Addis Abeba, capital de Etiopía
Addis Abeba, capital de Etiopía
Ynet
El padre y los hermanos Mahabo, que quedaron en Etiopía.

La lucha de un soldado israelí para que traigan a su familia de Etiopía

Se considera a sí mismo un "soldado solitario" y, aunque su hermana y su abuela viven en Israel, inició la lucha para que traigan a su padre y sus hermanos, uno de los cuales está enfermo.

Alexandra Lokash, Nir (Choco) Cohen y Meshi Aiad |
Published: 11.06.20 , 14:48
El “soldado solitario” Shagao Mahabo tiene una abuela en la ciudad israelí de Haifa y una hermana en Bnei Brak, pero su padre y sus dos hermanos están en Gondar [la antigua capital imperial de Etiopía], esperando emigrar a Israel. Hace años que lo intentan, pero en vano. Mahabo dice que Israel “no tiene presupuesto” para hacerlos venir. Y cuenta que en Etiopía están llenos de problemas económicos y de salud, por lo que ha decidido iniciar la lucha.
[En el Ejército de Israel se considera “soldado solitario” a un militar sin familia inmediata en el país. Los “soldados solitarios” sirven en unidades regulares y reciben diversas formas de apoyo del Ejército, de algunos ministerios y del gobierno en general, así como de otros organismos.]
Mahabo vino a Israel de niño, en el año 2013. Él y su familia son reconocidos como judíos. “No entiendo para nada por qué no los traen”, le dice a Ynet. Y explica que su padre y sus hermanos que siguen en Etiopía no son considerados “falash mura”, es decir, etíopes que luchan para que Israel reconozca su derecho a inmigrar a este país.
[“Falash mura” es el nombre dado a los etíopes cuyos antepasados eran judíos y se convirtieron al cristianismo en los siglos XIX y XX por obra de misioneros. Sin embargo, ellos siguen considerándose judíos, y miles de descendientes de conversos [algunos de los cuales se tuvieron que convertir al judaísmo en Israel] y de no conversos inmigraron a Israel en operaciones secretas a partir del año 1979.]
El padre y los hermanos Mahabo, que quedaron en Etiopía. El padre y los hermanos Mahabo, que quedaron en Etiopía.
El padre y los hermanos Mahabo, que quedaron en Etiopía.
(Gentileza del Ejército israelí)
“Los visité el mes pasado”, cuenta Shagao Mahabo. “Están en una situación desesperada; no hay quien se ocupe de mi padre y lo cuide, y también mi hermano mayor se encuentra en mal estado. Hace varios meses que estoy tratando de que Israel los traiga, pero sencillamente nadie me dice nada. Nadie responde a mis pregunta acerca de por qué no están dispuestos a traer a mi familia a Israel”.
Cuando Shagao era más joven, la familia vivía en Gondar, pero le sobrevinieron dificultades económicas. Shagao inmigró a Israel con su hermana y su abuela, pero sus hermanos y su padre se mudaron a otro lugar. “Uno de mis hermanos está muy enfermo”, afirma. “Si no los traemos, mi familia sencillamente morirá. No tienen a nadie que los ayude”. Shagao ahorra cada shékel [moneda israelí equivalente a 3,50 por dólar], que cae en sus manos, y todos los meses le envía dinero a su familia en Etiopía.
“Esta es la historia de muchas familias”
La ministra de Inmigración e Integración de Israel, la diputada Pnina Tamano-Shata, dice que “es hora de demostrar que son líderes de verdad, y de poner fin al dolor de las familias originarias de Etiopía que piden la reunificación con sus familias. Desde que soy parte de este Gobierno, y en coordinación con la Oficina del Primer Ministro, hago todo lo necesario para acelerar la venida de esos inmigrantes. Debo recordar que en el año 2015 el Gobierno adoptó una decisión al respecto, y ha llegado el momento de aplicarla en su totalidad sin demora".
“El actual gobierno se comprometió a alentar la inmigración desde todos los rincones del planeta, y eso haré. También hay compromisos explícitos al respecto del primer ministro, Benjamín Netanyahu, y de su suplente y titular de Defensa, Benny Gantz. Ellos están comprometidos, yo estoy comprometida, y ha llegado el momento de unificar familias –con sus parientes de primer grado– separadas y desgarradas viviendo en distintos continentes.”
La ministra, de origen etíope, agregó: “Lamentablemente, la historia del soldado Shagao Mahabo es la historia de muchas familias que viven en una situación angustiosa terrible; el hecho de esperar en Etiopía es duro y doloroso. No se trata sólo del interés de quienes esperan que los traigan a Israel, sino también interés del Estado de Israel de ocuparse de reunificar familias, y que aquí no haya aquí hijos separados de sus padres y desgarrados por la situación, y además con nuestro patrocinio”.
El Departamento de Población dijo, en respuesta a una pregunta: “Del estudio de este caso se desprende que no se trata de personas con derecho al retorno, sino de una familia que quiere ese status en virtud de una decisión del Gobierno sobre el proyecto de traer a los ‘falash mura’ a Israel. El Gobierno es el que establece los criterios para aplicar ese derecho, y el Departamento de Población lleva a la práctica esas decisiones”.

Comentarios 0