Elecciones Familia
Pequeñas historias de las elecciones en Israel
Ynet
Abuelo, padre e hijas: las elecciones también pueden convertirse en una actividad familiar

Pequeñas historias de las elecciones en Israel

Los que hacen caso a sus rabinos, los que reciben órdenes de sus hijos, los que votan desde 1948 sin interrupciones y quienes lo realizan a desgano. Un recorrido por las sedes electorales arroja experiencias tan diversas como la propia sociedad israelí.

Ynet - Adaptado por Tom Wichter |
Published: 02.03.20 , 19:35
Israel afrontó su tercera jornada electoral en menos de un año. Y aunque durante el lunes no se esperaban resultados sean muy diferentes a los de abril y septiembre del año pasado, en cada urna sigue habiendo posibilidad de sorpresas a través de las historias de los ciudadanos.
En los barrios ultraortodoxos de Jerusalem, por ejemplo, algunos consideran que votar es un verdadero mandamiento religioso, mucho más que un deber cívico. Así lo sintió el rabino Yehuda Levinger, uno de los primeros en depositar su sobre en el barrio Har Nof de la capital. “Recé temprano a la mañana y vine hasta aquí antes del desayuno, hice lo que nuestros rabinos nos indicaron”, declaró.
Levinter sufragó en un área considerada como "territorio" de Shas, pero eligió a la agrupación ashkenazí ya que sus representantes “hacen lo que el Señor quiere que hagamos”. ¿Y si el rabino llama a votar por Liberman o Lapid? “Todos deben votar lo que diga el rabino”, insistió Yehuda ante el desafío de la repregunta.
Elecciones FamiliaElecciones Familia
Abuelo, padre e hijas: las elecciones también pueden convertirse en una actividad familiar
(Ynet)
A unos kilómetros de allí, en Tel Aviv, el voto de Iamit Ninun también es determinado por una voluntad ajena. O varias en este caso: la madre de familia llegó al colegio electoral con sus hijos de 2, 7 y 9 años. “Vengo principalmente por ellos, que están interesados en la política y me dieron instrucciones precisas respecto a quién votar”, aseguró.
Kojavit Mor, de Ramat Aviv, asistió a la urna pero aclaró que lo hizo con sumo desgano. “Todos se ensucian con todos y nosotros pagamos por ello, la gente debería despertar”, manifestó. “Esto es un desperdicio de dinero, un hecho delictivo del que siento que soy parte”, agregó.
Elecciones FamiliaElecciones Familia
Los niños no se pierden las elecciones, y en algunos casos hasta sugieren el voto a sus padres
(Ynet)
Con más años y entusiasmo, Abraham y Leah Ben Dor se acercaron a votar al mismo sitio en que un rato después lo hizo el primer ministro Benjamín Netanyahu y su esposa Sara. Los dos integrantes de la pareja superan los 90 años y contaron una particularidad: votan sin excepciones desde 1948, año de la fundación del Estado de Israel.
Ante la pregunta sobre si imaginaban que una vez iban a votar tres veces en un año, Abraham respondió con una mezcla de humor y añoranza: “En realidad nunca imaginé que el Estado de Israel iba a durar tanto y con tanta fuerza”.
Ambos se negaron a revelar a qué partido eligieron, pero adelantaron que no votaron por el Likud de Netanyahu. “Es hora de encontrar un gobierno y llevar a la gente hacia adelante”, se esperanzó Abraham, aunque su esposa Leah fue menos optimista y considera que la situación política no mejorará.


Comentarios 0