Rashela Mizrahi habla con un colega durante una reunión del gabinete en Skopje, Macedonia del Norte, el 14 de enero de 2020.

Macedonia del Norte: el caso de la primera legisladora judía que es considerada una "heroína"

Rashela Mizrahi rompió rápidamente los tabúes y, en consecuencia, fue golpeada por el antisemitismo. Sin embargo, siguió adelante y hoy lleva adelante un reclamó histórico de la comunidad judía de Macedonia del Norte.

JTA - CNAAN LIPHSHIZ |
Published: 03.06.21 , 16:36
Se suponía que la política sería un breve interludio en la carrera científica de Rashela Mizrahi. Sin embargo, el año pasado, la investigadora judía de 39 años de Macedonia del Norte fue nombrada para servir durante 100 días como ministra de Trabajo temporal del país balcánico, situado al norte de Grecia. Se la consideró una buena elección no partidista para servir como marcador de posición antes de las elecciones.
"No tenía ningún interés en la política", dijo Mizrahi a la Agencia Telegráfica Judía. “Pero pensé que enviaría un buen mensaje para las mujeres. Además, como cualquier hija judía, quería que mis padres se sintieran orgullosos", añadió.
No obstante, lo que comenzó como un período simbólico resultó en múltiples disputas diplomáticas y la peor ola de retórica antisemita pública en el país. En el camino, Mizrahi se convirtió en una heroína poco probable para muchos de los conservadores de su país y una luchadora por preservar la memoria de una comunidad judía que los nazis y sus aliados casi extinguieron.
3 צפייה בגלריה
Rashela Mizrahi habla con un colega durante una reunión del gabinete en Skopje, Macedonia del Norte, el 14 de enero de 2020.
Rashela Mizrahi habla con un colega durante una reunión del gabinete en Skopje, Macedonia del Norte, el 14 de enero de 2020.
Rashela Mizrahi habla con un colega durante una reunión del gabinete en Skopje, Macedonia del Norte, el 14 de enero de 2020.
(Parlamento Macedonia del Norte. )
Todo comenzó en febrero, en la capital, Skopje, durante una conferencia de prensa de rutina que dio en el Ministerio de Trabajo, semanas después de convertirse en su jefa temporal. “Hablé de desempleo, planes de estímulo, asistencia social. Las cosas habituales”, recordó. Pero en los informes de los medios, el mensaje de Mizrahi fue eclipsado por el telón de fondo: un gran letrero de madera que decía "la República de Macedonia".
Esto era un problema, porque el año anterior Macedonia había cambiado su nombre a Macedonia del Norte debido a la presión de su vecino más rico y grande, Grecia. Ese país ha argumentado durante mucho tiempo que el nombre anterior de su vecino del norte implicaba reclamos territoriales sobre la provincia del norte de Grecia, que también se llama Macedonia.
El letrero colocó a Mizrahi en el centro de un debate polarizador entre dos polos: los halcones macedonios, que ven el cambio de nombre de 2020 como una rendición a una potencia extranjera, y las palomas que defendieron el cambio como un gesto pragmático que abrió la puerta para que Macedonia se una a la OTAN y en el futuro también la Unión Europea.
Mizrahi aseguró que no hizo poner el letrero, y que era "solo parte del mobiliario". Sin embargo, fiel a estilo no ocultó su desdén por el controvertido cambio de nombre. "Quiero agradecer a mi predecesora, que no encargó ningún letrero nuevo. Tal vez ella reconozca que esta es la República de Macedonia y que somos macedonios”, dijo la ministra judía a los periodistas, haciendo alusión a Mila Carovska, miembro del partido de izquierda SDSM que lideró el cambio de nombre.
3 צפייה בגלריה
Un manifestante en una protesta contra la decisión del gobierno de Macedonia del Norte de cambiar el nombre del país.
Un manifestante en una protesta contra la decisión del gobierno de Macedonia del Norte de cambiar el nombre del país.
Un manifestante en una protesta contra la decisión del gobierno de Macedonia del Norte de cambiar el nombre del país.
(AFP)
El embajador de Grecia protestó por el comentario y otro funcionarios advirtieron que Mizrahi estaba poniendo "las aspiraciones euroatlánticas en peligro". Por eso, fue despedida apenas cinco semanas después de su mandato de tres meses. Pero lo que podría haber terminado como el despido de una política novata, como tantos otros, se convirtió en la primera ola de retórica antisemita del país, con Mizrahi como su objetivo.
Branko Trickovski, un conocido periodista y partidario del partido de izquierda SDSM, ridiculizó a Mizrahi en Facebook, describiéndola como una fanática del nacionalismo macedonio y judío, que obtiene su fuerza de "comer hummus hecho de judíos muertos". Mersiha Smailovic, una ex funcionaria del ministerio que había encabezado Mizrahi, escribió en Facebook que Mizrahi planeaba colocar una bandera israelí en su oficina. Otro activista del SDSM la llamó "judía que trabajó para la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial".
Estas declaraciones antisemitas desencadenaron una corriente de cientos de mensajes antisemitas en las redes y amenazas de muerte, incluso en contra de su hija. “Todavía tengo miedo. No tanto por mí sino por mi hija. Nunca pensé que esto pudiera suceder en este país, donde el antisemitismo nunca solía ser parte de la vida”, dijo Mizrahi. "Ha cambiado la forma en que veo a mi país", añadió.
También la ha llevado a cambiar sus planes de carrera. “Decidí que no podía irme, necesitaba quedarme y luchar”, dijo. De este modo, estacionó su carrera como consultora e investigadora para una compañía farmacéutica internacional y se unió al partido de oposición de derecha VMRO. Al tiempo, se convirtió en legisladora, siendo la primera integrante judía del Parlamento desde que Macedonia del Norte se separó de Yugoslavia en 1991.
Según un informe titulado "Discurso antisemita en los Balcanes occidentales", publicado este año por el Instituto Republicano Internacional, una organización sin fines de lucro cuya misión es promover la democracia, el caso Mizrahi mostró que "existen narrativas antisemitas (en Macedonia del Norte) y se utilizan ganar". Además, aseguró que el antisemitismo se utiliza para sembrar divisiones dentro del país, "lo que posteriormente aumenta su vulnerabilidad a la manipulación".
La retórica sobre Mizrahi también conmocionó a otros miembros de la comunidad judía, una pequeña minoría de unas 200 personas, que no ha crecido desde el Holocausto, cuando los nazis y colaboradores asesinaron alrededor del 98% de los judíos macedonios. “Habíamos vivido aquí sin declaraciones antisemitas antes”, dijo Maja Susha, una educadora e investigadora del Holocausto que es miembro de la comunidad judía de Macedonia del Norte.
"En líneas generales, la vida es segura para los judíos", coincidió Susha, quien como casi todos los judíos de Macedonia del Norte vive en Skopje. Es una capital tranquila, donde vive aproximadamente una cuarta parte de los 2 millones de ciudadanos de Macedonia del Norte, principalmente en edificios en ruinas de la era soviética que se yuxtaponen con una asombrosa riqueza de estatuas y monumentos de estilo clásico.
En el parlamento, Mizrahi se centra en iniciativas que ayudarán a los jóvenes a obtener una educación en Macedonia del Norte, que todavía se niega a llamar por su nuevo nombre, y en proyectos para mitigar el problema de la fuga de cerebros en el país. Pero son las acciones de política exterior de Mizrahi las que acaparan los titulares en los Balcanes.
Además de oponerse abiertamente a las concesiones a Grecia, Mizrahi es una crítica prominente de lo que ella considera el apaciguamiento del gobierno de izquierda a Bulgaria, otro vecino poderoso cuyas acciones han tenido un efecto devastador en la propia familia de Mizrahi. El 30 de diciembre, Mizrahi pronunció un discurso en el parlamento sobre el papel de Bulgaria en el Holocausto, cuando las fuerzas búlgaras ocuparon lo que hoy es Macedonia del Norte y ayudaron a reunir al 98% de los más de 7.000 judíos de la zona y deportarlos para que fueran asesinados por las tropas alemanas.
3 צפייה בגלריה
El entonces primer ministro macedonio Zoran Zaev, a la izquierda, da la bienvenida al primer ministro búlgaro, Boyko Borisov, para una visita de estado a Skopje, el 1 de agosto de 2019.
El entonces primer ministro macedonio Zoran Zaev, a la izquierda, da la bienvenida al primer ministro búlgaro, Boyko Borisov, para una visita de estado a Skopje, el 1 de agosto de 2019.
El entonces primer ministro macedonio Zoran Zaev, a la izquierda, da la bienvenida al primer ministro búlgaro, Boyko Borisov, para una visita de estado a Skopje, el 1 de agosto de 2019.
(AFP)
De pie contra el árbol de Navidad gigante que decora el parlamento en Skopje durante la temporada navideña, Mizrahi mostró fotografías de sus parientes muertos y preguntó al primer ministro Zoran Zaev: "¿Quién los mató?". El video, que se volvió viral en las redes sociales locales, fue una protesta por la decisión de Zaev el año pasado de retirar de la propiedad del gobierno cualquier placa conmemorativa de las víctimas de la Segunda Guerra Mundial que calificara a sus asesinos como pertenecientes a la "ocupación fascista búlgara". "Mi familia no fue asesinada por la pluma de un administrador, señor Zaev", dijo Mizrahi en el Parlamento.
Su protesta se hizo eco de la posición de la Comunidad Judía de la República de Macedonia del Norte, una organización sin fines de lucro que representa los intereses de los judíos macedonios. El año pasado, acusó a Bulgaria de "blanquear deliberadamente su oscura historia y así distorsionar la verdad sobre el Holocausto".
Pero el discurso de Mizrhai fue la primera vez que esta acusación se discutió de esa manera en el Parlamento de Macedonia del Norte. Según Sasha Uzunov, periodista con sede en Australia y experta en política macedonia, ha convertido a Mizrahi en "una política muy visible".
Tanto ese discurso como su impulso contra el cambio de nombre han convertido a Mizrahi en una "heroína" para muchas personas en Macedonia del Norte, agregó Susha. También habla en nombre de muchos judíos búlgaros, dijo Lyna Degen, una psicóloga judía holandesa nacida en Bulgaria que ha escrito extensamente sobre el Holocausto en su país natal.
Comentarios 0