Maradona y sobreviviente holocausto
Meijer Isaac Stad (aquí posando junto a su mujer) falleció el 4 de junio de 2005.
Gentileza Leonardo Albajari
Maradona y una historia poco conocida con un sobreviviente del Holocausto.

Una historia que pudo haber empezado con Maradona jugando en Holanda

En 1974, cuando el jugador argentino tenía sólo 14 años, un sobreviviente de la Shoá que sobrevivió a un fusilamiento y conoció a Ana Frank intentó llevarlo a jugar al fútbol de los Países Bajos. Los detalles de un relato poco conocido sobre el astro argentino.

Juan Martín Fernández |
Published: 12.06.20 , 14:52
La historia de vida de Diego Armando Maradona ha sabido estar relacionada con múltiples personalidades, países, religiones y culturas. Su reconocimiento a nivel mundial como futbolista lo ha llevado a encontrarse o tener algún tipo de conexión con reyes, dictadores, presidentes, papas, rabinos y duques de todo el mundo. Sin embargo, hasta hace poco, por lo menos en su Argentina natal, no se conocía de ningún nexo entre el ex jugador y un sobreviviente del Holocausto.
Esta historia, a diferencia de otras tantas, no sucede durante su esplendor como futbolista y ya habiendo cobrado fama alrededor de todo el globo. Sino cuando apenas tenías 14 años y un holandés que había vivido en carne propia el más horrendo crimen de la historia de la humanidad intentó ubicarlo en diferentes clubes de los Países Bajos.
Maradona y sobreviviente holocaustoMaradona y sobreviviente holocausto
Maradona y una historia poco conocida con un sobreviviente del Holocausto.
(Ynet)
Meijer Isaac Stad nació en octubre de 1919 en Rotterdam. Allí creció y se desempeñó como futbolista en el club Xerxes. No obstante, ante el latente desembarco de los nazis, en 1939 debió mudarse a La Haya, donde continuó jugando al fútbol y practicando otros deportes, como atletismo.
Con la invasión de los alemanes consumada, Stad, de familia judía, se cambió el nombre a Meijer Bouwens (apellido cristiano que tomó de su padrastro) y se unió a la resistencia holandesa para dar pelea a las fuerzas nazis. Durante los enfrentamientos, fue capturado y comenzó un trágico camino que lo llevó de un campo de concentración a otro.
Maradona y sobreviviente holocaustoMaradona y sobreviviente holocausto
Meijer cuando jugaba en el Xerxes de Rotterdam.
(Gentileza Leonardo Albajari)
“Stad pasó por cuatro centros: primero fue destinado a Vught, luego a Westerbork (ambos en los Países Bajos), más tarde a Bergen Belsen y, por último, a Buchenwald (Alemania)”, le cuenta a Ynet Español Leonardo Albajari, el periodista y colaborador del Museo del Holocausto que reveló en la Argentina la historia entre este sobreviviente de la Shoá y Maradona.
“En una nota que brindó años antes de su muerte, Stad contó que conoció a Ana Frank e incluso creía haber tenido conversaciones con ella. Y esto es muy factible, ya que los dos fueron capturados casi al mismo tiempo (mediados 1944), coincidieron en dos campos de concentración (Westerbork y Bergen Belsen) y ambos hablaban holandés”, explica Albajari.
Una mañana de febrero de 1945, cuando el protagonista de esta historia se encontraba en el campo de Buchenwald, le comunicaron que sería trasladado a trabajar a una mina de sal. Sin embargo, al llegar al lugar, los nazis tomaron sus ametralladoras y fusilaron a gran parte de los prisioneros. Stad recibió diez tiros: seis en su brazo derecho, uno en su mano izquierda, dos en la pierna izquierda y otro en la derecha. Los guardias lo creyeron muerto, no obstante, las enfermeras encargadas de trasladar los cuerpos de los abatidos lo encontraron aún con vida y, con la ayuda de otro preso, lograron salvarlo.
Meijer Isaac Stad pasó meses recuperándose en el hospital del campo y, en mayo de 1945, un mes después de que fuerzas estadounidenses liberaran el centro de detención, pudo retornar a su hogar. Una vez de vuelta en los Países Bajos, intentó rearmar su vida: volvió a practicar deporte, se convirtió en entrenador de atletismo y proyectó su carrera como agente de publicidad.
Maradona y sobreviviente holocaustoMaradona y sobreviviente holocausto
Meijer Isaac Stad (aquí posando junto a su mujer) falleció el 4 de junio de 2005.
(Gentileza Leonardo Albajari)
“Con el paso de los años, tuvo mucho éxito en el mundo de los negocios. En gran parte, debido a que se convirtió en un adicto al trabajo. Esto es algo que le pasó a muchos sobrevivientes de la Shoá; probablemente era una forma de escapar de los recuerdos del pasado”, analiza Albajari.
Así fue como llegó el año 1974. Meijer Stad se encontraba en Copenhague, Dinamarca, para una de las tantas convenciones de negocios a las que asistía. Entonces, un empresario argentino que se encontraba en el lugar y decía ser dirigente de fútbol, más precisamente de Argentinos Juniors, le hizo una propuesta: “Tenemos un chico que juega muy bien, ¿vos no podrás conseguirle un club en tu país?”.
Ese chico era Diego Armando Maradona. Aún tenía 14 años, pero no hacía falta ser ningún especialista para advertir que tenía un futuro prometedor. Stad le hizo caso y comenzó a tocar puertas. Primero lo ofreció en el Den Haag, de La Haya. Y luego en el Sparta Rotterdam. Pero en ninguno de los dos clubes lo escucharon. No bajó los brazos y se acercó tanto al Feyenoord como al Ajax (dos de las instituciones más importantes del país). Sin embargo, sus palabras no convencieron.
Maradona y sobreviviente holocaustoMaradona y sobreviviente holocausto
Las postal enviada por Maradona y su representante a Meijer.
(Gentileza Leonardo Albajari)
Tiempo después, le llegó una postal de fin de año proveniente de Argentina con un sello que decía “Maradona Producciones” (la agencia que manejaba la carrera del joven jugador por aquel entonces). La carta tenía la firma del propio Maradona y, en definitiva, preguntaba si algún equipo se había mostrado interesado en contratarlo. Stad, que falleció el 4 de junio de 2005, no pudo ubicarlo en ningún lado y el niño argentino continuó jugando en su país para, años más tarde, convertirse en uno de los mejores futbolistas de la historia.
¿Qué hubiese sucedido si Maradona comenzaba su carrera en los Países Bajos?

Comentarios 0