Ayelet Israeli.
Ayelet Israeli.
Gentileza
El voluntariado dispara muchas satisfacciones.

Una voluntaria israelí encontró su vocación ayudando a huérfanos en Tanzania

A los 50 años, Ayelet Israeli se encontró sola en ese país africano, y a cargo de 15 huérfanos, todos dependientes de ella. Desde entonces, ha fundado una organización benéfica para financiar la escolarización de los niños en el llamado "patio trasero del mundo".

Rina Drigov - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 21.05.22, 15:08
En enero de 2019, un año antes de que el COVID-19 cambiara el mundo, Ayelet Israeli se fue a Tanzania para un cambio de escenario: una temporada única de voluntariado en un orfanato de Tanzania, un regalo que se dio a sí misma por su cumpleaños número 50.
Antes de aterrizar en el país del este de África, pensaba en Tanzania en términos románticos y altruistas. "Era ingenua, valiente y estúpida. Pensé que sería voluntaria por un corto tiempo y volvería a mi vida normal y cómoda". Tres días después de llegar se encontró sola, la única adulta, a cargo de 15 huérfanos que dependían completamente de ella.
6 צפייה בגלריה
El voluntariado dispara muchas satisfacciones.
El voluntariado dispara muchas satisfacciones.
El voluntariado dispara muchas satisfacciones.
(Gentileza)
"El director del orfanato desapareció repentinamente y me quedé con los niños. Ni siquiera podía comunicarme con ellos", dijo Israeli, y agregó que estaba conmocionada por lo que vio.
"La pobreza es insondable. Los niños siempre tienen hambre, pero eso no es lo que los mata. Siempre habrá un tazón de arroz o frijoles, o incluso un plátano. Pero hay más que la comida. Ser huérfanos es tan flagrante: el hecho de que nadie se preocupe por ellos los convierte en un ciclo viscoso de pobreza", dice.
Ayelet cree que la pobreza es la causa fundamental de todo mal en la vida de los niños. "La mentalidad fatalista, permitir la violación dentro de la familia, porque así es como se gana dinero. Los niños criados de esta manera llegan al orfanato sin pensar que merecen algo mejor en la vida", agrega Ayelet.
"Otros niños son abandonados por sus padres, generalmente sus madres, que se mudan tratando de ganarse la vida. Los niños de 4 años llegan al orfanato sin saber caminar o incluso hablar", añade la voluntaria israelí.
"Otros niños son abandonados por sus padres, generalmente sus madres, que se mudan tratando de ganarse la vida. Los niños de 4 años llegan al orfanato sin saber caminar o incluso hablar"
Lo que pensó que sería un período rápido de voluntariado se convirtió en un mes y medio de cuidado devoto de los niños, casi completamente solo. "El director luego regresó y volé de regreso a Israel. Pero realmente no había vuelto. En mi cabeza, todavía estaba allí. Mi corazón y mi alma todavía estaban en Tanzania", aseguró.
"Estaba en el aeropuerto de Estambul esperando mi vuelo de conexión cuando me encontré mirando las tiendas, la abundancia de comida y las montañas de delicias turcas, y sólo quería detener a la gente y gritar: ¿Sabes cómo vive la gente a solo unas horas de distancia? Entendí que el voluntariado sin seguimiento sólo sirve para reforzar las brechas entre los que tienen y los que no tienen. Tenía que hacer algo por los niños", agrega Israeli, quien recordó además cómo llegó a ser la experiencia que cambió su vida.
6 צפייה בגלריה
Ayelet Israeli.
Ayelet Israeli.
Ayelet Israeli.
(Gentileza)
"Unos meses antes de mi cumpleaños número 50, mis amigos comenzaron a hablar sobre lo que íbamos a hacer para mi cumpleaños. Estábamos tratando de decidir entre una fiesta y un viaje a las Maldivas, pero todas estas cosas parecían un poco sin sentido. Me pregunté qué era lo que realmente quería. Si no tuviera restricciones en absoluto, ¿qué haría? Me di cuenta de que mis momentos más felices en la vida eran cuando ayudaba a los demás", dice Israeli.
"La casa de mis padres era básicamente una sede de voluntariado. Siempre estaban ocupados ayudando a los demás. Así es como me criaron. Entonces entendí lo que quería. Quería ir a África."
"No podría explicar por qué África. No había estado allí antes. Todos mis viajes habían sido a lugares 'occidentales'. Mis amigos incluso me llaman 'princesa' porque siempre soy la que tiene tacones altos. Pero en un instante me enamoré de África, y mi mente no pudo cambiar", comenta Israeli, explicando que simplemente buscó en Google "Voluntariado en África" y se sintió abrumada por la cantidad de resultados.
"Había tantas delegaciones que salían para programas de voluntariado a corto plazo. Algunos programas eran parte de un viaje. Incluso me encontré en un proceso de selección para la actividad de la milicia, que todos rápidamente vimosa que no era para mí. Decidí que necesitaba definir mis objetivos y crear mi propio programa", opinó.
"La casa de mis padres era básicamente una sede de voluntariado. Siempre estaban ocupados ayudando a los demás. Así es como me criaron"
"A través de una mujer israelí que encontré en Facebook, hallé el pequeño orfanato, a 50 kilómetros del monte Kilimanjaro. En enero de 2019, abordé un vuelo a Addis Abeba y de allí a Tanzania en África Oriental", narró.
Cuando aterrizó en el aeropuerto, sólo pudo ver a un hombre blanco. "Sentí que había aterrizado en un mundo diferente. Estaba flotando allí. En el viaje al orfanato, vi cómo el paisaje pastoral africano fue reemplazado por una pobreza evidente". "Niños inquisitivos vestidos con harapos, se asomaron de entre los edificios a esta mujer blanca en un automóvil, una escena casi colonial de una película ambientada hace un siglo. Paramos el coche y salimos. Repartimos globos de colores a los niños. La alegría en sus ojos por este pequeño acto me hizo entender por qué había ido allí", contó Ayelet.
6 צפייה בגלריה
Ayelet con huérfanos en Tanzania.
Ayelet con huérfanos en Tanzania.
Ayelet posa con una pelota de fútbol con niños huérfanos de Tanzania vestidos con uniforme escolar.
(Gentileza)
Israeli pasó seis semanas en ese orfanato. Ella limpiaba y cuidaba a los niños. Sacó lagartos y cucarachas de la ropa antes de lavarlos, todo mientras intentaba introducir una apariencia de orden en la vida de los niños.
"Iban a la escuela por las mañanas, pero a menudo regresaban dos horas más tarde, porque no tenían un lápiz o tenían una camisa rota, y a nadie realmente le importaba lo que hacían. En ese momento, no hablaba swahili, y casi no hablaban inglés", señaló.
"Encontré algunos chicos mayores en un vecindario cercano que hablaban algo de inglés y, a cambio de papas fritas y refrescos, venían a traducir para nosotros. Cuando voy allí incluso ahora, los mismos chicos vienen a ayudar. Para patatas fritas y refrescos. Obviamente", se ríe.
"Un día, hice un viaje a una de las reservas naturales más grandes del mundo, a una hora de viaje del orfanato, pero los niños nunca habían estado allí. Les mostré fotos que había tomado de los animales. Jugamos un juego en el que cada niño decía qué animal quería ser. Uno quería ser un león porque el león es valiente, otro quería ser un zorro porque un zorro es astuto. Y luego dijeron que yo era una jirafa. Me reí y pregunté si era porque soy alta. Respondieron 'porque tienes el corazón más grande, como una jirafa'. Estaba muy conmovida", cuenta Israeli.
"Regresé a Israel y me di cuenta de que no podía volver a mi antigua vida, que necesitaba hacer algo por los niños que había dejado allí. Me preguntaba cómo salvarlos. No estaba pensando en crear una organización benéfica. Solo estaba tratando de averiguar qué podíamos hacer mi esposo y yo con mi propio dinero. Pero, ¿cuántos niños podríamos salvar con nuestro propio dinero? Si salvamos diez, ¿qué pasa con el undécimo? Perdí el sueño por eso. Simplemente no sabía qué hacer. Me había apegado a los niños. Sabía que quería ayudarlos porque conocía sus rostros y su sufrimiento", añadió la voluntaria israelí.
6 צפייה בגלריה
Ayelet Israeli
Ayelet Israeli
Ayelet Israeli con los niños que ayuda en Tanzania.
(Gentileza)
En su cumpleaños número 50, su esposo, Miki, a quien ella llama "mi amuleto de la buena suerte", organizó una fiesta de cumpleaños sorpresa con amigos y familiares. Fue entonces cuando Miki tomó el micrófono y dijo: "Cada persona aquí ha donado 150 shekels (u$d 45) para establecer una fundación benéfica para sus hijos en África. Tienes 17.500 shekels (5.150 dólares)".
"Me quedé allí ... llorando. Así es como fundamos Halev Africa: Foundation for African Orphans. El logotipo de la Fundación es la jirafa con el gran corazón", añade conmocionada. Veinte huérfanos ya han recibido becas de estudio de la fundación, y Ayelet siempre está en busca de donantes para ayudar a más niños, cada uno de los cuales requiere muy poca financiación.
"Si puedo llevarlos a un internado, cuesta u$d 1.000 al año y si están en una escuela privada, y regresan a casa al orfanato al final de cada día, entonces son sólo u$d 700 al año. Para nosotros, eso es unos pocos cientos de shekels al año, el tipo de suma que gastaríamos fácilmente en cosas intrascendentes. Allí, es una cantidad que puede financiar la educación, la alimentación y los servicios de salud durante todo un año", señaló.
"Si puedo llevarlos a un internado, cuesta u$d 1.000 al año y si están en una escuela privada, y regresan a casa al orfanato al final de cada día, entonces son sólo u$d 700 al año"
En el año siguiente a su visita inicial, Israeli regresó a Tanzania cuatro veces. "Quería entender la vida allí, entender qué podía hacer y cómo, cuántos orfanatos hay y cuáles son sus condiciones. Entrevisté a directores y conocí a niños. Caminé de distrito en distrito, conectándome con la gente de las aldeas, así como con los ricos de Tanzania, que ahora me están ayudando. También quería construir una racionalidad para las actividades de la fundación", dice Israeli, y agrega que no cuenta con una pequeña cantidad de desafíos al intentar comenzar su organización benéfica en Israel.
"Conocí un laberinto de burocracia en Israel. Establecer una fundación benéfica aquí no es fácil. Hay papeleo y no hay fin de leyes, pero decidí quedarme con eso. Simplemente me senté y aprendí cómo hacerlo", expresó.
Según Israeli, el objetivo más básico de su fundación es proporcionar educación a los niños en los orfanatos. "Quiero que sean buenos en la escuela primaria y luego pasen a las escuelas secundarias públicas, que son muy buenas".
6 צפייה בגלריה
Ayelet Israeli
Ayelet Israeli
Cuando regresa a Israel, Ayelet sólo piensa en volver a ayudar a sus huérfanos en Tanzania.
(Gentileza)
"Si son buenos en la escuela secundaria, pueden obtener becas para la universidad. No todo el mundo tiene que llegar a la universidad, pero mi objetivo es que permanezcan en la escuela al menos hasta los 15 o 16 años, porque esto les da oportunidades en su país y en su cultura. Quiero hacer un cambio en las vidas de los niños nacidos en 'el patio trasero del mundo'".
La gran pasión de Israeli por los huérfanos tanzanos ha provocado críticas de aquellos que dicen que hay mucha gente para ayudar aquí en Israel, sobre la base del dictum rabínico. "Si es entre uno de los pobres de tu ciudad y uno de los pobres de otra ciudad, el de los pobres de tu ciudad tiene prioridad". (Talmud babilónico, Bava Metzia p71a.)
"Hay 1,3 millones de huérfanos en Tanzania, incluidos muchos huérfanos del sida", dice Israeli con respecto a las críticas que se le han impuesto. "Israel (según datos de la Fundación Hamaniot) tiene 5.000 huérfanos. Los mecanismos de apoyo que existen en Israel simplemente no existen en Tanzania. En Tanzania, hay toda una nación de huérfanos. La diferencia es enorme.
"Vivo entre mi propia gente. Sé que los israelíes tienden a pensar que si hacemos algo en otro lugar, es a expensas de algo aquí, pero eso no es cierto ... Nuestra historia no nos permitirá quedarnos de brazos cruzados. Al igual que ayudamos a los refugiados y víctimas de la guerra en Ucrania. No veo fronteras para ayudar".
"Israel tiene cientos de fundaciones caritativas, que reciben donaciones de donantes judíos tanto en Israel como en el extranjero, abordando una amplia variedad de problemas para diferentes grupos. ¿Por qué debería importar el color de la piel, la raza o la religión? ¿Por qué no deberíamos ayudar a las personas que están sufriendo tanto?", se pregunta.
6 צפייה בגלריה
Una voluntaria atiende a un huerfanito envuelta en una bandera de Israel.
Una voluntaria atiende a un huerfanito envuelta en una bandera de Israel.
Una voluntaria atiende a un huerfanito envuelta en una bandera de Israel.
(Gentileza)
Según Israeli, en Tanzania su apodo es "Taipe Taula" (la Tierra Prometida de las escrituras cristianas). "Para ellos, Dios nos escogió a nosotros, los judíos, e Israel es la Tierra Prometida. Lo que hago por ellos refuerza esta relación. No siento lástima por ellos, pero tengo mucha compasión por su punto de partida en el mundo. Hay una enorme diferencia: cuando sentimos lástima por alguien, lo miramos desde arriba. Cuando tenemos compasión, nos identificamos con ellos y entendemos que podríamos estar en su lugar", opina.
"Para bien o para mal, son diferentes a nosotros. Estamos muy comprometidos con el aquí y ahora. Asumimos la responsabilidad de las cosas que suceden y nos confundimos cuando suceden cosas que están fuera de nuestro control. Son fatalistas. La vida, para ellos, es algo más grande que ellos mismos y más allá de su control. Tal vez sea un mecanismo de defensa, porque cuando naces en África tienes que protegerte de la vida y decirte a ti mismo 'Soy pequeño en este vasto universo', de lo contrario no podrían vivir en todo el sufrimiento que tienen allí", señala Ayelet.
Cuando está en Israel, en el tiempo que describe como "entre viajes", Israeli está ocupada administrando la fundación y dando conferencias en todo el país, explicando el propósito de la actividad de la fundación. Ella recoge ropa y juguetes para llevar a los orfanatos en su próximo viaje y recauda apoyo y donaciones para salvar a tantos niños como sea posible.
"No pretendo que estoy ahorrando millones. Ojalá pudiera, pero entiendo que eso no es posible. Mi visión es tender la mano, reconocer que somos afortunados y que estamos en condiciones de dar un poco de lo que tenemos para ayudar a los niños a un camino decente en la vida", dice, citando un viejo proverbio bíblico: "Realmente creo que cualquiera que salvó una vida es como si salvara un mundo entero".
Comentarios 0