse en medio del valle del desierto de Aravá, donde aprovecharía el sol abrasador para construir campos solares; ahora, Abramovitz está llevando esa tecnología a las zonas rurales de los países en desarrollo.

Keren Natanzon Weits - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 22.05.22, 10:10
El 24 de agosto de 2006, cuando el sol se asienta en el valle del desierto de Aravá, en Israel, en un pequeño kibutz al norte de Eilat, la puerta de la camioneta se abre y el calor de 40 grados golpea a Yosef Abramowitz, quien acababa de hacer aliá desde los Estados Unidos. Sorprendentemente, el hombre y su familia se llenan de emoción.
Abramowitz, activista social y empresario, fundó el movimiento contra el apartheid en la Universidad de Boston, dirigió campañas universitarias contra elementos antiisraelíes en las universidades y durante años se desempeñó como presidente de la Unión de Consejos para Judíos Soviéticos.
6 צפייה בגלריה
El empresario solar Yosef Abramowitz.
El empresario solar Yosef Abramowitz.
El empresario solar Yosef Abramowitz.
(Gentileza)
El primer pensamiento de Abramowitz al llegar al Arava fue: "¡Guau, hace calor aquí!" Su segundo pensamiento fue lo maravilloso que era llegar a un lugar donde –era obvio sin lugar a dudas– prosperaría con la energía solar.
En su segundo día allí se sorprendió al saber que éste no era el caso. Ingenuamente preguntó a los miembros del kibutz dónde estaban tan hábilmente escondidos sus paneles solares, y se sorprendió al descubrir que no existía ninguno.
En su tercer día se preguntó cómo en un gigante de las startups como Israel la tecnología solar había sido tan ignorada. Los miembros del kibutz Ketura le explicaron que hasta entonces nadie estaba lo suficientemente "loco" como para luchar contra la burocracia y lograr que todas las partes interesadas se sumaran a la energía solar. "¿Nadie lo suficientemente loco?", se preguntó Abramowitz a sí mismo. De hecho, había venido al lugar correcto. Los miembros de Ketura no sabían con quién estaban tratando. Tampoco lo hicieron los burócratas y los cabilderos.
Abramowitz, nacido en 1964, es el equivalente humano a un ciclón. Su infancia transcurrió en movimientos juveniles sionistas. Tiene una licenciatura en políticas públicas de la Universidad de Boston, donde fue estudiante del Premio Nobel de la Paz Elie Wiesel. Y obtuvo su maestría en periodismo de la Universidad de Columbia.
6 צפייה בגלריה
Región de Arava, en el sur de Israel.
Región de Arava, en el sur de Israel.
Región de Arava, en el sur de Israel.
(Arava Power)
En 1997, dirigió con éxito una campaña para restaurar u$d 7.000 millones al presupuesto federal de los Estados Unidos según la Ley de Reforma del Bienestar, y ayudó a organizar manifestaciones por la plena vigencia de los derechos humanos en 23 países. En resumen, no hay suficiente espacio para enumerar todos los logros de Abramowitz en las últimas dos décadas.
Por nombrar sólo algunos: fue elegido Persona del Año en 2012 por la Conferencia de Energía y Negocios de Israel; CNN lo nombró un Pionero Verde Influyente; el Jerusalem Post lo nominó como uno de los judíos más influyentes de 2013; fue nominado para el Premio Nobel de la Paz por su trabajo en nombre de los judíos soviéticos. Este año, es nuevamente nominado al Nobel por su trabajo para salvar vidas humanas en regiones áridas.
La decisión de emigrar a Israel comenzó con su esposa Susan Silverman, quien le propuso que se tomaran un respiro de dos años de esa carrera loca que llamaban vida. Silverman, hermana de la actriz y cómica Sarah Silverman, también es una activista social con un impresionante historial de trabajo en pluralismo religioso y adopción internacional. De acuerdo con su activismo, Yosef y Susan adoptaron a Zamir, de 4 años (ahora de 20), cuyos padres biológicos habían muerto de SIDA.
La decisión de emigrar a Israel comenzó con su esposa Susan Silverman, quien le propuso que se tomaran un respiro de dos años de esa carrera loca que llamaban vida
Zamir se unió a su hija mayor Aliza (29), una actriz residente en Nueva York; Hallel (27), graduada de la Universidad Reichman; Adar (23), a quien adoptaron a la edad de dos semanas en Addis Abeba; y Ashira (18), que ahora asiste a una academia previa a las FDI. Cuando llegaron a Israel con cinco niños pequeños, Yosef y Susan sintieron que necesitaban un lugar tranquilo para establecerse y solidificarse como familia.
Antes de partir hacia Israel, Abramowitz fue reclutado por el partido Atid Ehad ["un futuro"),que principalmente ayudó a los judíos etíopes a emigrar a Israel. Su primer instinto fue establecerse en Jerusalén, pero Susan insistió en estar lejos de la escena política, por lo que eligieron Ketura, donde Yosef tenía buenos recuerdos de un año sabático allí cuando tenía 18 años.
"Si no me hubieran ofrecido un lugar en la lista del partido, mi visión de la energía solar en Arava no habría sucedido, ya que nos habríamos mudado a Jerusalem", relata Abramowitz, sonriendo.
6 צפייה בגלריה
Abramowitz, a la izquierda, con el difunto presidente israelí Shimon Peres.
Abramowitz, a la izquierda, con el difunto presidente israelí Shimon Peres.
Abramowitz, a la izquierda, con el difunto presidente israelí Shimon Peres.
(Gentileza)
"Tan pronto como descubrí que no había energía solar [en Arava], supe que este [objetivo] era para mí: trabajar hacia la paridad a través de la lucha sionista, social y ambiental; fortalecimiento de las comunidades periféricas. Esa misma semana, encontré un abogado en el vecino Kibbutz Lotan, y establecí Arava Power Company, junto con dos socios. La gente decía que un inmigrante estadounidense idealista nunca podría hacerlo. Pero ya había logrado mucho para otras comunidades, así que ¿por qué no podría hacer lo mismo aquí?"
El Consejo Local de Eilat-Eilot apoyó la idea y ayudó al principio, junto con familiares, amigos y pequeños inversores, la mayoría de ellos judíos estadounidenses. Junto con sus socios, los fundadores Ed Hofland (presidente de la Junta Directiva de Ketura) y David Rosenblatt, quien continúa ocupando puestos ejecutivos, Abramowitz asumió la visión de marcar Eilat y Arava como la primera región del mundo en funcionar al 100% con energía solar durante el día. "Todo el mundo me llamaba un ingenuo kibutznik estadounidense", comenta Abramowitz. "Pensamos que llegaría a buen término en dos o tres años. En realidad tomó 14 años, no gracias al estado".
–¿Qué dificultades encontró?
–La tecnología existía. El problema era la falta de liderazgo climático ético. Las compañías de gas y petróleo, junto con el Tesoro y el Ministerio de Energía, están matando la energía solar. Estamos en la parte inferior de la clasificación de la OCDE en energía solar; somos uno de los únicos países que carecen de una ley climática. Israel es un país difícil tanto política como estatutariamente. Tuvimos que luchar 100 batallas para establecer Arava Power. Creemos que somos una democracia, pero de hecho, el Tesoro es un estado en la sombra que decide [a favor o en contra] e impide la energía solar, y lo ha hecho durante 15 años.
"La tecnología existía. El problema era la falta de liderazgo climático ético. Las compañías de gas y petróleo, junto con el Tesoro y el Ministerio de Energía, están matando la energía solar"
Después de conectar el primer campo solar hace diez años, en Ketura, podríamos haber conectado fácilmente a todo el país rápidamente. Pero al Estado sólo le interesa el gas. Así que dijimos que al menos conectaríamos nuestra propia región, para demostrar que es posible técnica y económicamente. Veinticuatro agencias gubernamentales, cada una con personal de burócratas, cada una trabajando en su propio dominio estrecho ... Es horrible. No había legislación ni mecanismo. Es difícil. Los inversores quieren certidumbre y un horizonte.
–Entonces, ¿cómo tuvo éxito donde otros fracasaron?
–En realidad, inventé formas. La Autoridad de Electricidad, por ejemplo, no tenía una solicitud para una licencia solar, por lo que modificamos una solicitud existente. Preguntaron: "¿Qué es esto?" Le respondí: "Una solicitud de licencia". Ellos dijeron: "No hay tal cosa". Puse el formulario en el escritorio del empleado y lo ignoraron durante 14 meses.
6 צפייה בגלריה
Un cartel que anuncia la ubicación de la planta solar.
Un cartel que anuncia la ubicación de la planta solar.
Un cartel que anuncia la ubicación de la planta solar.
(Captura de pantalla)
Celebramos audiencias en el Comité de Economía de la Knesset, nos acercamos a los Comités de Protección interior y ambiental, contratamos a un lobbysta, Zohar Levy, golpeamos muchas puertas, nos reunimos con muchos ministros, escribimos columnas y nos mantuvimos en ello, ya que es una causa justa. Inicialmente, invertí dinero junto con Ketura; hice la primera ronda de recaudación de fondos. En el momento en que tuvimos un permiso, JNF fue nuestro primer inversor. Siemens lo siguió, controlando el 40%, y luego las cosas comenzaron a rodar.
En 2011, se inauguró el primer campo solar de Arava Power en Ketura, el primero en el Medio Oriente, que suministra 4,9 megavatios de energía. En 2015, se construyó un segundo campo, el campo más grande de Oriente Medio, que suministra un tercio de la energía diurna de Eilat.
Y llegó el éxito
Desde entonces, el sitio se ha convertido en una especie de destino de peregrinación para docenas de empresarios de todo el mundo que vienen a verlo. Tras su éxito y el interés que despertó, Abramowitz y sus socios establecieron una compañía hermana, Energy Global Capital, para responder a las consultas de África. Al mismo tiempo, el entonces presidente de Estados Unidos, Barack Obama, decidió cambiar la naturaleza de la ayuda exterior de Estados Unidos a África a un modelo más eficiente y estableció Power Africa. Como parte del nuevo plan, ocho agencias del gobierno de los Estados Unidos se comprometieron a apoyar las iniciativas empresariales del sector privado dedicadas al bienestar público.
"Hay 600 millones de africanos sin electricidad. 300 millones de africanos están quemando diésel para obtener energía y la población de África se duplicará en una generación", explica Abramowitz. "Si no tienen electricidad, no tendrán educación ni atención médica. Las vacunas necesitan refrigeración. La fabricación necesita electricidad. ¿Quién va a invertir en Ruanda después de un genocidio? La respuesta es: lo haré. Se me pidió que estuviera entre los fundadores de una iniciativa cuya totalidad se dedica a la energía y la renovación, como consecuencia de lo que logré aquí en Israel. Pero no ha pasado nada, como aquí, no hay regulación, y construir infraestructura allí lleva mucho tiempo".
Con la misma determinación, Abramowitz decidió erigir el primer campo solar en Ruanda en la Aldea Juvenil Agahozo Shalom, fundada por Anne Heyman z"l, una vieja amiga de los días del movimiento juvenil de Abramowitz.
6 צפייה בגלריה
Abramovitz se saluda con el cantante irlandés Bono.
Abramovitz se saluda con el cantante irlandés Bono.
Abramovitz se saluda con el cantante irlandés Bono.
(Gentileza)
En 2012, Abramowitz registró el primer éxito de Power Africa a través del mismo campo solar, que ahora suministra el 6% de la electricidad de Ruanda. "Un día recibo una llamada de la embajada de Estados Unidos en Kigali, y me dicen: 'Esté aquí en dos días a las siete de la mañana'. No me dijeron por qué. Volé allí. Voy a la sala, donde estaban 30 miembros del Congreso, entre ellos Joe Kennedy, un amigo mío de Boston, así como el senador Al Franken, un ex cómico, a quien conozco bien ya que trabajó con mi cuñada en Saturday Night Live, y luego viene ... Bono, que dirige una fundación llamada ONE que trabaja para eliminar la pobreza en África, quería copiar nuestro modelo. Estaba en estado de shock. Me dije a mí mismo "¡Sí!" Fuimos los primeros en traer un desarrollo económico y social [a Ruanda] que también es amigable con el clima".
–¿Cuántas personas se han visto beneficiadas hasta ahora por su iniciativa en África?
–Tenemos proyectos en proceso, una cartera de 700 megavatios de campos solares y eólicos. En Ruanda y Burundi, 100,000 personas en cada país ahora obtienen su electricidad de nuestros campos solares, y desde que entramos otras iniciativas se han unido en la inversión en energía que también suministra la electricidad. Nuestro campo más reciente se construyó en octubre de 2021 en Burundi, África oriental, el país más pobre del mundo. Suministra el 10% de la electricidad de Burundi. Ahora vamos a recaudar u$d 25.000.000 para construir campos solares en 10 lugares más, incluidos Etiopía, Kenia, Zambia, Mozambique, Liberia, Nigeria, Guinea, Burundi y Sudán del Sur, donde se está construyendo nuestro próximo campo; así como Cisjordania y Gaza.
En Ruanda y Burundi, 100,000 personas en cada país ahora obtienen su electricidad de nuestros campos solares
Junto con la triple actividad África-Estados Unidos-Israel de Abramowitz, es miembro de la Junta Directiva de Hayim ve'Sviva ["vida y medio ambiente"] y de DemocraTV, e incluso se postuló como el "candidato verde" en las elecciones más recientes de Israel para presidente, respaldado por grupos de protección ambiental y Youth for Climate, el capítulo israelí de Future Fridays. Casi alcanzó el umbral de diez firmas de miembros de la Knesset necesarias para presentar su candidatura a la presidencia. "Nadie [más] corrió basado en una visión de protección ambiental, pero en retrospectiva no estoy decepcionado de no haber cumplido con el umbral. Al contrario: ahora tenemos a Bougie Herzog en la Residencia del Presidente, que es un aliado climático", cuenta.
"Cuando tuve éxito en Ruanda y Burundi, no tomé el bono al que tengo derecho, ya que cada centavo debe destinarse a operaciones hasta que Energiya Global Capital sea rentable. En este momento estamos en un déficit, y eso significa presión todos los días. Hay noches en las que no duermo; Me preocupan los pagos de nuestra hipoteca. Toda mi actividad en Israel es voluntaria. Pero en tres años seremos rentables", arriesga.
–Su trabajo humanitario condujo a su nominación para el Premio Nobel de la Paz por un grupo de 12 países africanos. ¿Te ha abierto esto las puertas?
–Es bueno ser nominado, pero estoy muy lejos de recibir el premio. Hay una gran diferencia, como aprendí cuando era estudiante de Elie Wiesel. Todos queremos reconocimiento, y ciertamente ayuda a crear confianza, ya que indica que incluso si sus objetivos están orientados a los negocios, están ante todo dirigidos a hacer el bien, no a ganar dinero. Si el Comité Nobel quiere honrar a alguien que está trabajando por el planeta desde la perspectiva de la concientización y el activismo, prefiero que Greta Thunberg obtenga el premio. Si el comité quiere enfatizar las soluciones para abordar la crisis climática, entonces estaría encantado de ser elegido también.
6 צפייה בגלריה
Abramowitz (izquierda) con su familia. De derecha a izquierda: Susan, Aliza, Zamir, Ashira, Adar, Hallel.
Abramowitz (izquierda) con su familia. De derecha a izquierda: Susan, Aliza, Zamir, Ashira, Adar, Hallel.
Abramowitz (izquierda) con su familia. De derecha a izquierda: Susan, Aliza, Zamir, Ashira, Adar, Hallel.
(Gentileza)
–¿El hecho de que seas israelí y judío afecta tu trabajo en todo el mundo?
–Como judío e israelí, estar donde ocurrió el genocidio [Ruanda] es muy significativo. El presidente de Ruanda, Paul Kagame, entendió que necesitaba tomar el ejemplo de un pueblo que sufrió un trauma, que salió de la oscuridad a la luz, como lo hicimos nosotros. Estuve en Yibuti, con quien no tenemos relaciones diplomáticas. Pero ellos saben acerca de Israel y valoran nuestro conocimiento. Hay una gran ventaja en ser identificado con Israel como la Startup Nation. En esos países, conocen su Biblia y pueden citarla mucho mejor que muchos judíos. Ellos creen en nosotros más de lo que nosotros creemos en nosotros mismos, y ésa es una gran responsabilidad. No tenemos un gran personal; somos 12 israelíes y ocho locales en cada país. Y nuestro énfasis es el bienestar social: invertimos a través de la capacitación de estudiantes locales en Arava para aprender sobre energía renovable. Buscamos hacer el bien ubicando nuestros campos solares adyacentes a orfanatos, para ayudarlos económicamente. Requerimos que los proveedores sean locales y, por lo tanto, creamos empleos.
–¿Pagas un precio personal por tu trabajo?
–Mis lazos con África son fuertes, así que en mi trabajo estoy diciendo 'gracias' a África, ya que entre otras cosas buenas África nos dio a dos de nuestros hijos. África es el continente más luchador del mundo, y estoy obligado a ello por eso. Hay quienes piensan que somos ricos por lo que hicimos en la Arava, pero todo lo que tenemos está invertido en África. Toda mi actividad en Israel es voluntaria. Por ejemplo, en la comunidad beduina, donde es una vergüenza que a una hora y media en coche del centro de Israel haya tanta pobreza, sin electricidad y sin agua corriente. No soy una entidad que se beneficia de las personas más pobres de Israel, sino que ante todo vengo a ayudar. De lo contrario, ¿qué posición moral tengo?
Comentarios 0