Bitcoin
Se expande el uso de la moneda virtual y los bancos apelan a estrategias para no pagar las ganancias.
Ynet
La jubilada israelí Esther Freeman.

Una jubilada israelí invirtió 10 mil shekels en bitcoin, ganó un millón y el banco se niega a pagarle

Esther Freeman, de 69 años, invirtió poco más de u$d 3,000 en bitcoin hace ocho años, pero el Bank Hapoalim de Israel no está dispuesto a aceptar sus ganancias (100 veces lo invertido), alegando que existe un "riesgo de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo" ya que hizo su compra inicial en efectivo.

Lital Dobrovitsky - Adaptado por Rubén Pereyra |
Published: 26.11.21, 16:31
La pensionista israelí de 69 años Esther Freeman siguió el consejo de los miembros de su familia hace ocho años y compró 10.000 shekels (aproximadamente u$d 3,160) en bitcoin. Después de HODLing la moneda digital durante ocho años, Freeman decidió que quería convertir parte de su bitcoin en dinero fiduciario, en junio pasado, y descubrió que el valor de su criptografía había alcanzado casi 1 millón de shekels.
"Soy joven de espíritu", dijo Freeman, que vive en un centro de vida asistida. "Escuché a mi hijo y a mis sobrinos y decidí intentarlo. No tenía ningún conocimiento previo sobre el asunto y era completamente ingenua. Nunca soñé que 10.000 shekels podrían convertirse en casi um millón".
Sin embargo, la historia de cuento de hadas aún no ha llegado a un final feliz. Freeman presentó una demanda en el Tribunal de Distrito de Tel Aviv, la semana pasada, a través de los abogados Shaul Zioni y Lior Kiperman Bank Hapoalim, después de que la entidad bancaria se negara a depositar los fondos que Esther acumuló a través de su inversión en bitcoin. Freeman ha tenido una cuenta en el banco durante los últimos 40 años, pero la entidad afirma que se niega a aceptar los fondos ya que Freeman había comprado bitcoin en efectivo y, por lo tanto, no tiene forma de verificar la ruta del dinero.
2 צפייה בגלריה
La jubilada israelí Esther Freeman.
La jubilada israelí Esther Freeman.
La jubilada israelí Esther Freeman.
( Haim Hornshtein)
“Las características de las monedas digitales permiten que sean transferidas de manera anónima y no regulada, muchas veces eludiendo la necesidad de recurrir a instituciones financieras que se encuentren bajo regulaciones contra el lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, por lo que ésta es una actividad que conlleva un alto riesgo de lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo ", escribió el banco en una carta enviada a Freeman.
"El banco me conoce", señaló Freeman. "No tengo dinero en ningún otro lugar que no sea Bank Hapoalim. Ellos saben que no soy blanqueadora de dinero y que no tengo ningún negocio fuera del banco. Soy una jubilada, y mis cuatro hijos también tienen cuentas en el banco. Necesito este dinero para ayudar a uno de mis hijos a comprar un apartamento y para mi propio bienestar", añadió.
2 צפייה בגלריה
Bitcoin
Bitcoin
Se expande el uso de la moneda virtual y los bancos apelan a estrategias para no pagar las ganancias.
(Ynet)
"A pesar de las reiteradas sentencias de los tribunales sobre el asunto, desafortunadamente algunos de los bancos continúan dificultando a los clientes inocentes que desean depositar fondos provenientes de monedas digitales sin ningún motivo", agregó el abogado Shaul Zioni. "Este caso es especialmente absurdo ya que el demandante es una pensionista y clienta del banco durante los últimos 40 años, que necesita el dinero. Espero que el banco entre en razones y que no haya ninguna necesidad de demanda judicial", agregó el letrado
Bank Hapoalim señaló en respuesta: "De acuerdo con la declaración de reclamación, el cliente solicitó depositar fondos de alrededor de un millón de shekels convertidos de bitcoin. Según el cliente, su hijo le compró bitcoin con dinero en efectivo. Como se puede ver en en la declaración de reclamación, no se proporcionó documentación real para verificar la transacción en efectivo. Además, de algunos de los hechos declarados en la declaración de reclamación, es evidente que el bitcoin propiedad del cliente se transfirió entre diferentes billeteras a lo largo del tiempo y no se guardó en una sola billetera. El motivo de la transferencia entre billeteras no se aclaró. Teniendo en cuenta estas circunstancias, en las que la compra se realizó en efectivo y el bitcoin se transfirió entre billeteras, el banco está obligado por ley a aclarar la fuente de los fondos, algo que no fue posible en este caso en particular. Una vez que recibamos la documentación requerida por ley, podremos depositar los fondos en la cuenta del cliente".
Comentarios 0